Salón de juegos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Salón de juegos

Mensaje por Statue of Liberty el Mar Nov 16, 2010 2:42 pm





Salón de juegos




Es un salón decorado con muy buen gusto, donde pequeñas mesas rodeadas de sillas y algunos sillones, pueden ser utilizados por los alumnos para entretenerse con algún juego de mesa. En una de las bibliotecas del fondo de la sala, se guardan todo tipo de juegos mágicos: cartas explosivas, gobstones, ajedrez mágico, etc.

Entre todos los juegos se destaca un ajedrez gigante que reposa siempre en la mesa que está junto a la chimenea, en el que suelen enfrentar sus habilidades los distintos profesores en las tardes de lluvia. Los alumnos pueden utilizarlo, siempre y cuando no lo dañen.


avatar
Statue of Liberty
Monumento Histórico

Mensajes : 744
Fecha de inscripción : 11/11/2010
Localización : New York

http://www.clevermontcollege.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Sydney C. Márquez el Miér Mar 02, 2011 6:02 am

¿Las personas podían tener hermanos del alma? Pues las que no tienen uno, son sosas, así de simple. La ya no tan pequeña Márquez tenía uno. ¡Sí! ¡Uno! Se había dado el lujo de que sólo fuese uno, y que de ese uno, ella fuese también la única. ¿Y qué hacían los hermanos del alma? Además de ser mejores amigos, no había límite de confianza entre ambos, o al menos éso era lo que creía Sydney Chloé Márquez. Completamente absorta en sus pensamientos, caminaba y caminaba, mirando hacia el techo como si el reflejo del espacio exterior estuviese concretado frente a sus ojos. No tenía un punto fijo, y raramente la suerte estaba de su lado; no obstante, aquel día la había ido a visitar directamente hacia su dormitorio tras sólo haber abierto los párpados. Bostezaba; aún tenía sueño.

Se tropezó. Todo su peso fue hacia adelante, perdiendo el equilibrio y mostrando una escena notablemente vergonzosa. ¿A dónde había llegado? ¡No lo sabía! Pasmada, se introdució al lugar sin titubearlo ni pensarlo dos veces. ¡Oh! Me olvidaba: estaba en pijama y con las chinelas peludas en forma de pies de dragón. Sí, con garras y todo, cuya talla era un número más que la normal. Arrastrando los pies, y con el cabello desarreglado, recorrió toda la sala, inspeccionando con la vista (y con algunos toquecitos) cada objeto que formaba parte de ella. Instintivamente, se llevó una mano a la cabeza y sus dedos empezaron a hurgar en el alboroto que habían causado sus cabellos al enmarañarse.

-¿Dónde estoy?- A mí no me veas, que Sydney es tan tonta como para no darse cuenta. Llegó hasta la gran mesa que se encontraba en medio de la sala. ¿Pero qué era? No lo sabía. ¡Pero mira! ¡Si es un caballito tóh reshu! Y de esos en miniatura. Vaya, quería comprarse uno de ellos, pues sabe que papá nunca le dejaría tener un caballo en medio de pájaros y en un terreno que ni cabía la mitad de una vuelta a trote y vista normal. Y así, en su imaginación se creó la imagen de un hipogrifo blanco, volando por los aires con una castaña que lo montaba de lo más feliz. ¿Quién era? Ah, la tía Juana.

Pero de pronto, se escuchó... ¿el trote? No sé, lo que hacen los hipogrifos cuando caminan- ¿Hipogriminan? Bueno, sea lo que sea, parecía venir uno ahora. Asustada de que su utopía perdiera la definición, fue a esconderse tras la cortina, dejando sólo ver sus pies de dragón peludo. Já, la confundirían con un dragón. Éso era bueno. ¿Qué? ¿Qué roleo como si Sydney tuviera once años? Jamás, never, Sydney podrá tener el pensamiento de alguien que no sea un infante.
avatar
Sydney C. Márquez
Dependiente de tienda

Mensajes : 474
Fecha de inscripción : 20/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por April S. Crawford el Sáb Abr 07, 2012 10:17 pm

Maldita mierda de colegio. Joder, cómo lo odiaba. Un nuevo curso había comenzado, pero para April Crawford, todo era diferente. No había vuelto a Hogwarts, a Ravenclaw. La situación había cambiado tanto que le costaba acostumbrarse. Todo había ido demasiado rápido. La destrucción de Hogwarts, la muerte de algunos compañeros, la separación de otros... demasiado rápido, joder.

Y como ella pasaba de encerrarse en una escuela como Beuxbatons, llena de francesitos repipis, y en Durmstrang no la aceptaban por ser mujer, había terminado allí. Su nueva casa no terminaba de gustarle. Todo aquello era una absoluta mierda. De todos sus amigos, sólo había conservado a los Charlies, Sebastian, y Lilian. Nadie más.

Para distraerse, se había ido a la Sala de Juegos, con la esperanza de entretenerse y olvidar todo el meollo que tenía en la cabeza. Aquello no era justo, joder. Sobra decir que la rubia, en ese momento, tenía un humor de perros.



with the exception of you I dislike everyone in the room
avatar
April S. Crawford
Fugitivo

Mensajes : 532
Fecha de inscripción : 29/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Walter K. Kensington el Dom Abr 08, 2012 12:33 am

Vaya mierda que era el College últimamente... Después de tan "penosos" -o al menos eso decían-, hechos que habían ocurrido hacía algún tiempo, una buena panda de idiotas europeos habían terminando yendo allí, a poco más de la mitad del curso. Genial. Todo era un caos. TODO. De principio a fin. Y todo gracias a ellos. Que no se acoplaban, que no querían acoplarse, que se pasaban las normas y reglas por donde el sol nunca les había dado... O sí. Porque por lo que había visto, muchas de las chicas eran ligeras de cascos, al igual que ellos. Idiotas hormonados. Y luego se quejaban de los americanos por las películas (?).

Llevaba rato fuera de la Común, vagando por los pasillos; por lo que se decidió en ir a la Salón de Juegos. Y fue nada más al entrar y ver una cabellera rubia que le daba la espalda; recién traída de Inglaterra, pero no por eso nueva en el lugar. Hacía unos cuántos meses que para su desgracia la conocía, en aquella estúpida Copa de Galovic que había habido en el College. Comenzó a avanzar con lentitud, entornando los ojos mientras veía a la chica. No decía nada, pero sabía que por dentro maldecía a todo y a todos por el lugar que se encontraba. ¿Y lo sabía por qué...? Primero, la chica era predecible. Y segundo, ya la había escuchado hacerlo. En su Común, para desgracia de ambos... Siguió avanzando, hasta quedar a un par de metros de ella.

-
Vaya, vaya... "Y una mierda vulgar", ¿no? ¿Quién era quien decía que "mi Institución Educativa" no tenía ningún poder sobre ti? -siseó a la chica, caminado lentamente, acercándose para darle la cara y citando algunas de las palabras que habían dicho en su anterior encuentro.

-
... ¿Era una idiota o tú? -dijo, una vez que estuvo frente a ella- Ah, no. Tú. Aunque bueno, que para el caso ambas opciones eran lo mismo, ¿qué no?
avatar
Walter K. Kensington
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 22/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por April S. Crawford el Dom Abr 08, 2012 9:06 pm

Y lo que la rubia no sabía, era que su mal humor estaba a punto de llegar a extremos insospechados. Estaba jugueteando con un gobstone entre sus dedos, sentada en uno de los sofás, cuando escuchó una voz a su espalda. Jamás olvidaría ese tono pedante y de niñato pijo. Me cago en la puta, pensó la rubia.

Se levantó de un salto y quedó frente a frente con el muchacho. Seguía igual de gilipollas, desde luego. E igual de remilgado, manda cojones. Habían tenido una disputa hacía bastantes meses, cuando Crawford participara en la Mega-Temporada de Galovic. Había dejado a Kensington con los dedos de una mano rotos y una bandada de pájaros atacándole. Y parecía no haberse dado cuenta de lo mucho que la rubia lo detestaba. Ahora, para colmo, estaban en la misma casa, y él era un maldito delegado de esos que no paran de tocar las pelotas con las normas.

- No lo tenía, y sigue sin tenerlo, imbécil. Seguiré haciendo lo que quiera, incluso en esta mierda de sitio.- siseó, cabreada. Que ahora estudiara allí no significaba que siguiera las normas. No las seguía en Hogwarts, y eso jamás cambiaría. Le daba exactamente igual que niñatos como Walter se pasaran el día tocándole las narices. - ¿Cómo va esa mano, Kensington? - dijo, antes de, en un instante, aferrarle la mano que le había herido en el anterior encuentro con una presión considerable. - Escúchame bien. Más te vale no tocarme demasiado las narices el tiempo que esté aquí, o te arrepentirás. - amenazó. No iba a tolerar una sola putada de Kensington. Ni hablar.



with the exception of you I dislike everyone in the room
avatar
April S. Crawford
Fugitivo

Mensajes : 532
Fecha de inscripción : 29/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Walter K. Kensington el Lun Abr 09, 2012 5:08 pm

La vio dar un salto ante su voz. Claro, cuál vil delincuente que se echa de cabeza ante la menor provocación. Frunció el ceño al escuchar sus palabras. ¡Pero qué puta!

- Ya veremos, ya veremos. Recuerda que este Colegio no es como Hogwarts. Aquí sí hay orden. Aquí sí se hacen las cosas como se deben; no como a una panda de idiotas hormonados les venga en gana -sentenció, justo antes de que le cogiera la mano, apretándosela con demasiada fuerza, cortándole la circulación sanguínea. Luchó por zafarse de la rubia y lo logró, no sin antes escuchar su... ¿amenaza? Sí, o intento de ello al menos. Bufó mientras daba un par de pasos hacia atrás, para alejarse de la bruta esa.

-
¿El tiempo que estés aquí? ¿Por qué? Ya sabes que no pasará un par de meses, ¿verdad? Con esa actitud y esa postura -musitaba, mientras la miraba de arriba hacia abajo-. No sé cómo es que te has atrevido a venir aquí... O adonde fuese. No se para qué terminas los estudios mágicos -la miró de nuevo-, si más claro que el agua está, que vas a terminar siendo nada... Más nada de lo que ya eres.
avatar
Walter K. Kensington
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 22/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por April S. Crawford el Lun Abr 09, 2012 5:22 pm

La rubia soltó una carcajada ante la respuesta de Kensington. ¿Orden? Venga ya, hombre. Una cosa es que Clevermont fuera una escuela de pijos newyorkinos, y otra que en ella se mantuviera el orden.
- Me hablas de orden? Venga ya, Kensington. Una directora asesinada por su hija en complot con el que sería el próximo director, uno de los magos tenebrosos más peligrosos de los últimos tiempos. En Clevermont das una patada a una piedra, y sale un alumno muerto. Y me hablas de orden, gilipollas? - otra carcajada más, esta vez plagada de desprecio. - Una cosa es que este sitio esté lleno de niñatos snobs como tú, y otra bien distinta es que haya orden.

Dejó que el muchacho se soltase de la presión que ejercía su mano, pero su mirada continuaba fija en él. El muy imbécil se merecía una ostia como una casa. Aún encima, la llamaba tonta. La estaba juzgando por la mera apariencia, y eso era algo que Crawford detestaba. Cada vez la joven estaba más furiosa. De un momento a otro, sacaría la varita, o mejor, los puños. - No me juzgues de esa forma, Kensington. No tienes ni puta idea de nada. - dice, en voz más alta de lo normal. - El que no debería estar aquí eres tú, Walty. - pronuncia el mote con un tono de desprecio absoluto- Total, para rascarse los cojones en casa de papá, no hace falta saber mucho.



with the exception of you I dislike everyone in the room
avatar
April S. Crawford
Fugitivo

Mensajes : 532
Fecha de inscripción : 29/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Walter K. Kensington el Lun Abr 09, 2012 6:10 pm

Anda, venga. No era tan idiota de lo que parecía. La escuchó, frunciendo el ceño. Vale, en eso tenía razón. En los pocos años que llevaba el College había ganado tanto buena fama como mala. Y últimamente la mala iba en aumento...

-
Veeeeenga, sabes leer los periódicos. Felicidades -dijo. No hacía falta decir que había una fuerte nota de sarcasmo en su voz, ¿cierto? Dio un par de palmadas, mirando a la chica. Una vez que terminó, siguió hablando, sabiendo cómo la rabia de la chica iba en aumento de manera desmedida-. Sí, cierto. Ha habido... lamentables manchas en la poca historia del Clevermont, pero estarás de acuerdo que nada se compara a lo recientemente ocurrido en Hogwarts, ¿no? -cuestionó, alzando una ceja.

- Casi media población estudiantil -si no es que más-, muerta. Agregándole a casi todo el profesorado y... bueno, qué se yo. Dímelo tú, ¿qué tal las cosas por allí? -miró a la chica. Sabía que eso era pasarse de la raya pero poco le importaba- Eres... una chica con suerte, vaya -sarcasmo de nuevo-, que has podido sobrevivir.

Tras soltarse y escucharle de nuevo, frunció el ceño- PAra ser una vaga de mierda tampoco, Crawford. ¿Qué planeas hacer de tu vida, eh? -sentenció, pasando totalmente de la petición de no juzgar- ¿Vas a dejar que se te vaya la vida con un palo entre las piernas, persiguiendo pelotas? Porque para otra cosa no tienes madera, vamos. Menuda vida que te espera...
avatar
Walter K. Kensington
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 22/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por April S. Crawford el Lun Abr 09, 2012 6:41 pm

April no sabía todo aquello sólo de leer los periódicos. Crawford se había enfrentado hacía un año a Worthington en la Mansión, pero eso era algo que, por supuesto, Kensington ignoraba. - Yo misma ví cómo Worthington se cargaba a dos de mis compañeras, Kensington, así que cierra el puto pico, no tienes ni idea. - dijo, con la rabia inundando su ser. ¿Cómo se atrevía a decir que no sabía nada, cuando ella misma había vivido hechos lamentables? Aún hacía pocos meses, había sufrido dos atentados directos contra su persona.

Entonces escuchó lo que dijo de Hogwarts. Había comentado lo último que debía comentar. La experiencia más traumática en la vida de la rubia, y aquel fantoche se atrevía a utilizarlo como algo que la desprestigiara. La chica agarró a Kensington por el cuello del uniforme, con una fuerza desmesurada. - La mayoría de la gente que conocía y apreciaba un poco está muerta, Kensington. Y como no calles esa bocaza de niñato, tú también lo estarás. - Soltó al muchacho de un empujón rabioso, y lo fulminó con una mirada cargada de odio. Y aún encima, se atrevía a llamarla estúpida. Ese imbécil no sabía nada de su vida. Sólo conocía su faceta de chica dura y capitana de Quidditch. Pero no tenía ni idea del resto. Ignora que Crawford era una de las mejores de su clase, que asistió a Ravenclaw, y que es animaga. Sólo juzga la faceta.
- Seré profesora de Transformaciones, imbécil. He trabajado durante años para conseguir esto. - dice, sin titubear. Entonces, la rubia cierra los ojos, y un instante después, ya no es ella la que se encuentra en la estancia, si no un lince canadiense de ojos azules como el hielo. Sabia que aquello le cerraría la bocaza a Kensington.



with the exception of you I dislike everyone in the room
avatar
April S. Crawford
Fugitivo

Mensajes : 532
Fecha de inscripción : 29/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Walter K. Kensington el Lun Abr 09, 2012 7:59 pm

Ajá, se pasó con lo que dijo. Y prueba de ello fue que la bruta lo cogió de nuevo por la camisa, amenazándole, gritándole cosas que, efectivamente, él no sabía. Pero no le importó, ni siquiera sintió pena por la chica. Tras unos minutos, la rubio le propinó tremendo empujón que hizo que se golpeara con una de las mesillas del lugar. Y lo siguiente que vio, fue desaparecer a la chica para dejar lugar a un lince. Rabioso, se veía a leguas. Dio un par de pasos hacia atrás por precaución. No esperaba que atacara, que al menos, a pesar de todo, presentía que la chica tenía cordura. Se quedó sin habla por unos minutos.

-
Bien. Muy bien la verdad -dijo, con precaución y seriedad-. Ya puedes volver a ser tú misma -continuó, esperando que volviese a su forma humana.

-
Sí, de acuerdo... muy bien, la verdad. No me esperaba eso para nada. No pensé que te apasionara de esa manera la rama de las Transformaciones. -con eso sí lo había callado. Y no solo por eso, sino porque seguí descubriendo que compartía ciertas cualidades con la chica. Algunas actitudes para estar en la misma Casa. Y ahora esto, fascinación por las Transformaciones. Siguió mirando con cautela a lo que tenía frente a él.
avatar
Walter K. Kensington
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 22/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por April S. Crawford el Mar Abr 10, 2012 9:03 pm

Tenía unas ganas enormes de abalanzarse sobre Kensington y darle su merecido. Se imaginaba a sí misma arañándolo, mordiéndole con sus colmillos felinos. Su cola estaba erizada, y sus ojos azules, el único parecido con su forma humana, destellaban de rabia. Paseó un par de veces por delante del muchacho. Notaba su miedo, y eso le gustaba. Pero sabía que si atacaba a Kensington bajo esa forma, le acarrearía serios problemas. Y por mucho que le gustara romper normas, apreciaba mucho el poder transformarse a su antojo, y quería que esto continuara siendo así.

Se detuvo frente al chico, y, tras mirarlo severamente durante un par de segundos y escuchar sus palabras, volvió a ser la muchacha de cabellera alborotada. - Esto es para que veas que las apariencias engañan, Kensington. - dijo, seriamente. Le había cerrado la boca a ese imbécil, y con eso, estaba contenta. - Aunque creo que las tuyas no mucho, me sigues pareciendo un pedante y un maniático de las normas. - añadió, sin ningún reparo. Le daba igual las semejanzas que pudiera llegar a tener con su compañero de casa. Su imagen de él no cambiaría demasiado.



with the exception of you I dislike everyone in the room
avatar
April S. Crawford
Fugitivo

Mensajes : 532
Fecha de inscripción : 29/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Walter K. Kensington el Mar Abr 10, 2012 11:27 pm

Miraba fijamente al enorme felino que tenía frente a él, sin apartar la vista un ápice. No fuera a ser que se le lanzara encima. Tras varios largos minutos por fin la chica volvió a su forma humana, pero no por ello Walter bajó la guardia. La escuchó hablar, en un tono más serio que antes. Él no dijo nada, simplemente frunció el entrecejo. Tras unos minutos de silencio habló.

-
Sí, bueno -su tono de voz era serio, cauteloso con lo que decía-, me han dicho que soy lo primero, pero no me importa. Sé que soy lo segundo y lo acepto, es verdad -sentenció, dando por fin un paso al frente, despegándose del mueble-. Así como también es verdad que me... equivoqué. Lo acepto. Al menos en ese aspecto me equivoqué. Sí eres buena en algo, vaya. Por lo demás, igual que tú, seguiré fiándome de las apariencias, hasta que me demuestres lo contrario, como ahora mismo acabas de hacer. -seguía avanzando con lentitud, fuera del alcance de la chica. Venga, por ahora ya nada podía decirle a ella. Hoy le había ganado.
avatar
Walter K. Kensington
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 22/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por April S. Crawford el Vie Abr 13, 2012 8:46 am

Una sonrisa apareció en el rostro de la rubia a medida que Kensington iba hablando. Había ganado, le había cerrado la boca a ese imbécil para que dejara de considerarla una inútil. Le había mostrado la realidad tal y como era. Y ahora, flipaba con lo que le decía. ¡Estaba aceptando su error! Observó que avanzaba alejándose de ella.
- Joder, Kensington, esto sí que no me lo esperaba! - soltó una carcajada, como si la situación fuera de lo más gracioso, aunque los dos estuvieran serios. - Mientras no me toques los cojones, todo en orden, Delegado. - dijo la última palabra con un tono especial, como de burla.

Dicho esto, se sentó en una de las butacas, y sacó su varita. Con ella, apuntó a Kensington, y sus ojos se entrecerraron, en señal de peligro. Pero al instante, los abrió de nuevo, se giró, y, con una carcajada, se puso a levitar gobstones como entretenimiento. El humor negro de la rubia siempre estaría presente.



with the exception of you I dislike everyone in the room
avatar
April S. Crawford
Fugitivo

Mensajes : 532
Fecha de inscripción : 29/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Walter K. Kensington el Vie Abr 13, 2012 7:06 pm

Frunció el ceño al ver como sonrisa aparecía en los labios de la chica conforme él hablaba. Al final, cuando soltó aquello simplemente la fulminó con la mirada antes de llegar a la puerta de la habitación por fin.

-
Pues sí, yo también te puedo sorprender -aunque nada tan impactante como ella (?)-. Así que creo que hoy estamos a mano, ¿no? Tú me sorprendiste, yo te sorprendí. Fin del asunto por hoy. -musitó, abriendo la puerta y saliendo sin más del lugar.
avatar
Walter K. Kensington
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 22/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Dom Feb 17, 2013 5:06 pm

Aquella tarde de domingo se me estaba haciendo eterna y no me quedaba ningún libro por leer en mi habitación. Por mi cabeza había surgido la idea de quedar con algunos de mis amigos pero supuse que estarían liados con los exámenes finales y decidí no arriesgarme a molestar a nadie. No se me ocurrió otra cosa que irme por mi cuenta a explorar algunos lugares que todavía no había pisado del castillo. En mi cabeza y en letras grandes y de diferentes colores se encontraban cada uno de los nombres de las diferentes salas dispersadas por el College. No pude decidirme por ninguna hasta que no escuché una voz femenina hablar con un grupo de gente en mi sala común. Hablaban sobre el salón de juegos y eso me hizo plantearme si estaría bien ir allí a pasar el rato. Encogí mis hombros sin mucho esfuerzo y tras arreglarme un poco me dirigí hacia allí.

Se rumoreaba por los pasillos entre los más pequeños que el salón de juegos estaba teniendo mucha fama últimamente. Al parecer los profesores habían aprovechado estos últimos días de la semana para colocar algún que otro juego más entretenido que el resto. Pocas veces había pisado aquella sala tan ruidosa y colorida en todo mi paso por el Clevermont, nunca había captado mi atención tanto como las afueras del edificio o como alguna que otra sala oculta que podías encontrar por los pisos superiores. Algunos alumnos que cursaban cursos superiores al mío se organizaban en grupos de amigos y se pasaban todos los fines de semana por el salón de juegos para relajarse y para estar un buen rato riéndose y jugando.

Me adentré en el lugar con pasos rápidos y miré a mi alrededor. El murmullo tolerante que generaba tanto gentío no me molestaba en absoluto, de hecho me hizo sonreír. No recordaba haber visto un sitio con tanta gente desde la última fiesta que había organizado el director. Suspiré por lo bajo, ¿cuanto tiempo hacía de aquello? Probablemente casi un año ya. Me mordí el labio inferior y empecé a atosigarme por la cantidad de recuerdos que estallaron en mi mente. Jugueteé con los dedos de mis manos y comencé a pasearme por el lugar, intentando elegir a cual de todos los juegos jugaría.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Invitado el Dom Feb 17, 2013 7:18 pm

Odell no se había dejado ver demasiado en los últimos meses, más sus compañeros de habitación habían comenzado a divulgar ciertos rumores sobre él por el castillo. El más murmurado era el de que se le había ido un poco la cabeza. La gran mayoría estaba de acuerdo pues solo salía de su habitación para ir a clase y comer un poco, a penas dormía y se encerraba durante horas en el dormitorio para pintar. Sí, lo que habéis escuchado. Su nueva afición era la pintura.

Decía que el mundo se encontraba lleno de al menos cien colores fascinantes. Cada uno de una tonalidad distinta, cada uno siendo el portador de un secreto que no debía rebelar por ninguna razón. Y él decía que conocía todos y cada uno de ellos como la palma de su mano. En estos últimos meses se había vuelto más curioso, más niño. Y por ello se encaminaba con alegría hacía el lugar más divertido de Clevermont mientras dejaba rastros de sorpresa en los rostros de sus compañeros al verle. - Paso. Paso. Paso. ¡Dejadme pasar, por favor! ¡Me voy a morir... - gritaba por los escaleras mientras apartaba a empujones a todo aquel que se ponía por en medio. Una chica rubia le miró con terror, quizás esperando ver un rastro de sangre en su uniforme, más lo único que vió fue la escandalosa risa del muchacho que se acercó a su oído y le murmuró el final de la frase al oído. - ...de aburrimiento!

Finalmente tras trazar un par de sonrisas por el camino llegó al lugar que deseaba pisar desde hacía demasiado tiempo. - ¡Odisaurio al rescate! - exclamó entrando de un salto al salón de juegos.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Dom Feb 17, 2013 9:17 pm

Observé con curiosidad todo cuanto me rodeaba. Nada captaba mi atención lo suficiente como para sentirme involucrada con ello. Nunca había necesitado de nada para pasarlo bien pero todos mis amigos andaban haciendo sus cosas y yo no era nadie para descarrilarlos del "camino correcto". En cuanto los exámenes terminaran y todos estuvieran mucho menos estresados me había propuesto a mi misma robarles un par de tarde y hacerles desconectar de absolutamente todo. Me había estado replanteando donde podría llevar a cada uno y tenía un lugar del Clevermont asignado para cada uno pero todavía me faltaban los dos más importantes...Suspiré por lo bajo y miré todo una vez más, con un gesto de desorientación. Escuché risas detrás de mi pero no les di importancia. Tal vez haber venido al salón de juegos no había sido una buena idea.

Me di media vuelta para salir por la puerta y justo en ese momento un muchacho más pequeño que yo entró corriendo. Lo reconocí en seguida; para empezar esa altura solo podía ser de una persona, esa voz solo podía pertenecerle a él y encima era de mi casa, no reconocerle sería un pecado. Solté una carcajada cuando pasó por mi lado y le chisté para captar su atención.-¿Me puedes decir donde vas con tantas ganas, Odell?-.Por el College se rumoreaba que se le había ido un poco la olla pero yo lo encontraba encantador, imaginativo y divertido. Sí, el destino me acababa de mandar a alguien perfecto para matar el aburrimiento. Sonreí mostrando mi dentadura blanquecina y me acerqué un poco hacia él, notando como se le notaba un tanto impaciente. Me esperé a ver si alguien más se le acercaba y como nadie vino decidí preguntar.-¿Estás esperando a alguien o me permites pasar un rato contigo?-.Nunca me había gustado irme por las ramas y buscaba entretenimiento así que esperaba que aceptara mi pequeña petición.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Invitado el Lun Feb 18, 2013 5:42 pm

Odell Kirgyakos era feliz. Había terminado, para agrado de sus compañeros de cuarto, uno de sus cuadros. En el se veía un inmenso castillo, bellamente dibujado, como sacado de un sueño, junto a un acantilado y un lago de un profundo color azul. Y allí, al fondo de la imagen, un sauce solitario se abría paso entre los jardines. Hacía mucho que el joven dejó de ser un Gryffindor y a pesar de ello su corazón jamás pertenecería del todo a Clevermont. Gracias a su amor por aquella institución los niños jamás pensaron que Hogwarts pudiese verse tan bello como se veía en aquel cuadro, pues a pesar de notarse la antigüedad del castillo, seguía pareciendo hermoso. Y debajo, con una caligrafía pulcramente escrita decía: El lugar que amamos, ese es nuestro hogar. Un hogar que nuestros pies pueden abandonar, pero no nuestros corazones.

Una suave risa se escapó de sus labios al ver a Cassie. Aquella muchacha le fascinó de sobremanera cuando la conoció, no solo porque le pareció una joven preciosa si no por la alegre sonrisa que la acompañaba en aquel momento y que desde ese día siempre estuvo reflejada en su rostro . - ¿Pues dónde va a ser? ¡Aquí! ¡Al salón de juegos! - suelta riendo mientras da grandes zancadas hacía ella. Debido a su gran estatura en un santiamén se encuentra a su lado por lo que al escuchar su última pregunta se inclina hacía su compañera de casa. - Te permito pasar un rato conmigo, pero solo porque eres tú. - suspira antes de cogerla de la mano y arrastrarla a la otra esquina de la sala para observar con ella hasta el más mínimo detalle del lugar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Lun Feb 18, 2013 9:10 pm

Siempre me había sorprendido la cantidad de alegría, niñez y cariño que había en el interior de aquel enorme muchacho. Me sacaba más de un palmo de estatura pero era como un gran osito de peluche, de estos que podrías estar abrazando día sí y día también. Solté un suspiro sin dejar de sonreír. Se le notaba algo pensativo en ese momento. En realidad siempre que me lo cruzaba por los pasillos parecía estar pensando en sus cosas, sin centrarse en lo que le rodeaba. Parecía estar lejos,en otro sitio que no tenía nada que ver con este lugar. La última vez que habíamos hablado me había contado como era Hogwarts, ese castillo al que me hubiera gustado visitar y que ahora estaba destrozado. Él había llegado junto a muchos de sus compañeros del colegio sin conocer a nadie, obligados a dejar sus recuerdos en aquellas ruinas, en su antiguo hogar. La mera idea de dejar el Clevermont por un accidente semejante hacía que en mi garganta apareciera un nudo duro que no me dejaba respirar. Dejar a todos mis compañeros y no saber si los volvería a ver...que horrible tuvo que ser.

Parpadeé un par de veces mientras volvía a la realidad, al salón de juegos, junto a Odell. Lo miré de arriba a abajo y no pude evitar reír un poco al ver lo desordenado que llevaba el uniforme. Me acerqué un poco hacia él y mientras le arreglaba un poco la camisa y la corbata escuchaba lo que me decía sin borrar la sonrisa de mis labios. Asentí, mirándolo una vez más detalladamente al ver que mi trabajo había servido de algo. Antes de que pudiera decirle nada ya notaba como me agarraba de la mano y me llevaba a cada una de las esquinas que formaban el salón de juegos. Me giré, observándolo.-¿A cual de todo vamos a ir? Espero que por ser yo me tengas alguna cosa divertida preparada. Parece que conoces esto mejor que yo-.Una sonrisa amable y sincera volvió a dibujarse en mis labios.

Mucha gente se preguntaba si Cassandra Gilbert no tenía ningún problema y cuál era la razón de que su sonrisa nunca desapareciera.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Invitado el Mar Feb 19, 2013 6:07 pm

Al parecer llevaba el uniforme un tanto desordenado y por ello Cassie se había acercado a arreglárselo. Odell se rió con ganas al verla intentar ponerle bien la corbata y se agachó un poco para que pudiera colocarla en su lugar. Tras arrastrarla por el salón mantuvo sus brillantes ojos centrados en ella y esbozó una sonrisa resplandeciente como el sol. Le gustaba estar en su compañía, con Cassie se sentía bien. Su corazón le decía que a aquella muchacha podía contarle cualquier cosa, que jamás le traicionaría. - ¿Sabes qué? Hoy he soñado con rostros hermosos, coronas brillantes y palacios de cristal. - le dijo entusiasmado alzando un poco más la voz mientras la miraba intensamente. Él siempre había sido un joven soñador pero esos últimos días parecía haberse vuelto un poco más infantil, más chismoso, más loco. Después de todo, seguía siendo un niño. Un niño al que no le interesaba crecer.

- ¿Alguna vez has jugado a Gobstones? - le preguntó mientras revoloteaba alegre como un pajarillo cerca de los juegos mágicos. Hacía mucho tiempo desde la última vez que se había pringado con alguna de aquellas extrañas piedras, la última vez fue con Zephyr, aquel hermano gemelo al que había perdido tiempo atrás. Nadie conocía completamente la historia de su vida pues él jamás dio muchos detalles sobre le perdida de su hermano, todo el mundo pensaba que tenía algún que otro problema psicológico pues en vez de hundirse como haría cualquiera al perder una parte tan importante para él, Odell se volvió más alegre. Y quizás todo se deba a las últimas palabras que le dedicó su gemelo antes de abandonar el mundo de los vivos para siempre. Ahora debes ser fuerte por los dos, pues tu sonrisa será la mía. No te rindas, yo nunca te abandonaré, hermano. - Yo solía jugar con alguien muy especial.- dejó caer mientras una nostálgica sonrisa aparecía en su rostro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Mar Feb 19, 2013 9:45 pm

Cuando Odell dijo aquello no pude evitar esbozar una sonrisa llena de empatía. Entendía casi a la perfección el tipo de sueño que me estaba describiendo el muchacho. Definitivamente me acababa de dar cuenta de que aquel chico se ceñía a vivir el presente sin darle importancia a lo ocurrido en un pasado, disfrutando el día a día y sin preocuparse de lo que pasaría si. Añoraba tener ese estilo de vida tan característicos de niños entres once y quince años. Mucha gente se sorprendía cuando le decía que solamente tenía quince años de edad ya que todos decían que era muy madura. Me encantaba tener dos dedos de frente, saber tratar con las personas que me rodeaban y saber cómo solucionar cada problema que se me echara en cara, pero echaba de menos ser tan humilde, soñadora e infantil. Tres detalles que echaba en falta y de los que evidentemente carecía. No siempre era bueno crecer y madurar, eso lo sabíamos todos.-Entonces también has soñado con sapos que se convertían en príncipes al ser besados y en caballeros misteriosos que salvan a las princesas que viven en los palacios de cristal-.Me encantaba rodearme de aquel halo que desprendía Odell y del cual yo carecía.

Nos acercamos hacia un juego concreto al que llamó Gobstones. Negué con la cabeza ante su pregunta con total sinceridad. La mayoría de los juegos mágicos que habían en aquel salón no los había visto en mi vida. Ahora me daba cuenta de que debería haberme preocupado un poco más por informarme sobre cuáles eran los aparatos que se encontraban en este lugar plagado de gente de todas las edades. Lo que me sorprendió realmente al entrar allí es que habían niños más pequeños que yo, de mi misma edad e incluso grupos de chicos y chicas que me sacarían como mínimo un par de años. Sonreí con amplitud y cuando me giré hacia Odell me di cuenta de la sonrisa que se le había colocado en el rostro y arrugué un tanto el entrecejo. Su siguiente frase me conmovió y no pude evitar mirarlo con ojos sinceros. Todos echábamos de menos a alguien, absolutamente todos.-Entonces si ese juego es tan especial para ti, creo que deberías mostrarme como se juega y así puedes volver a divertirte con el-.Le guiñé un ojo lleno de simpatía y le hice un gesto con la cabeza, intentando animarle esa cara para que volviera a reír como lo había hecho segundos antes.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Démian A. Ephram el Mar Abr 16, 2013 3:14 am

Desde luego que Démian no perseguía la intención de unirse a algún juego cuando sus pasos acabaron por encaminarlo hacia la famosa sala de juegos del college. Su rumbo sin meta fija se limitaba al impulso de iniciar la búsqueda de sitios nuevos. Y ese espacio calzaba magníficamente en aquella categoría. En Hogwarts jamás había existido algo semejante, por lo que podía deducirse sin demasiadas cavilaciones que la construcción de ese cuarto constituía todo un lujo. Uno al que Ephram no pretendería sacar provecho. No al menos de momento.

Con la mirada en alto, las manos ocultas en sus bolsillos y el rostro tenso en un aviso de alerta permanente frente a cualquier provocación repentina, realizó un breve recorrido en torno a las mesas y juegos apostados en la biblioteca del fondo. Salvo por un pequeño grupo de estudiantes de cuarto año acomodados en una esquina, el salón de juegos se encontraba desierto. Y Ephram, como cualquier estudiante mínimamente informado, comprendía el motivo de una concurrencia tan ausente como la que podía corroborarse en cualquier otro sitio común del college: los alumnos estaban aterrados.

Se dejó caer sin ninguna prestancia sobre uno de los sillones más cercanos a la entrada cuando completó su recorrido. Sobre la mesa frente a él, una mano de cartas explosivas sin guardar se repartía en un desordenado patrón. Sacó su varita para ordenar a la baraja agruparse en un solo montículo uniforme, ya pensando por milésima vez aquel día cómo se encontraría Darcy.

Más tarde, se dijo. Más tarde iría a buscarla.
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de juegos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.