Vestíbulo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Jul 09, 2017 6:39 am

El joven Betancourt, que siempre se había destacado por ser notablemente más perceptivo que la mayoría, no tardó en reconocer la incomodidad con la que Cassandra enfrentaba aquel inesperado encuentro. Y no podía reprochárselo. Las decisiones que Díctamo había tomado en lo referente a la relación entre ambos contemplaban las mejores intenciones, pero eso no quería decir que no hubiera causado daño a la persona más importante en su vida. Se torturaba con aquel pensamiento a diario. Corroborarlo ahora, descifrarlo en cada pequeña actitud de la joven Gilbert, resultaba difícil de soportar. Sin embargo debía soportarlo. Porque todo era culpa suya.

—Cansado —el joven se encogió de hombros al responder la pregunta planteada. Mantenía la sonrisa intacta—. Pero creo que es una sensación colectiva el día de hoy, así que no tengo posibilidades de inspirar lástima.

Guardó silencio, sin tener la más mínima idea de qué decir a continuación. Con Cass nunca le habían faltado palabras.
Ni siquiera ahora, mientras la contemplaba en silencio, incómodo y aún avergonzado, había muchas cosas que deseaba decirle. Pero no podía hacerlo sin arriesgarse a causar más daño del ocasionado ya. Al final, soltó un suspiro de frustración.

—Esto jamás deja de ser extraño —rió, consciente de que la chica sabría a qué se refería él. Avanzó hacia las escaleras con aquella actitud huidiza que cada cierto tiempo volvía a visitar al joven Betancourt—. Por cierto...
Lilith y tú hicieron un excelente trabajo, de verdad.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Lun Jul 10, 2017 4:16 pm

Al mirarlo allí de pie a unos metros de distancia de mi posición, me vinieron a la mente los mismos pensamientos que el día en el que me había dejado. Si ya de por sí era duro que una relación terminase, imaginad cómo era vivir con la duda de por qué había acabado todo de aquella manera. Yo era consciente de que habían pasado muchas cosas junto a terceras personas que habían complicado y enrarecido lo nuestro pero tanto como para dejar algo que tanto nos había costado a los dos construir...Además, no solo me había quedado sin pareja. Aquel final también había hecho que me quedase sin mejor amigo. Una amistad que había enfrentado tanto y que estaba tan unida por un lazo de aprecio parecía mentira que hubiese terminado por algo tan tonto como una pregunta sin respuesta. Suspiré largo y profundo pero en silencio sin dejar de mirarlo a los ojos. Mi mirada le preguntaba por qué sin que yo pudiera acallarla.

.-Bueno, eso se soluciona yendo a tu habitación y acostándote unas horas-.Dije encogiéndome de hombros y sonriendo un poco. Era curioso como continuaba intentando animarlo pese a estar yo echa polvo por dentro. A continuación ambos nos miramos sin saber muy bien qué hacer o qué decir. Llevé mis manos detrás de mi espalda y en aquella posición entrelacé mis dedos, jugueteando con ellos e intentando llevar mi mente a otro lugar, uno muy lejos de aquel vestíbulo y de aquel extraño que tanto me hacía sentir pero que un día se había marchado para no volver jamás.

Cuando me dio a espalda para huir como tantas veces lo había hecho asentí.-Y ojalá algún día deje de serlo-.Susurré por lo bajo sin estar del todo segura de si llegaría a escucharme. Muchas veces había soñado con que llegaría un tiempo en el que nada nos impidiese volver a mostrarnos tal y como éramos con el otro.-Gracias...tu y Bernice también lo habéis hecho bien. Bueno, todos lo hicimos muy bien-.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Díctamo Betancourt el Mar Jul 11, 2017 1:08 am

Díctamo no alcanzó a percibir los susurros de Cassandra, pero al voltearse para oír el último comentario expuesto, se encontró con un rostro colmado de verdades que habría preferido continuar ignorando.

En aquellos ojos color esmeralda, tan profundos y fáciles de leer tras años de amistad, detectó las interrogantes y los reproches contenidos, adivinó el dolor de la pérdida y de la distancia. El tiempo que llevaban de conocerse había contribuido a desarrollar una dependencia mutua entre ambos jóvenes, de modo que terminar con la Smaragdium indudablemente causaría estragos en la vida de Betancourt. ¿Por qué iba a ser diferente para su mejor amiga? Había supuesto que la separación resultaría mucho más llevadera para ella si se proponía mantener las distancias. Demasiado tarde se daba cuenta de lo equivocado de sus suposiciones.

—Cass... —se olvidó de las rígidas formalidades autoimpuestas por un momento al llamarla de aquella forma, incapaz de ocultar su propia angustia y frustración cuando caminó de vuelta al sitio en que la joven bruja permanecía de pie. Situándose justo frente a ella, debió imponerse y luchar contra el insoportable impulso de rodearla en un abrazo de consuelo. En cambio se contentó con sostener una de las suaves manos de la muchacha entre las dos suyas. Había tantas cosas que deseaba decirle... pero ya había ocasionado demasiado daño—. De verdad espero que algún día puedas perdonarme —suspiró sin molestarse en ocultar su remordimiento—. No te mereces nada de esto, pero la vida no siempre se ajusta a nuestros planes.

De hecho, la vida solía ser bastante ingrata y Betancourt no dejaba de comprobarlo a cada obstáculo que le salía al paso. Todavía se acordaba con pesar del día en que le había pedido a Cassandra hablar. La vergüenza había limitado sus intenciones de sincerarse y expresarse con claridad, pero fue categórico al afirmar que ella se merecía algo mucho mejor de lo que él podía ofrecerle. Porque él había hecho cosas terribles, cosas de las que no podía hablar pero que lo convertían en un ser humano despreciable. No le importaba lo que la joven pudiera imaginar; jamás sería tan terrible como la verdad que Díctamo temía revelar.

Se separó de ella, y se obligó a esbozar otra sonrisa.

—Tal vez, si el tiempo y la vida lo permiten, si tú lo permites, el futuro nos devolverá la amistad que alguna vez nos unió. Nada me gustaría más —se encogió de hombros—. Pero te he lastimado, lo sé. No tengo derecho alguno a albergar oportunidades.

Era una afirmación sincera, tal vez demasiado. Pero no podía seguir fingiendo indiferencia frente al hecho de haber sacado a Cassandra de su vida de un momento a otro, a pesar de todo lo que seguía sintiendo por ella. A pesar de lo que siempre sentiría por ella. Ya una vez Bernice había hecho la observación de lo incómoda que la relación entre ambos resultaba, tanto para ellos como para el resto. No podía continuar con esa actitud enfermiza que solo los envenenaba un poco más cada día que pasaba.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Miér Jul 12, 2017 3:35 pm

Justo cuando estaba a punto de dar media vuelta para comenzar mi paseo matutino porque daba por hecho que el muchacho desaparecería entre los pasillos de la mansión, escuché sus pies bajar las escaleras y acercarse a mi posición. Al escuchar la forma en la que pronunciaba mi nombre a mi cabeza llegaron recuerdos del pasado que hacía tiempo me había obligado a guardar con llave en algún lugar de mi subconsciente. Unos instantes después, cuando volví a notar el calor de sus manos sobre la mía tenía tal lío dentro de mi...cansancio, tristeza por las pérdidas de la noche anterior, confusión, dudas...y un pequeño rayo de luz que me hacía sentirme en calma. Y es que eso había sido Díctamo siempre para mi, alguien en quien confiar, alguien con quien sentirme segura siempre.

Díc volvió a hablar de perdones, como la última vez, hace tantos meses, que habíamos entablado conversación. Una vez más volví a arrugar mi entrecejo, confusa por sus palabras. ¿A estas alturas continuaba pensando que sabía de qué me estaba hablando? Me mordí el labio inferior, sintiéndome mal al verlo de aquella forma ante mí. Negué con la cabeza lentamente, alzando una de mis manos hacia su rostro y sonriendo con ternura. Era un buen chico.-Ey, no hay nada que perdonar, Díc, créeme-.Acaricié su mejilla con sumo cuidado con el dedo gordo de mi mano. Aquel tiempo me había mantenido alejada de su lado para darle el espacio que creía que precisaba, no por rencor ni nada de eso. Quien me conocía más íntimamente sabía que nunca había sido una chica rencorosa y si con alguien tuviese que empezar a serlo Díctamo sería el último en mi lista.

Volvió a separarse de mi y nuevamente la soledad volvió a mi cuerpo, haciendo que notase incluso que la temperatura en la sala acababa de descender, como mínimo, un par de grados. Y de nuevo Díctamo volvió a hablar de hacerme daño. ¿Por qué? Hasta el día que el chico se molestase en contarme lo que le ocurrió, aquello por lo que siempre pensaba que no me merecía, no podría comprender por qué continuaba diciendo que me había lastimado. Nadie en todo el mundo me había tratado con tanto respeto y dulzura como él, ¿qué era eso que había hecho y que tanto me decepcionaría? A día de hoy no existía nada que me hiciera querer alejarme de su lado.-¿No crees que ya es hora de que vuelvas a formar parte de mi vida?-.En realidad nunca había dejado de estar presente en mi vida, pero yo me refería a dejar de lado la incomodad y la tensión, y al menos recuperar nuestra amistad.

Acababa de formular aquella pregunta en voz alta y ya estaba arrepintiéndome de haberlo hecho. Seguro que rehusaba la propuesta y volvía a elegir salir corriendo...
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Díctamo Betancourt el Jue Jul 13, 2017 8:50 pm

Escuchar las palabras de Cassandra fue todo lo que hizo falta para convencer Díctamo de haber hecho lo correcto a pesar de los resultados. Aún luego de meses sin recibir una explicación por el modo inesperado en que ambos se habían separado, aún tras la distancia fría del Smaragdium que desconocía la poderosa amistad que algún día los uniera, esa joven que lo contemplaba con ojos impasibles y cálidos no albergaba la más ínfima pizca de resentimiento en su corazón, lo decían tanto sus palabras como sus gestos. Era una chica extraordinaria de un modo único y desconcertante. Sí. Había hecho bien en romper la relación, porque la perfección de Cassandra Gilbert merecía algo mucho mejor que la imperfecta y sempiterna amargura del muchacho.

Aún habiendo recuperado las distancias, todavía sentía la mano de la bruja sobre su mejilla, su tacto tan tibio y suave como siempre había sido. Era un contacto que le daba fuerzas y lo alentaba a enfrentar ese encuentro con la entereza que le correspondía asumir, por respeto al afecto que sentía por la muchacha y que se negaría a reconocer hasta el final. No tenía sentido confundirla con afirmaciones que pondrían en duda los límites de su fracturada relación.

—Creo que es tiempo —asintió en respuesta a la última interrogante, todavía de pie en el mismo lugar, incapaz de mover un solo músculo. Sus ojos brillaban con la amenaza de lágrimas que Díc se obligaba a no desbordar frente a Cassandra. Lo alegraba saber que la amistad de ambos tenía oportunidades de sanar, pero dolía de un modo indescriptible e insoportable comprender que jamás podría recuperarla del todo. Y en adelante no tenía más remedio que acostumbrarse a ese dolor, porque, él lo tenía claro, sus sentimientos nunca cambiarían—. Después de todo vivimos en la misma casa, somos parte del mismo equipo. No tiene sentido fingir que somos unos desconocidos, ¿verdad? —suspiró—. A lo largo de los años te he hecho muchas promesas, Cass, y he intentado cumplir la mayoría de ellas. Hoy te prometo no volver a escapar.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Jue Jul 20, 2017 4:10 pm

Tiempo…”; me dije a mi misma sin dejar de mirar al muchacho a los ojos. ¿Más tiempo? Llevaba demasiado tiempo esperándole. De hecho, ni si quiera a partir de esta conversación sería capaz de no esperarle. Bueno, esperar para volver a estar juntos de la forma que fuese y esperar para que se sincerase conmigo. A veces, cuando pensaba en nosotros en mi habitación, me daba cuenta de que me dolía más la duda que cualquier otra cosa. Perderle había sido un golpe duro pero perderle de aquella forma había empeorado mucho más las cosas. Solté un suspiro profundo y cerré durante un instante los ojos, intentando recomponerme por la conversación que estábamos manteniendo en aquel momento.

.-No es que no tenga sentido, Díc, es que no me siento capaz de continuar haciendo como si entre nosotros no hubiera pasado nada-.Si ya se me antojaba imposible perderlo y aun así llevaba tiempo sin saber nada de él ni de su vida y me había tenido que contentar con saber que estaba vivo, sabía que no sería capaz de hacer como si nada después de este encuentro. Las cosas no iban a volver a ser iguales, vale, eso lo aceptaba, ¿pero tenía que volver a pasar por lo mismo? ¿Tenía que cruzármelo por los pasillos de la mansión y agachar la cabeza porque no era capaz ni de mirarlo a los ojos sin llenarme de dudas y tristeza? No, por favor.

A continuación, Díctamo me hizo una promesa que me hizo sonreír como si no hubiese un mañana. Una promesa de aquel chico valía oro, y yo lo sabía.-Te tomo la palabra-.Dije todavía sonriendo. Muchos si nos observaran en aquel momento se preguntarían por qué sonreía de aquella forma y es que, después de tanto tiempo alejada de él, no había nada que me reconfortase y me diera tanta esperanza como aquella promesa.

avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Jul 30, 2017 7:41 pm

Las sonrisas de Cassandra siempre habían sido para el joven Díctamo motivo de deleite y regocijo; el origen de una fuerza que lo hacían sentir invencible. Aquella mañana, sin embargo, mientras contemplaba una vez más esa perfecta expresión impresa en el rostro de la muchacha, comprendió que se trataban de sensaciones destinadas a quedar para siempre en el pasado. Porque los sentimientos que ahora embargaban su corazón hablaban de cosas menos felices: culpa y angustia. Por haberla perdido, por haberla dañado sin pretenderlo, por obligarla a hacer uso de su inagotable fortaleza.

Lo consolaba la idea, al menos, de que ahora ambos estaban en paz, que aquel insoportable muro de hielo que los separaba comenzaba a derretirse. Seguirían transitando caminos separados sin renegar de los momentos en que ambos tuvieron ocasión de cruzarse.

—Nos veremos más tarde, entonces —prometió con una sonrisa tan poderosa y genuina como la de Cassandra, a pesar de todo—. Si lo que dijo Thomas antes es cierto, hoy será un día agotador. Debería descansar un poco para despedir como corresponde a quienes nos han dejado.

Una sombra de pesadumbre apagó el brillo de sus ojos al pensar en ello. ¿Cuántos más habrían de morir antes de que toda esta pesadilla terminara? ¿Estaban todos destinados a morir de manera paulatina? ¿Estaba Cassandra destinada a...? Dio la espalda a la joven Gilbert para que no tuviera oportunidad de reconocer el terror que entonces deformó las facciones del muchacho, y comenzó a ascender escalones sosegada lentitud. El pensamiento era devastador, pero no por eso menos probable. Dictamo decidió que era un buen momento para sanar su relación con la persona que amaba. Y no pudo evitar preguntarse si bastaría con aquello. ¿Habría llegado el momento de decirle la verdad? ¿Toda la verdad?


FDR: ¡Lamento TANTO la demora! He estado tan cansada que, como ves, no tengo cabeza para nada u.u


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Mar Ago 08, 2017 10:40 am

Me dolió descubrir en el rostro de Díctamo un halo de tristeza. Pese a que una pequeña sonrisa alegraba su rostro, podía ver cómo sus ojos desprendían culpabilidad. Pese a observar aquel detalle que no me hacía estar feliz, no lo pensé dos veces y me dije a mí misma que volvería a hacerle sonreír de felicidad. En el pasado mil y una veces me había dicho a mí misma que conseguiría quitar el caparazón que tenía el muchacho, que conseguiría descubrir que había tras aquella apariencia y tras aquellos ojos claros. Y, aquella mañana en el vestíbulo, volvía repetirme lo mismo. Costaría más o menos esfuerzo, sí, pero valdría la pena, cómo tantos meses atrás.

Asentí con una amplia sonrisa cuando el muchacho comenzó la despedida. Cualquier otra persona habría estado triste porque llegara el momento de despedirse pero yo sabía que, por fin, todo acababa de volver a empezar y valía la pena quedarse con aquel pensamiento para no volver a cometer los errores que habíamos cometido al abandonarnos el uno al otro.-Eso es, hoy va a ser un día pesado por lo que lo mejor que puedes hacer es descansar las pocas horas que te quedan-.Tras decir aquello volví a colocar mi mano sobre el pomo de la puerta y lo giré sin darle la espalda al muchacho, abriendo la puerta poco a poco tras de mi.

Esperé a que fuese él el primero en marcharse y observé cómo subía lentamente las escaleras de la mansión para dirigirse a su habitación.-Descansa bien, Díctamo-.Susurré por lo bajo. Nunca llegaría a saber si el chico había escuchado aquello o si no, al igual que nunca llegaría a tener el valor de preguntarle por qué me había dejado si él no era el primero en comenzar aquella conversación que tantas ganas tenía de entablar y, a la vez, tanto pánico generaba en mi. Solté un suspiro y tras verle desaparecer de mi campo de visión salí por la puerta, decidida a dar un paseo pero con otra perspectiva muy distinta de las cosas.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Vestíbulo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.