Salón de estudio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Salón de estudio

Mensaje por Statue of Liberty el Sáb Nov 13, 2010 6:51 pm





Salón de estudio




Si deseas estar rodeado de paz y tranquilidad, el salón de estudio es perfecto para ti.

Con amplias ventanas que permiten inundar de luz natural por las mañanas al lugar, hacen que tu minucioso “estudio” sea más agradable a diferencia de otras ocasiones en las que el lugar en que te encuentras no es ése.

Las diversas mesas impolutas de madera, conjuntamente con sus respectivas sillas, hacen del ambiente, inspirador.

Con detalles de los siglos pasados, permiten al estudiante explorar a fondo su historia, tras haber cruzado el par de puertas que se ubican al extremo del salón.

Si logras entrar en la noche, podrás disfrutar un espectáculo único: bajo la luz de la luna, podrás repasar todo lo aprendido en tu mente, mientras las estrellas tintinean. Pero cuidado: ¡Shhh!


avatar
Statue of Liberty
Monumento Histórico

Mensajes : 744
Fecha de inscripción : 11/11/2010
Localización : New York

http://www.clevermontcollege.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Lun Mar 17, 2014 3:36 pm

Desde el día de la boda de Emma y Andrew no había podido pasar mucho tiempo con Díctamo. Ahora que la dirección estaba ocupada tramitando cosas con Theodore y los suyos, los exámenes estaban a la vuelta de la esquina y era cuestión de un par de semanas que comenzara el último periodo del curso, los delegados habíamos tenido que estar encargándonos de bastante cosas que no nos dejaban mucho tiempo para nuestros temas personales. Cualquier persona diría que, como ambos teníamos el mismo cargo, podríamos encontrarnos en alguna que otra reunió, por los pasillos...pero no, la gente se equivocaba. Al haber tan solo dos delegados de Smaragdium -al igual que por cada casa-, cada uno se tenía que encargar de unas cosas, es decir, el trabajo nunca era el mismo para los dos y eso hacía que las cosas se tornasen más difíciles a la hora de vernos.

Como cualquier tarde en las últimas dos semanas, debía utilizar las horas que habían al terminar la última clase y antes de cenar para estudiar. Siempre había ido a estudiar a mi habitación pero aquella tarde había sido imposible ya que los de primero ya no tendrían más exámenes hasta la próxima semana y, para no pasar frío, se metían en la sala común, haciendo que no pudiésemos estudiar los más mayores. No me molestaba en absoluto que disfrutasen de su tiempo libre y por eso me había decidido por ir al salón de estudios que se encontraba en el segundo piso. Tras tomar todas mis cosas me encaminé hacia el lugar, observando por los pasillos cada una de las personas que habían por si acaso veía el rostro de Díctamo, cosa que no sucedió en todo el camino.

En parte agradecía no verlo porque sino no estudiaría en toda la tarde, pero esos días necesitaba su compañía. Abrí la puerta del salón con ayuda de un alumno que salía y tras agradecérselo me dirigí a una de las mesas de dos que estaban más cercanas a los ventanales. Dejé con cuidado mis libros y pergaminos sobre la mesa, sentándome en la silla y dirigiendo mi mirada a través del cristal. Definitivamente había hecho una excelente elección al sentarme allí.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Díctamo Betancourt el Mar Mar 18, 2014 4:52 am

Era extraño pensar que a pesar de la vorágine de cambios que habían consumido la vida del joven Betancourt en el último tiempo, existieran aún situaciones cuyo curso rutinario se mantuviera intacto, como su falta de tiempo para verse con Cassandra. Poco y nada parecía importarle a la vida que una de las principales razones por las que Díctamo había decidido convertirse en delegado fuera para pasar más tiempo junto a ella, o que ahora la relación entre ambos hubiese avanzado a un nivel mucho más estrecho; tal como había ocurrido durante sus años de amistad, estaban destinados a los encuentros fortuitos, a las distancias y las ausencias. Estaban destinados a extrañarse permanentemente.

Y aunque no lo demostrase a nadie, lo cierto era que semejante circunstancia comenzaba a ofuscarlo en la medida justa como para afectar su desempeño en el resto de sus actividades. Ideaba estrategias para la patrulla preguntándose si debería esperar a una nueva reunión de la clandestina agrupación para encontrarse con la chica, escribía los artículos del periódico pensando si ella lo leería y captaría la sutileza de sus denuncias ocultas detrás de cada pregunta de sus entrevistas, se olvidaba de las pautas musicales ensayadas por la orquesta cada vez que la recordaba, perdía la cuenta de porciones destinadas a las criaturas del profesor Rutherford... y la lista continuaba. A eso se debía la necesidad urgente de redoblar sus horarios de estudio para asegurarse de que podría retener los contenidos a pesar de su inevitable desconcentración. Y el hecho de acudir aquella tarde a la sala de estudio en lugar de la cómoda privacidad que su habitación le otorgaba respondía a una medida desesperada para alcanzar el éxito de sus objetivos: tal vez ver al resto de sus compañeros concentrados en algo lo ayudaría a prestar más atención a sus libros.

Pero temió su fracaso cuando a pasos del lugar establecido como meta volvía a preguntarse qué estaría haciendo Cassandra en aquel momento. ¿Ayudando a algún alumno pequeño con sus asignaturas? ¿Actualizar el tablón de anuncios de la sala principal? Ya había olvidado de qué modo habían acordado los turnos de sus deberes como delegados para esa semana...

... la vio luego de dejar atrás las primeras mesas. Solo eso hizo falta para que esa neblina espesa que lo hubiera fastidiado en el último tiempo consiguiera disolverse en menos de un segundo.

¿Puedo sentarme aquí? —le preguntó al alcanzar su mesa. La sonrisa en su rostro era eterna.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Mar Mar 18, 2014 1:10 pm

Tras pasar uno de mis dedos sobre el cristal, notando como el frío trataba de pasar a través de la superficie, posé ambas manos sobre la mesa de madera en la cual se encontraban todos mis trastos. Lo único que tenía en mente hacía unos minutos era ponerme a estudiar como si no hubiese un mañana, pero la imagen de Díctamo se me repetía constantemente en la cabeza y hacía que se me nublara por completo el juicio. Nunca se me ocurriría culpar de nada al muchacho pero era imposible no culparle de mis despistes habituales. Había llegado hasta el punto de sentirme avergonzada por estar constantemente notando un leve cosquilleo en la boca de mi estómago ya que al final esas mariposas hacían que me quedara embobada haciendo alguna tarea, en medio de clase, mientras leía algunos de los libros mandados por los profesores...era una sensación odiosa pero increíble de sentir. Nunca me había hecho sentir nada ni nadie de tal forma así que había llegado a la conclusión de que estaba experimentando una de las cosas más bonitas de la vida.

En eso se basaron los diez primeros minutos dentro de aquel salón, en pensar en él. Cuando me percaté de que estaba perdiendo desmesuradamente el tiempo no pude hacer otra cosa que sonreír, riéndome de mi misma mediante aquel gesto que se veía tan dulce sobre mis labios. Miré a mi alrededor, observando cada uno de los rostros de los chicos y chicas que me rodeaban. Algunas caras me resultaban familiares y otras demasiado familiares porque eran de alumnos que pertenecían a Smaragdium. Solté un leve suspiro, preguntándome qué se les pasaría por la cabeza a cada uno de ellos; ¿Estarían pensando en alguien en concreto como yo? ¿Estarían empleando estas horas para estudiar de verdad? -cosa que debería estar haciendo yo-,...Por desgracia, nunca podría llegar a saberlo. Siempre había pensado que leer la mente de alguien era meterse en su intimidad y por ello no lo había visto bien, a no ser que nos encontráramos en una situación que lo requiriese. Me mordí el labio inferior y volví a centrarme en mis apuntes de pociones, encontrándolos mucho más aburridos que de costumbre.

Cuando me mentalicé a mi misma de que no saldría de aquel lugar hasta saberme como mínimo una página de las tantas que tenía que saberme para la próxima semana, escuché una voz a mi lado que hizo que aquel y cualquier otro pensamiento que habitaban mi cabeza se desvaneciesen por completo. Me tomé unos segundos para reorganizar las cosas que habían sobre la mesa y me giré hacia Díctamo, sonriendo con amplitud y con un leve color rosado en las mejillas.-¿Tu qué crees?-.Le dije con tono juguetón mientras le hacía un gesto con la cabeza para que tomase asiento junto a mi. Traté de contenerme pero hacía días que no teníamos más de cinco minutos para nosotros así que me levanté de mi asiento y le tomé de las manos, alzando mi rostro para poder mirarle mejor a los ojos y poniéndome un poco más erguida para besar con dulzura sus labios.-¿Dónde has estado? Parece que te estés escondiendo de mi-.Dije tras separarme un poco de él soltando una leve risa.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Díctamo Betancourt el Sáb Mar 22, 2014 1:46 am

Retuvo a la joven un par de segundos más cuando esta se propuso romper el contacto. En general, Betancourt era el más reservado de los dos cuando de muestras de afecto públicas se trataba. Pero el repentino y terrible presentimiento de que transcurriría mucho tiempo antes de conseguir una nueva oportunidad para compartir el tiempo con la muchacha acabaría impulsándolo a olvidarse de todas sus reservas, de ignorar cualquier par de ojos curiosos y sostener delicadamente el mentón de la que siempre sería su más grande amiga, no obstantes los nuevos títulos que pudieran adjudicarse a los cambios en su relación.

¿Escondiéndome? —rió a escasos centímetros de sus labios antes de apartarse definitivamente y tomar asiento frente al lugar de Cassandra, permitiéndose un instante para contemplar la belleza que ella era capaz de irradiar con el destello de cada una de sus sonrisas. Y se sintió afortunado, como cada vez que sus ojos caían sobre ella—. Creí que era al revés, porque yo ya dejé atrás esos malos hábitos, ¿sabes? —Lo comentaba a modo de broma, pero ambos sabían hasta qué punto aquello era cierto. Muy atrás habían quedado aquellos días en que el muchacho de quinto año prefería escapar de las cosas. Y es que había acabado por comprender que sus comportamientos carentes de sentido sobraban en un mundo al que Theodore Worthington ya había arrebatado todo fragmento de lógica.

Vengo del aula de cuidado de criaturas mágicas —al final optó por contestar a la pregunta luego de unos segundos. Al instante la sonrisa acabaría cediendo su espacio a una expresión más bien... melancólica. Era la reacción refleja ante cada situación que consiguiera traerle a la memoria la desafortunada suerte del profesor Rutherford. Apresado en Azkaban, sin una justificación razonable... Apretó los puños sobre la mesa imperceptiblemente—. Me parece que tendré que hacerme el tiempo para visitarla más seguido. Las criaturas del cuarto privado se sienten inquietas. Algunas... tal vez demasiado —las cejas se encontraron en el centro de su rostro con la intención de formular una expresión de preocupación alarmante al recordar al pequeño colosal que llevaba semanas protagonizando un comportamiento sumamente descontrolado para su especie. Era inevitable no preguntarse si sus reacciones no responderían al vaticinio de algún acontecimiento terrible que estuviera por venir. Pero no deseaba torturar a su compañera con aquellas lóbregas especulaciones. Recompuso la expresión cuando volvió a mirarla—. ¿Qué me dices de tus escondites?


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Dom Mar 23, 2014 6:28 pm

Me dispuse a sentarme en mi asiento cuando noté que Díctamo me pedía con aquel agarre que no rompiera el acercamiento tan rápidamente. Deshice mis pasos anteriores para volver a aproximar mi rostro al suyo, llevando una de mis manos hacia su mejilla y acariciándola con dulzura. Mis ojos no se apartaron de sus labios durante los segundos que tardó el muchacho en decir aquello, haciendo que otra sonrisa brotara de la nada en mi rostro. Desvié mi mirada hacia la suya y encogí mis hombros, haciendo que mis gestos se volviesen más pícaros conforme iba avanzando la conversación. No quise reprocharle nada pero en mis ojos se podía ver un leve brillo que le pedía más. Solté un leve suspiro sin separar mis ojos de su espalda hasta que se sentó en la silla que había en frente de la mía, momento que aproveché para volver a retomar mi asiento.

Me acomodé sobre mi lugar mientras tomaba uno de los pergaminos abiertos que habían sobre la mesa y lo cerré, dando por terminada mi sesión de estudio sin siquiera haberla comenzado. Solté una carcajada al escuchar lo que me decía, recordando cada una de las veces que había tratado de encontrarle -sin éxito- hacía más o menos medio año.-Trataba de esconderme pero al parecer este juego no se me da tan bien como a ti porque has acabado encontrándome tu primero-.Alcé mis cejas hacia arriba y le miré de forma juguetona. A sus espaldas pude ver a una muchacha que no nos quitaba los ojos de encima. Supuse que no estaría pensando nada malo ya que su semblante era sonriente. Le hice un gesto de cabeza a modo de saludo pese a que apenas la conocía; no me agradaba la idea de que alguien estuviera observándonos o escuchando nuestra conversación.

Algo se encendió en mi cabeza cuando escuché de donde venía, obligándome a mi misma a no reír al recordar la escena en el bosque prohibido. Comencé a juguetear con mis dedos, entrelazándolos unos con otros mientras Díctamo me comentaba lo que les ocurría a algunas de las criaturas que se encontraban allí encerradas y me acordé de una en concreto, un colosal que me resultaba más que familiar.-Quizás necesiten algo de aire fresco, llevan encerradas una buena temporada...y bueno, espero que no te quiten todo el tiempo libre-.Traté de encarrilar la conversación hacia otro punto que acababa en el poco tiempo que teníamos para vernos. Quería contarle lo ocurrido con Ioan Mathews en el bosque pero no me parecía el lugar adecuado como para hacerlo. Cuando volví a mirarle fue inevitable no sentirme culpable al ver su semblante, parecía bastante preocupado. ¿Habría tenido algún inconveniente con aquella criatura? Tragué saliva con disimulo y le sonreí de lado tras escuchar su pregunta.-La verdad es que he tenido que pasar más tiempo del esperado en los terrenos y en mi habitación estudiando-.Y esa era la verdad. Con todo lo del galovic y con mis excursiones junto a Ioan, el tiempo que no me pasaba ayudando a los demás o estudiando lo pasaba en los alrededores de College.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Díctamo Betancourt el Vie Mar 28, 2014 7:59 pm

Sería fantástico decir que no me quitarán tiempo —su sonrisa no fue más que un amago desvaído, del tipo que acostumbraba a estilar cada vez con más frecuencia conforme transcurrían los días; era el precio que debía pagar por la madurez y valentía alcanzada hasta entonces. Tanto entendimiento terrible, tanta resolución a mantenerse firme en una lucha que parecía imposible a ratos conseguía sobrepasar a cualquiera. Díctamo lo toleraba, pero su semblante parecía ya agotado de transparentar su entereza en todo momento, lo que en cierta medida era bueno, pues así se camuflaba con el ánimo de la inmensa mayoría del college—, pero tienes razón. Necesitan aire fresco... y para eso hará falta gestionar un par de cosas, conseguir permisos, etc. —bajó la vista a los pergaminos cerrados de la muchacha, y solo entonces se le ocurrió preguntarse -no sin remordimiento- si no habría llegado a interrumpir sus estudios. Lo habría preguntado directamente e incluso hubiera sugerido un encuentro futuro, en algún momento más adecuado... de haber sido otras las circunstancias. Pero aquella oportunidad era irrepetible—. Pensaba organizar alguna actividad extra programática para los alumnos que cursaban cuidado de criaturas mágicas —los ojos verdes continuaban contemplando los libros y pergaminos, luego sus manos siguieron el recorrido, por hacer algo—, ya sabes, en tanto mantienen la asignatura sin profesor. Pero obtener el consentimiento del director... que descubran a la patrulla sería más sencillo.

Y eso era prácticamente imposible, considerando las miles de precauciones que tomaban a diario y a cada nuevo asalto. Las siguientes aclaraciones de la joven finalmente lo llevarían a apartar los ojos de la mesa y observarla repentinamente curioso.

Has... ¿has tenido que? —al incorporarse había recuperado la sonrisa. La afirmación sonaba demasiado extraña, demasiado sospechosa como para dejarla pasar. Al inclinarse ligeramente sobre la mesa y dejar caer las siguientes palabras en medio de risas ligeras, susurraba—: Eso sueno como si... te trajeras algo entre manos.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Vie Abr 04, 2014 7:04 pm

Le puse ojos de perrito abandonado, acompañados por un leve puchero formado por mi labio inferior tras escuchar lo que acababa de decir. Me alegraba muchísimo que Díctamo se preocupase tanto por las criaturas mágicas medio abandonadas del College ya que eso decía mucho de él y de su personalidad. Aquel era uno de los rasgos que me habían ayudado a cogerle más cariño del que se le coge habitualmente a alguien que solo quieres como amigo.-Entonces…eso significa que, a parte de compartirte con los profesores y el resto del Clevermont College, también tendré que compartirte con las criaturas mágicas…-.Solté una leve carcajada sin apartar mis ojos de los suyos y me mordí el labio inferior. Pese a que era una broma lo que acababa de decir, tampoco era nada que se apartase mucho de la realidad. Aquel pensamiento se desvaneció de mi cabeza cuando el muchacho prosiguió.-Si necesitas ayuda con cualquier cosa puedes decírmelo, dos delegados hacen más que uno solo-.Sonreí con dulzura y vi como desviaba su mirada hacia mis pergaminos. Sentí la necesidad de apartarlos de su vista, no quería que pensase que debía estudiar urgentemente y que estaba interrumpiendo.

Posé una de mis manos sobre las de Díctamo, sonriendo de lado y obligándole a estar quieto con mis pergaminos. Por su gesto nervioso supe que algo se le estaba pasando por la cabeza. Cuando dijo su idea en voz alta no me pareció nada tan imposible de conseguir…al fin y al cabo yo estaba planeando convencer al director de que volviera el Galovic al College. Carraspeé mi garganta casi en silencio y me encogí de hombros.-No creo que sea una idea tan alocada. Está claro que Theodore no es muy fácil de convencer pero seguro que algo puedes conseguir-.Asentí unas cuantas veces para darle más consistencia a mis palabras.

Una sonrisa divertida se posó sobre mis labios tras escuchar las palabras dichas por el delegado y desvié mis ojos hacia la mesa cuando noté los de Díctamo sobre mi.-Si…he tenido que-.Noté la proximidad de su cuerpo hacia mi posición y se me aceleró el pulso. Era imposible no contarle cualquier cosa cuando se ponía de esa forma tan…Una risa nerviosa se me escapó de los labios, fundiéndose con las suyas. No pude resistirlo más y alcé mi mirada, topándome con su rostro a escasos centímetros del mío.-Eso no suena de ninguna forma…eres tú, que en seguida sacas conclusiones precipitadas-.Era imposible creer lo que decía ya que mi sonrisa afirmaba otra cosa bien diferente a mis palabras.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Abr 13, 2014 12:32 am

Sentir el peso de la mano de Cassandra sobre la suya conseguiría disipar sus dudas en buena medida, no obstante, mantenía el cable a tierra. Aún cuando Cassandra tuviera razón, aún cuando en realidad la idea no resultase tan alocada como se oía de buenas a primeras... persistía el hecho de que el director, bajo ninguna circunstancia, estaría dispuesto a conceder alguna petición del alumnado así como así. Pero si encontraba el modo de que su idea beneficiara a Worthington de algún modo, tal vez existiera una esperanza. Tendría que pensarlo un poco más antes de actuar, pero la sonrisa que entonces adornaría su rostro agradecía profundamente las palabras de la chica. No entendía cómo, pero un par de palabras siempre le bastaban a su amiga para dar en el blanco de cualquier asunto.

Luego adivinó su nerviosismo sin dificultad. Estaban tan próximos el uno del otro, que al oír el extraño matiz de su risa estuvo seguro de que la muchacha ocultaba algo, dijera lo que dijera—. No hago más que llegar a las conclusiones a las que me llevan cada una de tus reacciones, Cass —su sonrisa se hallaba tan próxima a la se ella que compartían el mismo aire. Díctamo se dejó embriagar con la dulzura cálida de su aliento, resistiendo difícilmente el impulso de reducir la distancia que los separaba e intentando en cambio descifrar la posible causa de aquel inusual comportamiento. No pudo hacer más que volver a reír tras unos segundos de elucubraciones infructuosas en las que se dispuso jamás apartar la mirada—. ¿Sabes? No tienes por qué decirme nada si eso es lo que quieres. Así que no hace falta que me culpes por tu lamentable habilidad para mentir.

Acarició con suavidad la mejilla de la Smaragdium antes de volver a enderezarse sobre su asiento y contemplarla, divertido. En los ojos del muchacho no existían rastros de rencor alguno por la existencia de aquel secreto descubierto. Era una da las tantas cosas que lo diferenciaban de Madrágora: en tanto ella necesitaba saciar su curiosidad hasta encontrar al fin algún límite, el joven Betancourt comprendía que todos tenían derecho a conservar un espacio ideológico que no perteneciera a nadie más que a uno mismo. Él tenía el suyo, de modo que no podía cometer el descaro de exigir a su compañera que exhibiera el propio.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Mar Abr 15, 2014 8:21 pm

En aquel momento maldije todo lo que a él se refiriese; su sonrisa, su voz, sus ojos, la forma en la que me miraba,...Díctamo conseguía hacer que me pusiera nerviosa con tan solo un poco de acercamiento, jugaba con mi nerviosismo porque me conocía a la perfección. Estaba segura de que el hecho de que alguien te conociese tanto era siempre una ventaja, pero en ocasiones como estas, en las que el chico se dedicaba a tantear mi terreno de forma juguetona, conseguía crisparme los nervios ya que se aprovechaba de la forma en la que yo me sentía al tenerlo cerca para comportarse de una forma u otra. Claramente siempre lo hacía con buenas intenciones pero a mi me hacía sentir vergüenza de mí misma porque mis inseguridades aparecían nuevamente. ¿Y si pensaba que era demasiado pesada? ¿Y si se cansaba de que las cosas siempre fueran fáciles y aburridas?

Una vez más su voz consiguió que apartara aquellas preguntas tontas de mi cabeza, permitiendo que me centrase de lleno en aquel momento que tanto trabajo le había costado al destino ofrecernos. Aquel nuevo comentario fue lo que hizo que me quedase aún más claro lo mucho que me conocía. Tragué saliva al ver su sonrisa casi encima de la mía, notando como el bello de mi nuca se erizaba poco a poco conforme su respiración y la mía se convertían en una sola. Me mordí el labio inferior cuando bajé mi mirada para posarla sobre sus labios y cuando se río lo volví a maldecir en silencio, volviendo a mirarle directamente a los ojos.-Me conoces demasiado...por mucho que tratara de mentirte sin que te dieras cuenta no lo conseguiría nunca...-.Hice una pequeña pausa ya que me descentré por unos segundos. Todavía me costaba controlarme en algunas ocasiones.-Eso será un problema a la hora de prepararte sorpresas-.Solté una leve carcajada y posé mi mano sobre la suya cuando noté el tacto cálido de su piel sobre la mía.

En aquel instante sentí ternura. Ese sentimiento no se debía solamente al gesto dulce que acababa de tener el Smaragdium, también se debía a la forma en la que me demostraba la plena confianza que tenía en mi. Me dio un vuelco el corazón y me sentí un poco culpable. No le estaba ocultando nada demasiado importante pero él era mi confidente y sentía la necesidad de contárselo.-Quizás hayas notado que un Colosal anda un tanto nervioso y es porque...-.Le conté todo lo ocurrido con Ioan Mathews aquella tarde-noche de hacía aproximadamente una semana. Esperaba que no se mosquease por no habérselo dicho antes. Cuando me asegurase de que había asimilado todo lo que le acababa de contar, le comentaría el plan que habíamos pensado Bernice Adams y yo.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Díctamo Betancourt el Vie Abr 25, 2014 4:12 am

La mención de un colosal nervioso fue todo lo que hizo falta para producir en Díctamo un respingo repentino que lo obligó a concentrar toda su atención en la muchacha—. ¿Cómo sabes que...? —la consternación se hizo cargo de frenar la pregunta antes de encontrar su fin. Aunque llevaba tiempo de intentar dar solución al problema con aquella temerosa criatura, no había hecho mención del tema con nadie y resultaba poco probable que alguien pudiera estar al corriente del mismo; los abandonados dominios del profesor Rutherford habían sido relegados a un triste espacio en medio del olvido. Pero antes de que sus dudas pudieran verse mayormente alimentadas, Cassandra se hizo cargo de esclarecer el asunto.

Al término del relato, sin embargo, la expresión de Betancourt se mantenía inamovible.

En ese caso, me espera una seria conversación con Ioan —solo al mencionar el nombre pareció ceder a un ánimo extraño, la insinuación apenas asomada de una irritación bien controlada que no tardó en volverse decepción cuando reanudó su atención en la joven—. Tendrías que habérmelo dicho, Cass. Quizás habríamos conseguido que la experiencia fuera menos traumática para él con alguna técnica avanzada para dar con su paradero y devolverlo al cuarto de criaturas. Ahora está como loco —aunque la exhalación posterior daba cuenta de una agotada frustración, procuró recomponer su actitud. Su amiga no era más que una cómplice del verdadero responsable de aquel problema, de modo tal que no tenía sentido desquitarse con ella... y no lo habría hecho aún si lo hubiese tenido. No tenía el menor interés de desperdiciar aquel encuentro con momentos cargados de tensión—, pero se solucionará en algún momento. Te agradezco la información.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Miér Abr 30, 2014 8:16 pm

Cada vez que pronunciaba una palabra más respecto a la pequeña aventura que habíamos vivido Ioan y yo junto al Colosal veía como el rostro de Díctamo iba evolucionando. Aquello me decía que debía callarme de una vez por todas pero una vez comenzado el relato el muchacho no estaría dispuesto a quedarse con más dudas, por ello finalicé mi historieta cuanto antes y sin omitir ningún detalle importante.

Primero mostró cierto gesto interrogante y, tras este, no mostró absolutamente nada. No pude adivinar si estaba decepcionado porque no le había dicho nada antes, si estaba sorprendido porque no me imaginaría nunca con aquel chico...No pude saber cómo se sentía, detalle que me hizo sentir culpable. En absoluto me arrepentía de habérselo contado y tampoco de haber pasado aquella tarde con Ioan, tan solo me entristecía que el bonito momento que estábamos viviendo mi amigo y yo se hubiese convertido en aquella mezcla tan extraña de sentimientos que hacían que un no sé qué en la boca de mi estómago no me dejase estar del todo cómoda.

Solté un largo suspiro cuando escuché lo que pretendía y en un principio no quise entrometerme en sus decisiones pero me acordé de que le había dicho a Ioan que no hablaría con Díctamo de esto, detalle que me hizo cambiar completamente de idea.-No creo que debas hablar con él-.En un principio no quise añadir nada más pero luego me lo replanteé-.Créeme, yo ya le eché en cara lo mala que había sido su idea y le ayudé porque sabía que solo no conseguiría encontrarlo-.El Smaragdium continuó hablando y no hice otra cosa que dirigir mi mirada hacia otro lugar de la habitación. No quería mirarle a los ojos mientras me recordaba lo mal que había actuado y las decisiones que había tomado.-Bueno lo siento. Yo tampoco quería que la criatura terminara perturbada...no era nuestra intención-.Al menos no era la mía, claro.

Los segundos en silencio me estaban matando, me daba la sensación de que no pasaba el tiempo. Me mordí el labio inferior para tratar de desviar mi atención hacia otra cosa que no tuviera nada que ver con Díctamo justo antes de escuchar lo último que dijo. Definitivamente le había sentado muy mal lo que habíamos hecho. Entendía el porqué de su reacción pero su sequedad me pareció tan brusca...su forma de hablar solo conseguía hacerme sentir peor.

Decidí no añadir nada más.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Díctamo Betancourt el Lun Mayo 05, 2014 2:04 am

Saberse repentinamente el único responsable de la contrariedad apenada que para entonces Cassandra dejaba en evidencia le sentó realmente mal. Sintió el vacío en el estómago, un frío repentino y la culpa que se instaló sobre su rostro en forma de mirada acongojada.

Lo siento —musitó en medio de susurros avergonzados—. Yo no quería... no fue tu culpa, Cass. Solo intentabas arreglar las cosas, lo sé. No tienes por qué disculparte —Se había planteado la posibilidad de agregar que el asunto no había sido tan grave como él mismo había dado a entender, pero no quería mentirse ni a él ni a la muchacha. El colosal se hallaba en una situación muy delicada y pasaría mucho tiempo antes que Díctamo consiguiese ganarse su confianza para que retornase al estado de calma propio de la especie. No contaba con mayores alternativas entonces que las de aguardar a que sus palabras, el tono cálido de su voz calma y la mirada sumisa lo ayudasen a proporcionar un poco de alivio a su compañera de casa. La mano que tímidamente reptaba por la mesa y buscaba los dedos de la joven no eran más que una medida adicional a las ya establecidas.

¿Qué opinas si nos olvidamos de eso por ahora? —la propuesta llegó luego de un incómodo minuto de silencio, cuando le resultó más sencillo volver a elaborar una sonrisa relajada—. Hay un par de cosas que necesito comentarte, Cass. Aunque... —de forma repentina, estirando las últimas sílabas de su frase, los ojos del muchacho resolvieron recorrer la sala de estudio con una mirada casual, inofensiva solo en apariencia. Solo personas como la joven Gilbert, que llevaba buen tiempo aprendiendo de los comportamientos de Betancourt, eran capaces de descifrar el matiz de alerta magníficamente disimulado tras el gesto de perezoso desinterés... me parece que este no es el lugar más adecuado para eso.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Miér Mayo 07, 2014 8:51 pm

Tragué saliva sin intenciones de romper el silencio. No estaba enfadada ni mucho menos pero no sabía qué más añadir...al fin y al cabo Díctamo tenía razón. Ioan y yo no nos habíamos comportado como personas responsables, solamente nos habíamos centrado en pasarlo bien utilizando como pretexto a aquel pequeño animal. Uní encima de la mesa mis dedos para juguetear con ellos, notando como cierta incomodidad se comenzaba a respirar sin mucho esfuerzo en el aire.

Las disculpas del chico me pillaron desprevenida y cuando escuché aquel par de palabras salir susurrantes de entre sus labios una pequeña espinita se me clavó en el pecho. Al parecer cuando decides tener algo más con una persona los sentimientos se vuelven tan fuertes que acabas discutiendo por cualquier cosa. A ver, yo no consideraba lo ocurrido como una discursión grave pero no me agradaba estar así con él. Dibujé una media sonrisa dulce en mis labios incluso antes de escuchar lo que llegó a continuación. Me mordí el labio inferior sin que la sonrisa se esfumase de mi rostro y le miré a los ojos, notando como sus dedos se entrelazaban con los míos. Era imposible que no se esfumase todo lo ocurrido de la mente si me miraba de aquella forma y se comportaba así.

Al parecer habíamos pensado exactamente lo mismo, ambos acabábamos de decidir apartar aquel tema de nuestra indefinidamente.-De acuerdo, dejemos ese tema. De todas formas si necesitas que te eche una mano con la criatura no tendré ningún problema en hacerlo-.Tras terminar aquella frase estreché su mano con más fuerza. Pudo notarse un cambio de actitud en mi tras lo que dijo el chico. Un leve brillo se encendió en mi mirada, un destello cargado de curiosidad. Esperé a que prosiguiera mientras me fijaba en los gestos mal fingidos que se estaba dedicando a realizar. Me obligué a mi misma a no reírme por su comportamiento y carraspeé mi garganta para disimular.-Entonces llévame al sitio adecuado-.Susurré mientras me acercaba por encima de la mesa hacia su posición.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Mayo 11, 2014 5:28 am

Díctamo continuaba escrutando los rostros de cada uno de los alumnos presentes en la sala de estudio para cuando su compañera de casa dejó caer entre ambos una última propuesta. Cierto era que los vicios paranoicos del joven Betancourt habían quedado atrás, en un pasado igual de oscuro al que hoy debía atravesar, aunque bastante menos soportable. No obstante, olvidarse de la desconfianza enfermiza y exagerada no había liquidado su sentido de precaución natural. Él sabía tan bien como Cassandra cuán probable era la posibilidad de que alguien decidiera prestar oído a la conversación mantenida entre ambos en un momento tan inoportuno como aquel... y no podía permitirlo.

Descubrió con un respingo de sorpresa la proximidad de su amiga cuando finalmente decidió concentrar su atención en ella, y sonrió con la dicha que solo ella era capaz de despertar en aquel estudiante de expresiones más bien comedidas—. Me siento culpable —confesó, sin manifestar intenciones de romper aún la proximidad establecida por la chica—. He terminado de arruinar una prometedora jornada de estudios para ti, Cass... pero esto es importante. Quizá, si nos damos prisa, pueda enmendar la falta a tiempo. No me iría mal que me enseñaras tus clases, para ir adelantando contenidos.

Solo entonces y no sin algo de reticencia rompió el contacto visual para ayudar a la muchacha a ordenar sus pertenencias, incorporándose con un movimiento pausado que evidenciaba su preferencia de quedarse ahí, frente a ella, contemplándola hasta que el mundo se hiciera pedazos en torno a los dos. Le tendió una mano entusiasta para encaminarla fuera del salón de estudio y de las miradas curiosas que seguirían con disimulo cada uno de sus pasos.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Salón de estudio

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.