Las Tres Escobas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las Tres Escobas

Mensaje por Statue of Liberty el Mar Mar 29, 2011 3:18 am





Las Tres Escobas




La mejor cerveza de mantequilla de Londres, Inglaterra y el mundo, no la encontrarás en otro sitio más que en esta pintoresca taberna de Hogsmeade, el lugar de encuentro ideal para una tarde helada, calurosa o aburrida; cualquier excusa es válida para permitirse la visita a esta agradable casa de juntas. Forasteros y comensales frecuentes son recibidos con el calor agradable que emana el local y su humo poco espeso que te sumerge en su propio ambiente tranquilo y alegre. Un lugar que no puede hacer falta en tus excursiones si eres estudiante.

Pero si eres pequeño, no intentes ingresar, porque será en vano. Las cabezas encogidas de la entrada invalidarán todos tus esfuerzos. Pero no te confundas, aunque Madame Rosmerta ya no esté a cargo de la taberna, continúa siendo el lugar acogedor de siempre, colmado de un ambiente hogareño difícil de imitar.

¿Quieres cerveza de mantequilla? ¡No esperes más! Busca una mesa vacía, y relájate antes de continuar con tu camino.



avatar
Statue of Liberty
Monumento Histórico

Mensajes : 744
Fecha de inscripción : 11/11/2010
Localización : New York

http://www.clevermontcollege.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Jue Ago 18, 2011 8:28 pm

El buen humor de Mandy era cada vez más frecuente, mientras que la depresión constante poco a poco iba desapareciendo. Después de todo, hacía ya un tiempo que estaba en Hogwarts y las penas no podían durar para siempre. Aquel día tenían permiso para ir a Hogsmeade, por lo que la joven Betancourt decidió hacer una excursión, solitaria, pero excursión al fin. Le hubiese gustado mucho hacerla en compañía, pero no sabía con certeza quién podía acompañarla y a Sydney hacía tiempo que no la veía por el castillo. Qué raro le resultaba vivir en un sitio tan grande. Normal que no coincidiera mucho con la gente, con lo fácil que era perderse allí.

Siguiendo las instrucciones del plano que había pedido en el colegio, la muchacha se encaminó rumbo a ese pueblo íntegramente mágico con una alta dosis de entusiasmo en su andar. Iba a conocerlo por vez primera, por lo que le producía una enorme curiosidad cómo sería transitar por sus calles y visitar sus negocios. Al llegar al pueblo, no pudo más que maravillarse del precioso paisaje que formaba rodeado de la frondosa naturaleza. Y no tardó en identificar aquel sitio tan popular al que todos hacían constantemente alusión: Las Tres Escobas. Visitarlo implicaba que podría probar la cerveza de mantequilla, el dulce néctar de los alumnos de Hogwarts.

Se dirigió hacia allí con pasos ágiles y abrió la puerta, dispuesta a encaminarse a la barra del lugar.
avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Jue Ago 18, 2011 8:33 pm

El atardecer caía sobre Hogsmeade, y los primeros faroles y luces en el interior de las tiendas comenzaban a manifestarse, dándole la bienvenida a una preciosa noche de inicio de verano llena de estrellas. Gracias a Dios el clima no se había alterado mucho, teniendo como ascenso de temperatura unos tres grados. No se estaba quemando del calor, por lo menos. Llevaba unos jeans de color azul oscuro y ajustados, llevando también una camiseta blanca y sobre ella una camisa de botones de cuadros, teniendo en sus zapatos unos converse del mismo color de sus pantalones.

Hoy no tenía intención alguna de salir a 'cazar' a una chica o a un chico. Últimamente se fijaba más en los que estaban en Hogwarts, y ni siquiera tanto. Lo que había sucedido días antes con Elizabeth había dejado una marca en su persona. Pero vamos, Kael seguiría siendo el mismo mujeriego de siempre. Sus pies lo dirigieron hasta el aclamado local de Las Tres Escobas, y entró decidido, pegándole de lleno en la cara el olor a humo, también sintiendo el calor dentro del lugar. Cerró la puerta tras él y se sentó en una mesa pegada a la pared, aunque sin estar distante de la gente. Todos a su alrededor reían, bromeaban, e incluso algunos magos y brujas discutían sobre algunos temas con un tono de voz moderado. Un mesero se acercó a él, y le pidió, dirigiéndole sólo una mirada, una cerveza de mantequilla con un poco de ginebra.

Cuando se alejó el mesero, Kael dejó reposar su espalda en el respaldar de la silla, esperando coseguirse a alguien conocido.
Y no tuvo que esperar mucho Very Happy En la barra, una personita con un buen culito hizo su espacio, pidiéndole algo a la mujer que atendía detrás. El mesero le dejó rápidamente su cerveza en la mesa y la agarró, aproximándose a la barra y colocarse al lado de ella, con una sonrisa burlona en los labios.


- Lo que pida ella a mi cuenta Very Happy Vaya, vaya, Mandrágora Betancourt, no te había visto desde hace un tiempito Very Happy
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Jue Ago 18, 2011 8:49 pm

Depositó sus brazos sobre la barra y se puso de puntillas, inclinándose hacia adelante en un aspecto algo infantil. Su voz sonó alegre y aniñada al pronunciar las palabras "Una cerveza de mantequilla, por favor". Era agradable verla así, desprendiendo buenas vibraciones a todo su entorno. Esa era la Mandy que todos conocían, no la triste y deprimida que se había convertido en las últimas semanas. Y, el regreso a su carácter habitual, resultaba aliviante para todos aquellos que la habían conocido así alguna vez y sorpresivo para los que jamás se habían imaginado que Betancourt podía tener algún sentimiento no depresivo en su interior.

Sin embargo, una pequeña mosca molesta apareció a su lado para perturbarla. No era necesario que la joven se volteara para adivinar qué Slytherin era el que le estaba dirigiendo la palabra. Ni siquiera se dignó a hacerlo cuando le respondió. Después de todo, era amigo de Luparia -o al menos algo así creía ella- y los amigos de sus enemigos también eran sus enemigos. Por lo tanto, no quería ver a Kael siquiera pintado en un lienzo viejo con un óleo de mala calidad.

-Piérdete, Wolstenholme -precisó con voz clara, sin molestarse en ocultar el tono de evidente molestia de su voz-. Y yo puedo pagar mis cosas, gracias -agregó, recibiendo la cerveza de mantequilla de manos del hombre grueso que se encontraba detrás de la barra, pagándole antes de que el chico pudiese siquiera rebuscar en los bolsillos de su túnica para hacerlo él. Si había algo que caracterizaba a la muchacha con nombre de planta era su independencia absoluta del resto. Y por nada del mundo iba a dejar que un idiota como aquel la hiciera quedar en una condición de dependencia hacia su persona.
avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Jue Ago 18, 2011 8:59 pm

Escuchó esa voz infantil, y comprobó que lo que había escuchado de Luparia era muy cierto: era infantil. Pero no por eso a Kael dejaba de gustarle. De algo estaba seguro el joven Slytherin: jamás podría tenerla. ¿Por qué? Porque se había revolcado 3000 veces con su hermana, porque le gustaba su hermano, porque su hermano pequeño le tenía miedo y... bueno, Bella era un caso distinto. Su sonrisa sigue ahí, ni siquiera el hiriente tono de voz que emplea la nueva Gryffindor lo molesta; al contrario, hace que su sonrisa se agrande más. Había percibido antes de hablarle que Mandrágora estaba de buen humor, hasta que claro, apareció Wolstenholme como si del SIDA se tratara.

- Perdamonos los dos en el bosque Very Happy -soltó, obviamente, en broma. Le encantaba tocarle las narices, sí. Observó al hombre agarrar el dinero de Mandy, sin agregar nada a eso. Vamos, que la chica era muy independiente y sabía cómo, digamoslo de un modo, 'herirlo'- Vamos, Mandy, ¿por qué esos humores? ¿Acaso te molesto? -Preguntó con un tono de voz nostálgico, completamente actuando- No puedes ir por la vida tratando mal a la gente. Yo no te he hecho nada malo, sólo follarme a tu hermana, y no creo que sea una monstruosidad si lo hago, ¿o no? -le preguntó, dándole un sorbo a su vaso de cerveza de mantequilla.
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Jue Ago 18, 2011 9:12 pm

Tomándose unos segundos para ignorar al pesado que tenía junto a ella, Mandy se dedicó a saborear la cerveza de mantequilla, percatándose en el acto de lo sabrosa que era. Definitivamente nadie la había timado al decirle que era una delicia. Comenzaba a plantearse seriamente eso de ir más seguido a aquel lugar. En el Distrito Mágico era difícil conseguir ese tipo de bebidas, además de que ella no iba muy seguido por allí, pues era más de frecuentar los sitios muggles de México, pues le parecían más divertidos y bonitos que una ciudad con un millar de edificios. El talento natural de su adorada Tijuana no tenía ni punto de comparación con la aburrida urbe que conformaba Nueva York.

-No quiero ver tu bosque, para ya de estorbar y vete -le espetó, luego de dejar la jarra sobre la barra, sin preocuparse en establecer contacto ocular con él. Lo único que deseaba era que aquel guarro de los mil demonios se fuera y la dejara sola. No le molestaba que la abandonara para ir en busca de Luparia y satisfacer sus necesidades carnales, pero sí la irritaba el hecho de que la tomara a ella como su víctima favorita para molestar-. Cualquiera que sea capaz de hacer algo con ese monstruo es lo mismo que ella. Así que déjame en paz, niño, y vete a hacer asquerosidades con ella -insistió, esta vez volteándose para fulminarlo con la mirada. Estaba más que claro que Mandrágora lo detestaba profundamente y que no ponía un mínimo ápice de esfuerzo en disimular que así lo hacía.


avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Jue Ago 18, 2011 9:24 pm

La sonrisa que se encontraba en su rostro comenzaba a rayar lo cruel, pues sabía que tan solo estar los dos en la misma habitación por dos minutos era como si le estuviesen poniendo una ballena siendo asesinada delante a un defensor de animales. Se terminó su cerveza de mantequilla, y no pidió otra, simplemente se quedó al lado de la mayor de las Betancourt, atento a sus movimientos, a sus miradas, y a sus palabras. ¿Su bosque? ¿Qué había dicho? Él no tenía NINGÚN bosque en NINGÚN lado. Enarcó una ceja, y su mirada se volvió indiferente por unos instantes. Ambos tenían a cada lado un taburete, así que sin pensarlo, se sentó en el suyo, sin siquiera importarle que la muchacha fuese a sentarse en el otro taburete. Por mucho que le gustara, no se mostraría cordial con ella.

- Yo no tengo ningún bosque en ningún lado -dejó bien en claro a qué lugar se refería-. Que sepa no te estoy estorbando, tienes vía libre para irte si te da la gana, sólo que así lo que estarías dándome serían buenas vistas -era un completo desvergonzado. ¡Estaba hablando de una mujer! Y lo que cualquier familia enseñaría es que a la mujer se le debe de respetar y no restregarle en la cara que tiene un hermoso culo e_é-. Oh, vamos, no entiendo por qué se odian tanto -¿perdón? ¿disculpa? ¿qué haces hablando de odio a los hermanos, si por tu mente pasó muchas veces envenenar a tu hermano cuando se escodían? Esa voz, a la que muchos llamaban La Conciencia, sonó e hizo eco en su cerebro, pero Santo Pasotismo que existes-. ¿Y tú no hacías asquerosidades en Clevermont, quizás? Very Happy -de algo estaba seguro, hablar de la vida en Clevermont College de Mandy era algo muy bajo, pues él sabía que alejarse de un lugar muy querido significaba un largo dolor.
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Vie Ago 19, 2011 1:55 am

En un intento de aplacar la furia creciente que sentía en su interior por el hecho de que el pesado de Kael no dejara de molestarla, dio un largo sorbo a su jarra de cerveza de mantequilla, relamiéndose luego el labio superior para limpiar los restos de espuma. Mandy en realidad no le había dicho lo del bosque a Kael en el sentido que él había entendido, por lo que su respuesta le pareció completamente fuera de lugar. Se volteó, horrorizada, ocultando su trasero de la vista del chico. ¡Qué indecencia! ¿Cómo era que a Luparia podía gustarle alguien tan desagradable? Bueno, considerando que ella tampoco era Heidi, podía llegar a comprenderse la atracción que podían llegar a sentir ambos. Era como si hubiesen estado hechos el uno para la otra.

-¡Eres un asqueroso, Wolstenholme! -le espetó, moviendo la jarra abruptamente en un ademán furioso, haciendo que saltaran gotas del líquido contenido en su interior en todas direcciones. Se apartó de él, intentando poner la mayor distancia posible entre ambos-. La odio tanto porque es exactamente igual de desagradable que tú. ¿Es que no entiendes lo horrible que eres? -continuó, reflejando un intenso desagrado en su mirada. Mandrágora era una chica que sólo en casos extremos se permitía detestar a alguien. Pero ese tipo de personas la escandalizaban por completo. Y, para colmo, ¡una de ellas era su propia hermana! ¿Por qué no podía tener una familia normal que también tuviera amigos normales? ¿Qué había hecho ella para merecer aquello? Lo cierto es que ella de pequeña también era extraña, pero con el pasar de los años había cambiado radicalmente hasta convertirse en la agradable jovencita que era en la actualidad.

-No... Se te ocurra... Repetir... Eso... Yo jamás... He hecho algo... Así... -respondió con la voz entrecortada, señalándolo con el dedo índice al oír tan tremendamente falsa acusación hacia su persona. Ella no hacía nada de eso. Absolutamente nada.
avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Vie Ago 19, 2011 2:17 am

La observó, ahora un poco escandalizado, cómo se bebía de un solo trago toda la jarra de cerveza de mantequilla que le habían dado. Así lo que haría era emborracharse, y emborracharse, ella, cerca de Kael... Era una mala combinación Very Happy Bufó cuando la muchacha escondió su dotado culo del capitán de Slytherin. Era inútil, ya tenía las suficientes imágenes visuales para un largo rato. Simplemente el hecho de verlo una vez era suficiente para toda su vida, en vista que no tenía una mala memoria.

- ¿Cerdo? ¿Y yo qué culpa tengo que tengas un buen cuerpo? Es culpa tuya por hacer tanto ejercicio en ese deporte mágico que juegan en Clevermont -aclaró, como si le hubiesen dado una bofetada. ¿Desagradable él? ¿Disculpame? ¿Exciusmi? Eso le sentó como una patada en sus honorables...oídos. Él no era desagradable... era simplemente diferente a los demás. No era un amor de persona pero tampoco era un monstruo... en parte-. ¿Desagradables los dos? Pero vamos, si somos un amor, y te amamos muchísimo. Tanto, que planeo en el próximo entrenamiento que Luparia practique con las bludgers con un muñeco igualito a ti. -Una gran mañana de ideas macabras se comenzaban a crear en su mente, ya que posiblemente se hiciera una temporada de Quidditch en verano, aunque no sabía ciertamente- ¿Y no te piensas meter en el equipo de tu casa? Molaría verte de golpeadora, agarrando fuertemente un bate Very Happy -¿Y le decía por qué era desagradable? Simplemente con los dobles sentidos que le daba a las cosas era más que suficiente. Y puso la mano en la herida Very Happy Sonrío con una gran malicia, como si disfrutara de eso.

- ¿Me vas a decir que con ese novio que tenías en Clevermont no hacías guarradas? -La posible reacción de Mandrágora sería un bofetón o un maleficio, pero eso le importaba un bledo, quería verla molesta, al borde de las lágrimas si era posible.
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Vie Ago 19, 2011 4:45 am

En realidad, la cerveza esa no le había hecho el más mínimo efecto en su organismo. Después de todo, por algo la vendían a los menores, porque no era tan peligrosa como otras para la salubridad juvenil. De a poco, Mandrágora comenzó a percibir que de ese modo no iba a poder conseguir que el chico la dejara en paz. Tendría que verse obligada a buscar otra forma de rehuir a Kael sin que éste siguiera poniendo a prueba su capacidad para no estallar en miles de pedacitos de Betancourt. Si podía superar un partido contra los salvajes de Phoenîceum, estaba capacitada para cualquier cosa. Incluso para lidiar con aquella maldita serpiente que no tenía intención de dejarla tranquila.

-Tú no eres quién para andar mirando mis partes privadas, Wolstenholme. Y agradece que no esté aquí Leszek porque seguro te golpearía hast...
-estaba demasiado entusiasmada hablando que no se dio cuenta de lo que estaba diciendo hasta que fue demasiado tarde. Maldición. ¿Qué Leszek estaría allí para ella? Ninguno. El único que conocía la había abandonado, dejándola a la merced de la soledad y la desesperación. Joder. Otra vez esa sensación incómoda ascendiendo por su esófago. No, no iba a recaer otra vez en las lágrimas. Ella era más fuerte que eso, aunque sus ojos, repentinamente humedecidos, opinaran lo contrario.

-Cállate de una vez, esparpajo -le pidió, más que quejándose casi suplicando. Le importaba un comino lo referente a las bludgers y a Luparia. Pero lo de Collingwood... Mierda, que sí le dolía.
avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Vie Ago 19, 2011 4:01 pm

Kael no despegó la mirada de ella, sólo esperaba que hiciera contacto visual con él, para que finalmente pudiese sentir la satisfacción de verla molesta y herida por todas las cantidades de cosa que Wolstenholme le estaba diciendo. De algo estábamos seguros: el muchacho no pararía hasta verla llorar, o que finalmente reaccionara ante sus palabras. Despegó unos instantes la mirada de Betancourt y le pidió a la mujer otra cerveza de mantequilla. La escuchó hablar, regordeándose de que hubiese sacado ese 'tema' que tanto le dolía.

- Yo sé que no soy quién para andarte mirando el culo, obviamente -qué delicado, jezú-, pero no puedo hacer nada para darme cuenta de eso. Que yo sepa no te vas a poner un traje de cuadrado en que solo se te vean las cabezas y los brazos -soltó, divertido. Dejó la últimas palabras en total suspenso, y se río, descaradamente-. Oh, con que se llama Leszek... Buen nombre, sí, me gusta. Espero que también tenga un buen culo -se burló, agarrando la cerveza de mantequilla que le habían servido. La mujer detrás de la barra soltó una palabrota, lo más seguro dirigida al Slytherin. Sus ojos se habían comenzado a bañar en lágrimas, pero ella era más fuerte, no pretendía soltar la primera lágrima pero sus ojos al parecer querían que sí-. Oh, pobrecilla, ¿te ha dejado? -su voz se volvió compresiva, obviamente falsa. Maldito gusano miserable.
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Vie Ago 19, 2011 7:09 pm

Finalmente, luego de un largo rato, Mandrágora elevó lentamente los ojos hasta que su mirada quedó clavada en la de Kael. Podían reflejarse tristeza e incomprensión en ella, pero también iba cobrando una nueva fuerza a medida que el chico continuaba con sus agresiones, aquella horda letal conocida informalmente como la furia vegetal de los Betancourt. Su expresión lucía cada vez más enojada a cada guarrada que el Slytherin pronunciaba. Le resultaba inconcebible cómo alguien podía ser tan asqueroso. Una vez más, lo veía como el alma gemela de su estúpida hermana.

-Pues si no eres quién, entonces deja de mirarlo, idiota -farfulló, con los dientes apretados, en un esfuerzo por contener aquella creciente necesidad de golpearlo contra una pared hasta dejarlo K.O. Sin embargo, con sus últimas palabritas terminó de coronar el discurso, dándole a Mandy las excusas necesarias -y de sobra también- para desplegar su ira contra él-. ¡Eres hombre muerto, Wolstenholme! ¡Como digas una sola palabra más sobre Leszek, voy a matarte! -gruñó, elevando los brazos hacia los costados de su torso, como si fuese a saltar sobre el chico cual una leona que se lanza contra su presa para destrozarla sin piedad alguna.

Y, dicho y hecho, la castaña se sirvió de un alarido kamikaze para impulsarse y caer con brutalidad sobre Kael, dispuesta a golpearlo y a lastimarlo hasta el cansancio. ¿Que las mandrágoras eran unas especies verdaderamente peligrosas y letales? Pues, en ese momento, el señorito que tenía bajo sus garras iba a comprobarlo.

avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Vie Ago 19, 2011 7:23 pm

Dijera lo que dijera, hiciera lo que hiciera, Mandrágora no evitaría que Kael actuara de esa forma tan baja y vulgar con ella. Cuando Kael no podía tener a una persona que le gustara, pues se toranaba uno de los seres más repulsivos de la Tierra, del Universo, y de Starbucks (?) Se terminó él también su cerveza de mantequilla de un sorbo, depositando bruscamente el vaso sobre la barra. Se le antojaba algo más fuerte, pero era posible que no se lo venderían.

- No -dijo, todo orgulloso. Sus expresiones eran como un espectáculo para él. Se veía el odio hacia su persona en los ojos de la joven. ¿Es que no podía opinar sobre el tal Leszek? Él opinaba de quién le daba la gana, y así lo hizo-. Yo hablo de ese tal Leszek las veces que me de la gana. Dime, ¿es un gordo peludo? ¿le hacias shows privados? Very Happy -Estaba perdiendo los escrúpulos, y fue cuestión de tiempo para que, una nueva Mandrágora Betancourt, se me mostrara solo para él. No tuvo siquiera tiempo de esquivarla, y ambos cayeron al suelo de forma brusca. Estaba en el centro de una tormenta de golpes y arañazos. Ahora Kael, haciendo gala de su fuerza, se colocó sobre ella, agarrándole las dos manos, o al menos haciendo el intento-. Cálmate, loca -no la golpearía, pues ni siquiera Kael sería capaz de eso.

FDR: Manejé un poquito a Mandy, espero que no te moleste e_e
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Vie Ago 19, 2011 8:26 pm

Y si Kael no iba a controlar su vocabulario, Mandy no pensaba contenerse y calmar la sádica violencia que comenzaba a emanar de ella. No solía ser así, pero cuando la provocaban, especialmente con temas referidos a Leszek, y más en la inestabilidad que se encontraba actualmente, sus reacciones podían llegar a ser fatales para todos los que la rodeaban. Al igual que cuando era una pequeña extraña e insensata que disfrutaba haciendo maldades sin comprender el por qué de que éstas no fueran buenas.

Y así, cayeron al piso con violencia, en una disputa interminable en la cual se valían de cualquier extremidad de su cuerpo para utilizar como arma agresora contra el otro. Porque, por más que él quisiera hacerse el caballerito, Mandy había sentido un par de golpes en su forcejeo con el Slytherin.

-No me calmo una mierda, Wolstenholme -le espetó ella a su vez, golpeándose la espalda contra el suelo cuando él hizo uso de su fuerza bruta para dejarla debajo, permitiéndose así controlar un poco más sus actos descabellados. Pero Mandy no estaba dispuesta a dejar de luchar, por lo que, valiéndose de su posición estratégicamente en desventaja, dobló la pierna contra su vientre y luego la volvió a estirar, dispuesta a pegarle una enérgica patada a las partes más sensible de Kael.

avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Vie Ago 19, 2011 8:38 pm

Estaban haciendo un show para la gente que sólo había ido allí a tomarse una cerveza de mantequilla o un whisky de fuego y charlar con sus amigos o conocidos. Obviamente, ya no estaban al pendiente de eso, todas las miradas cercanas y no tan cercanas tenían un punto en especial: Mandy y Kael amándose en un rincón oscuro. Aunque Mandrágora fuese una bruta, lo arañara, lo pateara o incluso le escupiera un ojo, él no le pegaría... si no le tocaba mucho los cojones, claro. Apretó con más fuerza las muñecas de la Gryffindor, esperando así calmar sus institnos asesinos a flor de piel. Tenía que calmarla. Un caminito de sangre partía desde su labio hasta el suelo, cayendo al lado de la joven. Ella, lo más seguro, es que viera su sangre como veneno, tal y como la consideraba él: veneno puro.

- Joder, ya deja la histeria -apretó más las muñecas de la chica hasta el punto de, quizás, lastimarla, aflojando la fuerza después. Algo se movió entre ellos, y Kael bajó la vista y pido observar a Mandrágora subiendo la pierna y lista para darle en todo su orgullo. Eso sí que no ò_ó Se quitó de encima de ella, cayéndose hacia atrás y por poco siendo golpeado por la patada de la muchacha. Se golpeó levemente la cabeza. No se iba a quedar en el suelo. Se levantó rápidamente, y con la mano derecha se limpió la boca, observándola después un poco manchada de sangre. Si hubiese sido hombre, ya estuviesen ambos revolcándose a golpes en el piso.
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Vie Ago 19, 2011 10:32 pm

Después de tan espantoso comportamiento para encontrarse en un lugar público, Mandy dudaba realmente que volvieran a permitirle la entrada en Las Tres Escobas. Menuda primera visita a Hogsmeade que se había ganado. ¿Pero qué era su vida sin un poco de aventura? Probablemente, si se hubiese limitado sólo a probar la cerveza de mantequilla y a regresar al castillo, lo hubiese considerado un sitio muy aburrido. Pero luego de la revuelta que estaba llevando a cabo junto con Kael, probablemente el recuerdo de aquel lugar quedaría históricamente grabado en su mente. Gran parte del suceso vendría con su consiguiente dosis de furia, pero si lograba darle su merecido, también podría saborearlo con una dulce sensación de victoria.

-Retira lo dicho y no haré más nada -contestó con desafiante fiereza, lanzándose sin pensarlo nuevamente encima del chico, sin importarle en lo más mínimo que le sangrara el labio. Era malvado y había dicho cosas horribles. Quería que se retractara, o de lo contrario no habría tregua alguna que valiera para Betancourt. Haciendo caso omiso al entumecimiento de sus muñecas, aplastó su pecho con las rodillas, utilizando sus manos para tratar de detener las de él.

-Hazlo... ahora -insistió, amenazadora, dejando muy claro en su forma de hablar que no estaba jugando. Aquello era muy serio. Podía comenzar a parecerle una aventura entusiasmante, sí, pero no por ello dejaría de parecerle aborrecible lo que le había dicho.
avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Lun Ago 22, 2011 8:36 pm

¡Esa situación era de locos! Kael aún no se creía que la Gryffindor estuviese dominándolo practicamente... A ÉL... Al que se supone que era una mola indestructible y saca de su camino a sus más insoportables enemigos; pues ahí era diferente, los roles habían dado un giro total. Kael no se retractaría de lo que había dicho, jamás. Nunca lo había hecho y menos lo haría ahora, y mucho menos delante de Mandrágora, a la que ya en aquellos momentos la consideraba un bicho que debía de ser aplastado antes de que se volviera un problema mayor. No se fijó en las personas que los rodeaban, pero sí podía oír los gritos provenientes de una de las zonas más alejadas de la barra, obviamente, gritos de aliento a Mandy. Lo que había hecho Kael era un acto de crueldad el hablar de esa manera de una pareja de la morena.

- Sobre mi cadáver -siseó, con gran seguridad. Fue inútil, ya que la loca se le había arrojado de nuevo, dándole una patada en el pecho cuando ya estuvo encima de él y le agarraba las manos. En vista que no podía utilizar el pacifismo -nótese la ironía- con ella, pues utilizaría la fuerza bruta. Con gran esfuerzo, agarró impulso, y se colocó ahora sobre la joven y agarró, de nuevo, sus manos con más brutalidad que antes. Quizo hacer más, pero algo en su interior no se lo permitía. Apretó con más fuerza y se levantó, con Mandrágora agarrada también, y le propinó un violento empujón, alejándola lo más posible de él. Ahora no sentía otra cosa que ira hacia la mayor de las Betancourt.
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Mandrágora Betancourt el Lun Ago 22, 2011 9:28 pm

Como él no estaba dispuesto a ceder, ella tampoco iba a retroceder hasta que retirara lo dicho. Siguió ejerciendo presión contra el muchacho con todas sus fuerzas, totalmente decidida a luchar hasta que Kael dijese lo que Mandy ardorosamente deseaba escuchar de sus labios. Sin embargo, subestimó al joven, pues en menos de lo que canta un gallo la volteó por completo, golpeándola contra el suelo. Para colmo, no se dio por satisfecho allí, sino que -aprovechando el factor sorpresa que había logrado con la joven-, se irguió y la levantó con él, propinándole luego un fuerte empujón que la hizo estamparse contra la barra.

Aquello le había dolido.

-¡Estás demente, Wolstenholme! -vociferó, completamente enfadada. Podría haberle ganado la batalla, pero la guerra no terminaba allí, no señor. Acababa de comenzar. Tras observarlo con odio por última vez, se giró encaminándose hacia la puerta. No se había rendido, no. Simplemente estaba comenzando a planear de qué espantosa forma la furia de Mandrágora Betancourt caería sobre el estúpido Slytherin que había osado ponerla a prueba. El portazo con el cual se despidió de su primer visita en Las Tres Escobas indicó lo indescriptible de la sed de venganza que ahora recorría sus venas. La Diosa del Olimpo acababa de convertirse en un ser diferente. Y Kael Wolstenholme muy pronto se arrepentiría de haber sido el causante de ese cambio en ella.

avatar
Mandrágora Betancourt
Jugador de Galovic Profesional

Mensajes : 475
Fecha de inscripción : 19/11/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Kael C. Wolstenholme el Lun Ago 22, 2011 10:10 pm

Sin duda, Mandrágora cobraría su venganza. El portazo que dio fue mundial. Esperó unos minutos hasta que la mucacha estuviera lo suficientemente lejos de él, y tras dar un escupitajo, lleno de sangre, en el suelo de la taberna, salió también del local, aplicando la misma fuerza que la Gryffindor minutos atrás contra la puerta.
avatar
Kael C. Wolstenholme
Phoenîceum de séptimo

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 05/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.