[A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Elizabeth Weasley el Dom Feb 17, 2013 8:04 pm

Era un reto el escaquearse por la noche. A saber qué impertinencias andarían presentes, o a saber qué miedos se habían reencarnado en una situación tan incómoda como exasperante. Liza se hallaba sentada dentro del pequeño quiosco, bajo una postura principesca. Una Julieta pelirroja aguardaba ante la infinidad nocturna, como si esperase algo inalcanzable, onírico y utópico. Pero su vida no era un cuento. Lo único que sentía era un frío sentir de la brisa colisionar con sus facciones de porcelana manchada.

Jugaba con sus dedos, distraída, divagando en un camino mental que la conducía a un callejón sin salida, y que al llegar, despertaría. Aún no era el momento, era tan espesa aquella niebla espiritual que no podía apartarla con sus manos. Movimientos, gestos, respiraciones involuntarias acompañadas de una vista fija y melancólica. En su cabeza apareció aquella imagen que tanto anhelaba, que tanto deseaba tener delante, sin embargo, no era así. La inconformista alumna de Phoenîceum debía asumir su derrota.
avatar
Elizabeth Weasley
Phoenîceum de sexto

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 08/06/2011
Localización : A tomar viento.

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Françoise A. Laròcque el Miér Feb 20, 2013 5:08 pm

Françoise llevaba varios meses deambulando sin propósito alguno por el College, salteándose las clases y evitando los lugares concurridos como el comedor y la sala principal de su casa. Había días que hacía huelga en el pasillo del cuarto piso durante horas y acababa durmiéndose allí, tumbada en el suelo. Pero aún con todo aquello, no había sido capaz de toparse con Theodore nuevamente. Había probado golpeando a su despacho, lloriqueando frente a éste, pero jamás se había abierto la puerta para darle paso. Los días transcurrían y cada vez se encontraba más desolada.

En medio de aquella desolación, su desvaído andar la había llevado hasta los terrenos del College, guiándola a tropezones por la hierba. Fue así, en uno de ellos, que acabó tumbada panza arriba a pocos metros del quiosco, con sus ojos fijos en el firmamento. Había demasiado silencio, una exagerada calma recorría el aire. Pero eso no se extendería por mucho tiempo, pues pronto habría de soltar un aullido desgarrador, seguido por sendas dramáticas palabras.

-¡Oh! ¡Mi dulce y bien amado Theodore! ¿Por qué me has abandonado?
avatar
Françoise A. Laròcque
Cadáver en putrefacción

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Elizabeth Weasley el Vie Feb 22, 2013 10:40 pm

La brisa incesante seguía transmitiendo serenidad a la figura de Weasley. Fija como una estatua, cerr´los ojos, admirando los fenómenos atmosféricos nocturnos. Esperaba abrirlos y ver un inmenso grupo de luciérnagas rodeando su esbelta figura, o haciendo figuras familiares por el cielo. O quizás el piar de las golondrinas primaverales. Abrió los ojos, fue de repente. Escuchó una voz que sobresalía del mínimo decibelio permitido en el lugar. Se percató la pelirroja.

No estaba muy lejos el causante, en este caso, la causante, de aquel estruendo casi instantaneo. Miró a su alrededor y se levantó, contemplando una figura tumbada en la hierba. Con aquellas palabras podía adivinar quién era. Y acertó justo cuando sus pies se encontraban a escasos centímetros de la cabeza de la rubia Françoise.

- ¿A ti no te han dicho que no se puede salir por la noche? Eres una chica muy mala, a pesar de tu fingida inocencia. Jodida perturbada. - un impulso de rabia, pero controlado, abordó la escasa distancia entre ambas. Luego mantuvo la mirada hacia la hierba y el contorno de su cuerpo en ella, esperando no menos que una respuesta coherente y concisa.
avatar
Elizabeth Weasley
Phoenîceum de sexto

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 08/06/2011
Localización : A tomar viento.

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Françoise A. Laròcque el Sáb Feb 23, 2013 2:26 am

Y así como su aullido había roto la calma que la rodeaba, al eco de su grito le siguió el silencio. Su cuerpo se revolcó por la hierba, quedando luego tendido de costado, con las piernas y los brazos apuntando en extrañas direcciones. Su respiración impregnó sus pulmones del olor a hierba, y las finas partículas de tierra seca atravesaron sus fosas nasales, haciéndola toser. Volvió a colocarse boca arriba, casi ahogándose por la picazón que recorría su garganta, pero sin inmutarse por encontrar una solución. Parecía incluso deleitarse por aquella sensación. Inmersa en su propio mundo de penas, tardó en reaccionar a la queja que una pelirroja, a la cual ni siquiera se ocupó de identificar, le estaba haciendo.

-Soy mala, mala, y Theodore debe castigarme -soltó con desidia, moviéndo su cabeza de un lado a otro violentamente, casi como si estuviese siendo poseída por algún espíritu maligno.

No era lo suficientemente consciente como para entablar una conversación. Ella era sólo su mundo. Ella era luz, era sombra. Era el mismísimo infierno llamando a la puerta del Cielo. Un paraíso al cual sólo podía ingresar si su amado de los ojos azules acudía para tomarla de la mano y guiarla hasta allí.

avatar
Françoise A. Laròcque
Cadáver en putrefacción

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Elizabeth Weasley el Sáb Feb 23, 2013 4:24 pm

Una vez se encontraba en frente suya, no pudo evitar fijarse en sus extraños gestos, en su manera inquieta de moverse que le hacía ponerse más nerviosa que antes, justo cuando fue perturbada por aquellos aullidos típicos de una loba. Desquiciante, bajó a su altura, captando sus palabras con más clareza, sin apartar la mirada en ella. Admitía una simple falacia propia de su mente perspicaz y la verdad es que no le sentó muy bien. La cogió de los hombros y la sacudió un par de veces contra el suelo, sin ánimo de atentado o acoso escolar, en cualquier caso. Necesitaba que reaccionase, que cesase su delirio emocional, físico, el que fuese.

- Me pones de los nervios, ¡detente! -esta vez se encargó de ponerla recta, en frente suya, de rodillas. Chocó su mano en la porcelanosa mejilla de Françoise, la trastornada. Esperaba reacciones positivas ante lo que pasaba, porque si no correría hacia dentro del colegio y así no salir hasta un semestre. Que se den estos casos en el colegio era un tanto deprimente. - Tranquila, ¿vale? Perdona por lo de antes. No era mi intención decirte eso. ¿Qué te ocurre? Venga, puedes confiar en mi. - la miraba, cara a cara, penetrando su mirada en sus azulados globos. Esperaba una respuesta, impaciente.
avatar
Elizabeth Weasley
Phoenîceum de sexto

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 08/06/2011
Localización : A tomar viento.

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Françoise A. Laròcque el Dom Feb 24, 2013 6:49 am

Françoise seguía inmersa en su mundo, donde el único motivo de su existir era Worthington y todo aquello referente a él. Pero, como en ese momento su ausencia hacía estragos en ella, aquel universo mágico en su interior se encontraba decayendo a la velocidad con la que un meteorito se desintegra luego de atravesar la atmósfera. Y lo cierto, es que las sacudidas de Elizabeth, lejos de devolverla a una realidad más placentera, sólo la hicieron caer en la cuenta de lo cruda que era ésta y de la soledad que la amparaba de toda alegría que pudiese querer tocar a sus puertas. De pronto, todo el peso de la ausencia de su amado de ojos azules se hizo intensamente presente, castigándola como un latigazo directo a su espalda desnuda.

-Theodore... ¿Dónde está? -preguntó, cogiendo súbitamente a su auxiliadora con sus garras desaliñadas-. No ha venido a buscarme, ¿por qué? ¿Acaso te ha enviado él a que me lleves a sus aposentos? -sus ojos brillaron súbitamente, con un destello de esperanza- O no... ¿Por qué estás aquí? ¡No te quiero ver a ti! ¡Lo quiero a él! ¿Por qué no ha llegado todavía? ¿Acaso intentas impedirme que me reúna con él?

Un gemido tortuoso cortó el aire como una daga afilada, apuñalando su corazón en el fin de su recorrido.
avatar
Françoise A. Laròcque
Cadáver en putrefacción

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Elizabeth Weasley el Miér Mar 06, 2013 4:09 pm

No entendía nada. Decía tantas tonterías que no era capaz de ordenar el torrente de ideas que se le venían a la cabeza. ¡Había llegado de Hogwarts hace no mucho y ya le estaba pasando de todo en Nueva York! Menudos bichos raros, espero que no nos tomen como herejes y nos hagan un intento de atentado. Aunque con taradas como ella podría. No la conocía mucho, sabía que siempre estaba decaída, seria, preocupada, pero no conocía los motivos, tampoco sabía que sus reacciones llegasen a ser tan extremas, parecían ataques de ansiedad mezclado con brotes psicóticos preocupantes. Y eso que no era psicóloga.

¿Theodore? ¿El director? ¡Pero qué dices! Como que ese carcamán se va a fijar en ti, eres demasiado joven para él, ¡búscate otro de tu edad! -algo olía a chamuscado en esta burda conversación, ¿para qué reclama su presencia? O mejor, ¿se cree que en realidad la llevaría hacia él? Preferentemente, se quedaría quieta, aunque no mucho le faltaba para obedecer su reclamo. Miró al cielo estrellado, dándose cuenta del momento del día en el que estaban. Antes de llevarse una bronca sería mejor que fueran hacia dentro. Sí, incluida ella. - Vamos Françoise, hay que ir a dormir, no puedes quedarte aquí. - mencionó, ignorando lo último que la rubia dijese. Intentó cogerla del brazo, aunque conociéndola, no recibiría una respuesta muy ortodoxa que digamos.
avatar
Elizabeth Weasley
Phoenîceum de sexto

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 08/06/2011
Localización : A tomar viento.

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Françoise A. Laròcque el Miér Mar 06, 2013 8:24 pm

Sus ojos, perdidos en la desesperación, se movían inquietos de un lado a otro cómo si esperase ver aparecer a su amado súbitamente por algún lugar. Su visión se vio nublada cuando las lágrimas empezaron a brotar de sus ojos, presos de un capricho lastimero que estaba mermando con violencia el alma de la joven. Sus gritos de dolor se hicieron oír, cuando aferrándose a la vestimenta de la joven cayó de rodillas ante ella, contemplándola en una angustiante súplica.

-Eso no es cierto, Theodore me ama... Yo lo sé. Él me lo demostró c-cuando... Me c-contemp-plaba con s-sus ojos azules y m-me tomaba d-del... -una lluvia de recuerdos la invadió. Un calabozo mal oliente, su cuerpo indefenso tendido en el suelo y la sombra tan admirablemente tétrica de Worthington cerniéndose sobre ella, con el brillo de sus ojos como la única luz que había contribuido a acrecentar su locura-. ¡THEODORE! ¡THEODORE! -sus chillidos hicieron eco en la oscuridad de la noche, desparramándose por los rincones e ingresando por todas y cada una de las ventanas abiertas del College. Al sentir cómo la pelirroja la cogía del brazo, luchó por zafarse de su agarre, continuando con sus gritos.

-¡Theodore! ¡Ayúdame! ¡Theodore! -su llanto y el esfuerzo que hacían sus pulmones por evocar el nombre de su amado parecían ahogarla, pero su respiración entrecortada no sirvió en lo absoluto para amainar la desesperación con la que gritaba y pataleaba, llorando como una niña por su amor no correspondido.


avatar
Françoise A. Laròcque
Cadáver en putrefacción

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Raziel P. Slaughter el Jue Mar 07, 2013 5:31 am

En medio de la penumbra que consumía lentamente las formas de todo objeto visible, una sombra pareció remarcarse a la distancia, haciéndose más grande y oscura a cada nuevo segundo. Hasta que adoptó el inconfundible perfil de una figura humana que se aproximaba, parsimoniosa y distinguida. No transcurriría más de un minuto cuando el tenue resplandor de la luna revelase el rostro circunspecto de Raziel Slaughter. La resolución de su avance no era comprobable en su mirada incomprensible. Sin embargo se adivinaba en la seguridad de cada paso que hacía flamear su túnica tras él, en un agitado vaivén cuyo tenue sonido parecía susurrar secretos funestos.

Había oído los clamores. Con la claridad de una austera canción habían llegado hasta sus oídos en el patio interno del edificio, que era el lugar donde hasta entonces se encontraba realizando su vigilia nocturna. Y no se había detenido a recapacitar para acudir al encuentro con la voz que flotaba en el aire, dispersando su melancólica y trastornada esencia. El profesor había comprendido de inmediato de quién se trataba; no era la primera vez que le tocaba presenciar alguna dramática escena protagonizada por la joven Laròcque. Su falta de mesura había pasado a constituir un problema conocido, y más aún: un inconveniente que comenzaba a transgredir los límites que su amo podía llegar a soportar. Se lo había mencionado en más de una ocasión. Así que llegaba el momento de una intervención definitiva, que procuraba mucho más que restituir la calma nocturna perdida entre los alaridos de Françoise. Comprendería que la gestora de su actuar no se encontraba sola cuando finalmente hubo de alcanzarla en los terrenos del college. Incluso entonces su rostro mantuvo en alto una flemática mueca. Distante. Lóbrega.

Alumna Weasley —Llamó la atención de la acompañante, manteniendo el timbre de su voz impasible, todavía entendible a pesar del interminable llanto en que prorrumpía su objetivo, resistiendo a las tentativas de ser arrastrada al interior del edificio. Ya desde lejos había conseguido advertir gran parte de la irracional conversación. Sus ojos, sin embargo, ocultaban su nivel de entendimiento sobre la situación en tanto centraban su atención a la estudiante pelirroja, ignorando de momento a la arrodillada muchacha junto a ella. Prosiguió con una pausada desenvoltura—. Confío que en su calidad de delegada poseyera el conocimiento de que los merodeos nocturnos no están permitidos —Al proceder a una pequeña pausa, un amenazante destello atravesó su mirada frívola—. Retírese. Ahora mismo. Y olvidaré el castigo que debiera de otorgarle por sorprenderla cometiendo semejante falta.

Sin detenerse a comprobar que la joven descubría el peligro contenido en aquella orden y se decidía a obedecerla, cerró sus manos en torno al brazo de Françoise que la recién despachada alumna había intentado sostener sin resultados exitosos. Tras el frío agarre se ocultaba un ímpetu de indudable firmeza. Solo un movimiento, certero y calculado, fue lo que precisó para ponerla en pie—. Esta es su noche de suerte, señorita Laròcque —murmuró cercano al oído de la muchacha para asegurar que sus palabras eran captadas sin que el inagotable llanto de la misma pudiera convertirlas en un balbuceo sin sentido. La forzó a iniciar el camino de retorno al castillo—: El director Worthington ha solicitado verla.
avatar
Raziel P. Slaughter
Director de Clevermont College

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Elizabeth Weasley el Jue Mar 07, 2013 11:23 pm

La paz se escabulló por un momento, con la presencia de la rubia, compañera de casa de Elizabeth, Françoise. Revolucionó un panorama de noche nostálgica y solitaria, donde la protagonista de un ambiente ausente y más bien onírico era la pelirroja. Hizo todo lo que pudo para hacer reaccionar a la muchacha, cuya cordura se echó a perder en menos que uno podía decir 'basta'. Eso era lo que quería decir para callarla, con un grito tan desahogado como los suyos, pero debía guardar las formas. Sin embargo, podía recurrir a algún hechizo para hacerla callar, o más lógico, y por muy pesado que resulte, petrificarla para llevarla a la Sala Común. O a la enfermería. O al psiquiátrico de la Quinta Avenida, quién sabe.

Sin embargo, ya era demasiado tarde. Weasley percibió unos pasos que llegaban donde ellas se situaban, en aquel quiosco desaliñado y concéntrico a los exteriores, típico en él ese aura de misterio y escondedor de bonitas historias de amor, trágicas o con final feliz. Se imaginaba que fuesen tantas personas, pero no alguien de tanto nivel: el jefe de la casa Caeruleum: Raziel. Lo recuerda desde sus primeros días, al llegar al College tras su aislamiento por la catástrofe en Hogwarts. Por un momento lo imaginó atractivo. Sí, para qué engañarnos. A pesar de esa visión tan sombría y penetrante con cada uno de sus espectadores, algo hacía que le atrajese. Sin embargo, en ese preciso instante, todo aquello se desvaneció. Sintió pavor y sobresalto;se levantó rápidamente del suelo y se colocó erguida, haciéndose la sueca. - Escuché voces, y la vi plantada aquí. - defendió mediante una gran mentira, nada típico de la lealtad de Gryffindor. Sin decir ninguna palabra más, comenzó a irse lentamente hacia dentro, mirando repetidas veces hacia detrás, contemplando las dos figuras, una tumbada, la de Françoise, y la del temeroso jefe de casa. Aunque no acabó todo ahí: Pudo escuchar lo que dijo el señor Slaughter. ¡Entonces sí que era verdad lo de Theodore! Una mueca entre terribilidad o asombro se asomó entre sus pómulos, mientras no dejaba de caminar.

Lo que en un principio era una manera de gritar ausente a los cuatro vientos, se convirtió en un millar de voces en sus adentros.
avatar
Elizabeth Weasley
Phoenîceum de sexto

Mensajes : 128
Fecha de inscripción : 08/06/2011
Localización : A tomar viento.

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Françoise A. Laròcque el Vie Mar 08, 2013 12:51 am

Françoise siguió gritando y golpeando toda parte del cuerpo de la pelirroja que alcanzaba a tocar, deshaciéndose en súplicas para que su amado apareciera allí donde ella se encontraba y la librase de todas sus penas. Era la única forma. El calor, la oscuridad, el hálito de misterio que lo envolvía. Era todo cuanto ansiaba para devolver la felicidad a un alma que ya estaba marchita de tanto delirar. Su vida se había visto marcada por las tragedias. Desde su tierna infancia cuando sus padres habían sido asesinados cruelmente por su tía, aunque este hecho había sido encubierto para que los niños no se enterasen de la verdad. Por otro lado, la muerte de Zoe y de sus hermanos en Hogwarts, dejándola sola en aquel mundo cruel y desamparado. Y finalmente, el descubrimiento de la triste realidad de que había sido sangre de su sangre quien había terminado con la vida de sus progenitores. La única luz entre tanta oscuridad había sido Theodore. Incluso habiéndose visto obligada a permanecer en el encierro junto a las cloacas, el mero hecho de contar con su presencia, o la ilusión al mantenerse en vela aguardando ver aparecer sus intensos ojos azules, le otorgaban una satisfacción interna que servía para reparar todo daño que pudiese causar el resto del mundo.

Pero luego de su liberación... ¡Oh, crueles e inútiles salvadores que habían puesto fecha de caducidad a su paraíso! Ojalá padeciesen las llamas del infierno por haberla sumido en la peor de las desgracias que pudiese haber afrontado en sus quince años de vida: la ausencia del ser que más amaba en la tierra. Sin embargo, aquella noche el destino se proclamaría de su lado, otorgándole la presencia de uno de los fieles secuaces de Worthington.

Sus ojos se abrieron con desesperación al escucharlo. Se volvió hacia él y arrastrando sus rodillas hasta donde se encontraba, se postró ante la magnánima presencia de alguien que convivía a diario con su bien amado Theodore. Sus manos se posaron sobre los zapatos que probablemente habrían pisado recientemente el mismo suelo que el omnipotente hombre que era destinatario de todos sus sueños y plegarias. Los besó en un arrebato de locura, aferrándose luego a sus piernas entre gemidos. No alcanzaría a oír la conversación mantenida entre él y la ya olvidada pelirroja, ni tampoco alcanzaría a clamar una vez más por su adorado Director, pues la voz de Raziel se haría oír, elevándola por los aires en un éxtasis que hacía meses que no sentía.

-¿Theodore me mandó a llamar? ¿Me llevarás con él? -sus pupilas brillaron anhelantes, como las de un cachorro huérfano que ansía ser devuelto al calor de su hogar. Aquellas palabras la habían llenado de júbilo. Sus ojos parecían a punto de salirse de sus órbitas, padeciendo la excitación que gobernaba salvajemente su interior-. É-el... me a-ama... ¿verdad? -preguntó, con la voz consumida por la alegría de saber que aquel a quien amaba no se había olvidado de ella. Los astros alineados en los cielos titilaban con diversión; parecían finalmente estar a su favor.

avatar
Françoise A. Laròcque
Cadáver en putrefacción

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Raziel P. Slaughter el Dom Mar 10, 2013 5:34 am

No retomó la marcha sino hasta perder de vista a la joven delegada de la casa escarlata, llevando una rigurosa cuenta de todas las veces que la curiosidad la tentaría a volver el rostro hacia ellos. Así, contemplándola con la indolencia de un depredador, pensó que en adelante debería vigilar sus pasos para asegurar que lo acontecido aquella noche no se convertiría el día de mañana en un rumor de rápida difusión. Confiaba en que la advertencia exhibida en su mirada bastaría para obligar a la joven Weasley a guardar silencio, pero Raziel jamás cometía el error de no abarcar todas las posibilidades. Aquellos a los que un suceso los tomase desprevenidos eran llamados débiles. Y él no lo era.

Momentos después volvió a centrarse en la joven Laròcque, cuando quedaron solos. No existía diferencia en el modo en que la observaba a la mirada que hubiera dedicado a un elemento inerte. La emoción que ella rebosaba no lo conmovía, como tampoco lo harían sus palabras—.
Él desea verla —confirmó con una indiferencia temible, invitando a la estudiante a retomar el paso en dirección al edificio con un ligero impulso a su brazo. Indudablemente, ante aquella nueva perspectiva el profesor Slaughter comprendía que no sería necesario forzarla para obtener su obediencia—. Así que la llevaré con él —depositó con gentileza una mano sobre su hombro; una sutil medida de seguridad que le garantizaba mantener la trayectoria de la estudiante hasta que ambos arribaran al destino establecido. No obstante, su mano libre procuró sostener la varita mágica hasta entonces guardada, ocultándola con seguridad a un lado de su cuerpo en caso de que su acompañante decidiera agregar un leve grado de dificultad a su tarea de guiarla. Su rostro era una máscara de seguridad y quietud, pero su resolución se comprometía a no aceptar un nuevo alarido sin condenarlo. Llegaban a la entrada que conectaba al patio interno del edificio. Entonces Raziel escuchó sus dudas.

Mi responsabilidad es escoltarla hasta el despacho del director Worthington. No especular en torno a sentimientos ajenos —respondió con una educación severa y fría, sin separarse de ella durante el ingreso de ambos a la edificación. Los pasos y las voces comenzaron a perderse en la distancia hasta convertirse en un silencio que el docente esperaba mantener inquebrantable hasta el final del recorrido.
avatar
Raziel P. Slaughter
Director de Clevermont College

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 19/04/2011

Volver arriba Ir abajo

[A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Françoise A. Laròcque el Vie Mar 15, 2013 3:42 am

En aquel eterno anhelo que la atosigaba, escuchar las palabras de Raziel fue un suceso equivalente a que Theodore hubiese ido allí mismo en persona a buscarla y a llevarla con él para toda la eternidad. Una dicha inmensa pareció colmarla, haciendo que se aferrase con más ahínco a las piernas de su glorioso salvador, soltando lágrimas y empapando la tela de sus pantalones con ellas. Pretendió permanecer así, inmersa en un agradecimiento sin fin, pero se vio obligada a ponerse de pie a causa de la mano gélida que se hubiese posado sobre su hombro segundos atrás, incitándola a emprender la marcha.

-Gracias, gracias, gracias -se deshizo en loas para con aquel agraciado mensajero, en el cual en aquellos momentos no podía ver más que cosas buenas. Se aferró a su túnica, aún envuelta en un llanto escandaloso-. ¡Theodore me espera! ¡Es el momento más feliz de mi vida! ¡Oh, por favor, llévame con él, no me hagas aguardar más en esta penuria de no poder verlo! -sus manos se cerraron en torno a los pliegues de sus ropas, tironeando de él en una súplica que pedía ser cumplida a gritos.

Las últimas palabras que Raziel pronunció no parecieron amedrentarla en lo absoluto, pues siguió en aquel éxtasis que parecía ser incapaz de quebrantarse. Su amado de ojos azules... Volvería a verlo al fin. No había forma de que estuviese calmada ante semejante perspectiva. Así inició su avance en compañía del profesor, mientras su voz se perdía en un eco histérico al atravesar ambos la senda que los llevaba hacia el interior del edificio. Su cuerpo parecía haber recuperado una pizca de vida, aunque aún en medio de aquella histeria su mirada todavía seguía ausente. No tenía idea del oscuro futuro que le deparaba.

Ella sólo pensaba en él y en que su amor finalmente sería correspondido tal y como había sucedido una vez, hacía mucho tiempo atrás. Con eso le bastaba para ser feliz.

avatar
Françoise A. Laròcque
Cadáver en putrefacción

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 02/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Quiosco ~ 13 de marzo de 2052

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.