[C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Arsène Weasley el Miér Mar 27, 2013 4:18 am

Doce y veinticinco minutos.

Arsène recargaba su cuerpo contra el muro del pasillo central, los brazos cruzados sobre su pecho en una clara muestra de impaciencia que quedaba oculta por la oscuridad que se cernía a su alrededor. Entendía muy bien que no todos se atreverían a acudir a su llamado, mucho menos luego del esmero que solo unos días atrás Worthington había puesto en convencerlos a todos en el auditorio de que le debían obediencia. Del mismo modo sabía que los pocos que quisieran responder a su llamado -si es que había alguien tan desquiciado como ella para seguirle la corriente- no la tendrían fácil, por lo que exigir puntualidad era imposible. Estaba al tanto de que los jefes de casa hacían vigilancia nocturna, ¿y quién le aseguraba que no hubieran activado además alguna alarma secreta en el último tiempo?

Para Weasley había sido más sencillo, por supuesto. Porque como llevaba haciendo desde hacía un tiempo hasta ahora, simplemente había pasado de volver a su habitación al término de las clases de aquel día. La mayoría de sus compañeras de habitación de sexto curso, tal vez descontando a Mallister, no solían preocuparse mucho por lo que Arsène hiciera o dejara de hacer, así que no había temido la posibilidad de levantar sospechas cuando vieran que a la hora de dormir su cama seguía vacía, porque sencillamente no lo notarían... o fingirían no notarlo. De un modo solo conocido por ella, ahora se encontraba en el punto de encuentro sin haber tenido que sortear uno solo de los obstáculos que podían haberse presentado durante el recorrido desde su sala principal hasta el primer piso. Esa noche sus métodos serían descubiertos... si es que alguien se decidía a aparecer de una puta vez.

Contuvo las ganas de soltar un bufido de molestia por si los amiguitos de Worthington estuvieran cerca. Aunque dudaba de aquella posibilidad solo por instinto. Inconscientemente se llevó una mano a la detestable lágrima que se levantaba en su piel para restregársela. Había adquirido esa costumbre desde que le habían obsequiado la marca. Hacerlo le recordaba todas las cosas que Worthington y los suyos le debían. También le recordaba cuántas ganas tenía de devolverles la mano.


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 470
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Díctamo Betancourt el Jue Mar 28, 2013 3:37 am

Lo invadía la incómoda sensación de que en cualquier momento su corazón escaparía por su garganta. Dos años habían transcurrido ya desde la última vez que Díctamo hubo de aceptar emprender un recorrido nocturno por los pasillos del college. Pero las claras diferencias entre aquella pasada experiencia y la que vivía ahora eran abismales, lo que no contribuía a mitigar sus temores. En esta ocasión, no solo se arriesgaba a una reprimenda y unos cuantos puntos menos al reloj de su casa si llegaba a ser descubierto, sino que era su propia vida la que estaba en juego. No estaba demasiado seguro de por qué estaba tan decidido a correr semejante peligro, sin embargo la sensación de estar haciendo lo correcto lo obligaba a seguir adelante a pesar del temor que lo paralizaba cada vez que sus oídos detectaban algún sonido sospechoso. Lo había pensado mucho antes de resolverse tras leer el mensaje anónimo encontrado bajo su almohada, llegando a la conclusión de que tenía que concederle al responsable de aquella cita la posibilidad de que supiera lo que hacía, al tiempo que se obligaba a descartar la posibilidad de verse sometido a una trampa. Albergaba la esperanza de que todo aquel asunto no se viera limitado a un capricho para realizar travesuras. Tenía dos hermanas de las que cuidar y amigos por los que velar; ese era el motor propulsor de su accionar.

Saber que llegaba con retraso solo incrementaba la histeria. Pero había tenido que aguardar a que todos los alumnos de su casa se retirasen a sus habitaciones para poder abrirse camino hasta el primer piso, momento que tardaría más de lo imaginado. En dos ocasiones divisó sombras durante su camino, pero su desesperación por ocultarse antes de ser detectado no le permitió saber si ellas habían pertenecido a algún profesor, o bien al fantasma de Océane que rara vez recorría los interiores del edificio. Lo único que deseaba descubrir era si alcanzaría su destino con vida, respuesta que minutos más tarde conocería con alivio, cuando al descender las escaleras en espiral vio a la joven Arsène Weasley en mitad del corredor central, aparentemente confiada de que nadie la descubriría en mitad de sus intrigas, seguridad que Betancourt no secundaba. Creyó saber de dónde venía ella, puesto que compartían un pequeño secreto en común que le permitía sacar conclusiones a partir del hecho de jamás haberla visto salir de la sala principal durante el tiempo que él mismo estuvo esperando a que se vaciara. Le pareció extraño encontrarla sola. ¿Sería ella la causante de la cita o más bien una citada? Tratándose de la joven pelirroja, había descartado de inmediato la posibilidad de una coincidencia.

Lamento el retraso —fueron sus primeras palabras susurrantes al acercarse a ella, temeroso. También fueron las últimas palabras. El contexto de la situación no lo incitaba a atraer la atención de nadie con su voz. Si los descubrían, una marca como la que ahora apenas distinguía en el rostro de Arsène producto de la penumbra, sería la menor de sus preocupaciones.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Ava Mallister el Jue Mar 28, 2013 10:01 pm

Después de las diversas situaciones vividas en las últimas semanas, a la castaña se le veía en un estado casi deplorable. Debajo de sus ojos claramente resaltaban unas violáceas ojeras, fruto de las noches en las que le había sido imposible conciliar el sueño. Sus cabellos, anteriormente llenos de vida y ordenados, ahora adornaban su cabeza de forma desprolija, demostrando el poco cuidado que su dueña había tenido de ellos. Había encontrando la nota sorpresa debajo de su almohada, en uno de sus intentos desesperados por conseguir algo de descanso. Estupefacta, había devorado cada una de sus palabras con un ansia cada vez mayor y las horas transcurridas hasta que finalmente fue miércoles a medianoche, se le antojaron lentas, aburridas, desesperantes. Su cerebro era un caos, entre el miedo que ahora no la abandonaba y las dudas sobre quién podría ser el remitente del pequeño papel, que ahora iba arrugado en su bolsillo.

Se preguntaba si habría esperanza. Si aquello que rezaba la nota podría ayudar en algo su propia situación. Se pregunta si no sería una cruel broma, quizás de Dominique Weasley, que finalmente había recordado todo lo de la noche pasada y ahora quería tomar venganza. Mas aún así, no pudo contener su curiosidad innata y decidió jugarse el pellejo una vez más. Esperó a que sus dos compañeras de habitación estuvieran roncando; hacía mucho que la Smaragdium restante, Arsène, no se pasaba a dormir. Mallister, a pesar de sentir la natural preocupación de alguien que tiende a ser protector con todo aquel que conoce, había decidido que no iba a interrogar a la pelirroja, que si aparecía cada mañana sana y salva en cada una de las clases que compartían, era porque no corría el peligro que Ava suponía.

Por supuesto que su sorpresa fue mayúscula cuando al doblar la esquina que la separaba de los balcones internos, se topó de frente a la Weasley, junto con el hermano pequeño de su amiga, Luparia, a quien sólo conocía de vista y de escritura (por el artículo que había sacado hacía poco en el periódico escolar). No le había sido sencillo llegar hasta allí. Intentó tomar muchos atajos, se arrastraba con el piso cuando era necesario y total, que se sabía retrasada. Una capucha negra cubría su menudo cuerpo, en un intento de fundirse con las sombras del Colegio. Mas al llegar, se deshizo del gorro y carraspeó-Betancourt, Weasley-saludó, no sabiendo muy bien qué decir. No sabía por qué, pero la sorpresa que había esperando sentir al encontrárselos allí, no llegó nunca a manifestarse. Quizás era producto de la marca que ambas chicas compartían en sus mejillas, que las distinguía como asistentes a la pasada fiesta. Quizás que la amargura y el miedo que se reflejaba en los tres pares de ojos los introducía como iguales. No lo supo discernir y no quiso darle muchas vueltas tampoco. Suficiente le era con todo lo que tenía ahora encima, con el temor constante que apretaba su estómago. Debajo de la capa negra que tapaba sus ropas, entrelazó sus dedos y esperó a que alguno de los presentes hablara. ¿Sería que podría confiar en ellos y hacer causa común? ¿Habría sido su compañera de casa quien habría mandado la nota? Sintió que no era el mejor momento para preguntarlo y decidió guardar silencio.
avatar
Ava Mallister
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 16/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Démian A. Ephram el Vie Mar 29, 2013 6:35 am

Habían sido horas de dar vueltas sobre el mismo tema luego de encontrar el mensaje bajo su almohada hasta que debió tomar una decisión cuando la noche en que encontró el pergamino llegó a su fin. La primera idea que había llegado a su cabeza luego de leer una y otra vez las palabras escritas fue la de la locura. Nadie en su sano juicio podía pretender desafiar al director y salirse con las suyas. Pero Ephram sabía de alguien que si de algo carecía, era de sentido común. El mensaje se había grabado a fuego en su cabeza. Sin embargo esa misma mañana el pergamino acabaría reducido a cenizas por obra de su propia varita mágica. Había decidido olvidarse por completo de ese recado y sus disparatadas intenciones.

Pero esa nueva noche, aquel plan volvería a convertirse en motivo de desvelo. Porque sabía que una información de semejante magnitud lo obligaba a realizar una pronta visita a la biblioteca. Sin embargo al día siguiente un incomprensible impulso lo mantuvo tan alejado de los dominios de Weitzman como le resultó posible. Y para la tercera noche desde recibido el pergamino, el curso de sus pensamientos nacidos del insomnio no solo lo llevarían a tomar la decisión de asistir al llamado, sino que además se había obligado a mantener un silencio absoluto al respecto. Luego de interminables horas nocturnas de reflexiones desvariadas y desesperadas alternativas había dado con sus motivos, unos que nadie más tendría el privilegio de conocer. Sería fiel consigo mismo.

El miércoles mencionado en el calcinado mensaje sería la primera de muchas noches en que Démian finalmente obtuvo un sueño reparador al recostarse en su cama. Lo tuvo al menos hasta que despertó, como si su cuerpo hubiera alcanzado una estrecha alianza con su pensamiento para lograr el esfuerzo de encaminarlo al sitio de encuentro. Había pasado bastante tiempo desde la hora convenida, pero el Phoenîceum no se había sentido más apremiado. Con impropia calma abandonó la habitación donde el resto de sus compañeros dormía para luego dejar también atrás la sala principal de su casa. Tenía la varita en su mano, sin embargo, por un asunto de precaución básica descendía cada piso valiéndose con el único recurso de tantear muros y barandas. No le tomó demasiado tiempo alcanzar el primer piso y sus balcones internos, donde tres figuras parecían querer confundirse sin éxito con el negro insondable del muro tras ellos. Solo pudo identificarlos cuando estuvo a un paso de sus rostros—. Lo sabía —masculló con rabia al distinguir la cabellera roja de Arsène entre los presentes, hecho que confirmaba sus sospechas sobre el convocante de todo ese circo. Pero aunque no quería tener nada que ver con esa demente, no consideró la posibilidad de deshacer el camino trazado. Llegaría al final de todo aquel asunto. Al hermano de Luparia y a Mallister solo les dedicó una mirada de soslayo. El primero no le importaba lo suficiente como para dedicarle ninguna atención. Y la segunda... a pesar de todas las cosas acontecidas, Ephram aún no le perdonaba lo del desafío durante el evento en el que habían recibido las marcas en forma de lágrimas.
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Vie Mar 29, 2013 12:22 pm

El día que recibí aquella lechuza anónima sentí como si una pequeña luz dentro de mi florecía de nuevo. Me sorprendió que algún alumno con coraje tuviera el valor de enviar esta carta para acabar con aquello que nos estaban haciendo. Evidentemente por mi cabeza nunca había pasado ningún pensamiento de este tipo, ¿alguien me imaginaba a mi intentando realizar un plan para deshacernos entre todos de Theodore? Impensable. Yo era valiente pero el respeto hacia los mayores me hacía ser inútil en tales situaciones- Todo aquello había desaparecido la noche de San Valentín. Algo en mi había hecho que el respeto por aquellos idiotas que seguían las formas del director desapareciera. Ahora tan solo quería sentirme apoyada por algunos de mis compañeros para poder poner fin a esto.

En medio de la noche me levanté de la cama, dejando el libro que tenía entre las manos en mi mesita de noche. Miré a mi alrededor, asegurándome de que ninguna de mis compañeras estaban despiertas a esas horas. En la carta decía que no podíamos contárselo a nadie así que no quería arriesgarme a que me siguieran por los pasillos. Me coloqué una sudadera encima de la ropa para no pasar frío y de puntillas salí de mi habitación. Atravesé la sala común hasta llegar a la puerta y salí. Ahora un silencio sepulcral me rodeaba y me presionaba. Hacía mucho que no realizaba excursiones nocturnas a aquellas horas de la noche y había que reconocerlo, el colegio daba miedo sin luz, era todo muy tétrico. Me sentí involucrada en una película de terror.

Tras subir un sin fin de escaleras casi estaba en los balcones internos. Miraba detrás de mi cada dos por tres, rezando para que ningún profesor andara cerca de donde yo me encontraba. Escuché unos pasos y no hice nada más que esconderme detrás de una de las columnas con rapidez. Asomada observé a través de mi pelo. Contuve el aliento y no respiré durante unos diez segundos seguidos y al fin...solté con tranquilidad todo lo que llevaba en los pulmones. Tan solo era una alumna pero..¿iría al mismo sitio que yo? Probablemente, porque los balcones estaban en esa dirección. Seguí caminando.

Al fin escuché unas voces al final del pasillo y me aproximé a ellas con más seguridad y rapidez. Al menos alguien a parte de mi estaba allí y había acudido a aquel encuentro secreto. Cuando ya estuve en el lugar vi que tan solo habían cuatro alumnos a parte de yo. Los conocía a todos así que sonreí de medio lado.-Buenas noches-.Tras este pequeño saludo me acerqué hacia donde se encontraba Díctamo. De alguna forma prefería estar con el aquella noche, algo no me daba buena espina y no sabía como podrían acabar las cosas hoy.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Lilith S. Vanni el Vie Mar 29, 2013 12:38 pm

Antes incluso de releer por tercera vez la carta anónima que había encontrado debajo de su almohada, ya sabía que la encargada de tratar de reunir a todos los alumnos el miércoles por la noche había sido su amiga. Arsène tenía una característica forma de comportarse y de realizar las cosas, era demasiado propio de ella como para que yo no lo supiera. Sus comentarios estos últimos días y todo lo ocurrido tiempo atrás -torturas, lo de la fiesta de San Valentín,..- habían mellado en ella de una forma exagerada. De todas formas yo también había estado fastidiada estas últimas semanas debido a que me daba la sensación de que me perseguían y que escuchaban cada una de las cosas que decía. Era asqueroso sentirse vigilada y solo por ello ya había tomado la decisión de acudir al encuentro.

En ningún momento tuve prisas por llegar la primera. Sabía que los alumnos llegarían tarde y no estaba dispuesta a estar mirándome la cara con Weasley a la espera de que el resto llegaran. Por ello decidí salir algo tarde de mi sala común. Me encontraba sentada sobre uno de los sofás, con el fuego apagado y rodeada por una oscuridad que me acogía con los brazos abiertos. Mi sala común estaba lo suficientemente oscura como para que mi cuerpo no se divisara con facilidad. Escondida entre las sombras me encontraba hasta que comencé a aburrirme de una forma exagerada. No pretendí en ningún momento perder el tiempo así que me levanté de un salto de la cama, abriendo la puerta de un empujón pero en silencio. Me fui, dejando atrás a cada uno de los alumnos que dormían en las habitaciones de los Phoenîceum.

Lentamente y sin ningún tipo de problemas caminé por cada uno de los pasillos que recorrían el Clevermont College. Mis sentidos estaban centrados en tratar de escuchar cualquier ruido y en no hacer ruido así que no me molesté en ir escondiéndome por ahí. Podría inventarme cualquier excusa buena si me encontraba con algún alumno y si me encontraba con algún profesor también. Me relamí los labios hasta llegar al primer piso, caminando hacia el sitio indicado para el pequeño evento secreto. Cuando llegué sentí como algunos ojos se posaban en mi y arqueé una de mis cejas a la perfección. ¿En serio íbamos a ser estos los encargado de deshacernos del maldito director? Solté una leve risa por lo bajo e hice un gesto con la mano derecha en forma de saludo.
avatar
Lilith S. Vanni
Phoenîceum de sexto

Mensajes : 244
Fecha de inscripción : 04/09/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por April S. Crawford el Lun Abr 01, 2013 3:20 pm

Un extraño pergamino había despertado su curiosidad hacía ya unos cuantos días. A pesar de las advertencias de Ephram, y a pesar de las amenazas de Worthington para que nadie osara desafiar su autoridad, desde que sus ojos se deslizaron por aquella caligrafía no pudo apartar la idea de su mente. El castigo al que había sometida por su intento de asalto al despacho de Dominique Weasley no había minado su odio hacia el régimen al que todo el College había sido sometido. Se había cortado bastante en un principio, privándose se asistir a la Fiesta de San Valentín, más por su estado físico, que le impedía moverse con fluidez, que por cobardía. Aunque los consejos de Démian también habían hecho efecto.

Sin embargo, no estaba dispuesta a quedarse de brazos cruzados mientras una revolución se fraguaba en el College. Acudió al lugar señalado a medianoche, y tomó las precauciones necesarias de hacerlo bajo forma animal. Así podría acudir más silenciosamente. Por ello, lo único que los ya presentes vieron asomar por el pasillo fue la figura de un lince canadiense. Reconoció a Vanni, Weasley, el pequeño Betancourt, Gilbert y... Ephram. Sonrió interiormente. El chico se encargaba de disuadirla de rebeliones durante el día para después participar él mismo. Se acercó a este último, y unos segundos después, era la rubia Phoenîceum la que observaba a los presentes con una chispa de emoción encendida en sus ojos azules. - Dejadme adivinar: Weasley es la que está detrás de todo esto, a que sí? - susurró, con una pequeña sonrisa. - Espero que merezca la pena. - añadió. Si les pillaban, no sería un cruciatus lo que recibirían. El castigo sería mucho mayor.



with the exception of you I dislike everyone in the room
avatar
April S. Crawford
Fugitivo

Mensajes : 532
Fecha de inscripción : 29/06/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Arsène Weasley el Miér Abr 03, 2013 5:22 am

El modo en que sonrió al reparar en la llegada de su primer invitado fue tan repentina que no alcanzó a teñirse de su imperecedera y desagradable sorna. Era una genuina muestra de alegría y entusiasmo, que al haberse confundido con la sorpresa configuró un gesto nunca antes visto en las hostiles facciones de la pelirroja.

¿Tú? ¿Aquí? —inquirió por lo bajo al recuperarse del lapsus para impregnar su voz de malicia cuando se dirigió a Betancourt. Ahora podía darse el lujo de tratarlo con una cuota menos de brusquedad, pues el muchacho había hecho ya bastante mérito para ganarse el perdón de Weasley—. De todas las personas a las que escribí... eras a la que le tenía menos esperanza, enano. Puede que todavía podamos salvarte de resultar ser una mala hierba como tu herma... —la siguiente persona en llegar detuvo el rumbo de su conversación susurrante—. Mallister —devolvió el escueto saludo con un humor magnífico. Dos personas ya eran bastante más de lo que había esperado. Y siendo Mallister una de ellas era todavía mejor. Las lágrimas en sus rostros las llevaban a compartir el mismo resentimiento, uno que desde hacía mucho antes Arsène había supuesto tan intenso como su propio odio. Desconocía los motivos de su compañera, pero no tenía dudas sobre la intensidad de su deseo de desquitarse, como tampoco cuestionaba sus grandiosas capacidades. Tenerla en su bando le aseguraba una incuestionable ventaja.

¿Sabías que no ibas a poder resistirte a venir a husmear de qué iba la cosa, eh, Ephram? —replicó tras la ofendida afirmación del Phoenîceum tras su llegada, conteniendo a tiempo la carcajada que le produjo el enfurruñamiento del muchacho. No recordaba cuántas veces lo había tachado de su lista de "invitados", pero había acabado por concluir que a ambas partes les convenía afianzar fuerzas. Él para que su hermana no siguiera acumulando traumas gracias a Worthington, ella para hacer usos de sus habilidades.... y el ingenio que muy de vez en cuando revelaba poseer. Cuando poco después apareció Gilbert, Weasley ya casi no cabía dentro de su euforia. No era como si estuviera reuniendo un ejército, pero de algún modo la idea de saber que habían quienes compartían su punto de vista conseguía confortarla. Después de todo, no estaba tan sola como alguna vez hubiera querido hacerle ver Démian—. Buenas noches, Cass. Tu novio está por allá —señaló al enano Betancourt, tragándose otra risotada perniciosa. El hecho de haber sido castigada no la había priado de recordar la parte buena de la fiesta que tanto les había costado pagar.

Para cuando las últimas dos chicas llegaron, Weasley experimentó algo muy, muy parecido a la felicidad. No había dudado por un solo momento que Lilith o April decidieran pasar de la nota. Con cada una la pelirroja mantenía una amistad extraña, tan poco ortodoxa que incluso la etiqueta misma de 'amistad' encajaba con desajuste en aquella relación. Sin embargo sabía que ellas no iban a fallarle. Había contado con la participación de ambas incluso antes de haber ideado la realización de aquella reunión nocturna en medio del pasillo.

Adivinas bien, Crawford. Lástima que no apostaras —sonrió al fin despegándose del muro en el que hasta ahora había recargado su espalda, para lograr situarse así en medio de todos los presentes—. Y puedes estar segura que merecerá toda la pena del mundo... mientras este encuentro no sea divulgado —llevaba su varita mágica enredada en su cabellera de fuego, lugar del que la tomaría para apuntar hacia sus compañeros, más en actitud dramática que en la de verdadera amenaza—. El que no sepa cómo se guarda un secreto, va a ser mejor que se largue ahora. Porque como sepa de alguien que ha intentado pasarse de listo... no va a vivir para contar cómo me tomé yo semejante traición —dicho aquello, decidió que era hora de dar el siguiente paso. Pasaba la una de la madrugada y no planeaba quedarse esperando ahí toda la noche. Con un gesto de cabeza apenas visible en la oscuridad, indicó a todos que la siguieran. Sin atreverse a invocar un lumos tanteó el muro hasta llegar al final del corredor central donde sabía colgaba un retrato del recientemente asesinado Harry Potter. Sobre el mismo posó su varita mágica—. Honor a Océane McLoughlin.

Apenas un segundo después, el cuadro dejó al descubierto una abertura secreta. Arsène se hizo a un lado para convidar al resto a ingresar por la misma. Observaba a cada uno con un entusiasmo que se notaba retorcido—. Los invitados primero.


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 470
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Díctamo Betancourt el Vie Abr 05, 2013 6:11 am

Descubrir a Cassandra en medio de los alumnos que comenzaban a agruparse en el lugar causó en él un nivel de sorpresa que no habría conseguido disimular aún habiéndolo pretendido. Él tenía muy claro a todo lo que se arriesgaba al haber acudido al encuentro... ¿pero lo entendería su amiga? Al mismo tiempo que la delegada rompía las distancias, él aportó en la tarea aproximándose hacia ella, dedicando nula atención al comentario burlesco hecho por la joven Weasley.

Cass... —musitó con un hilo de voz cuando estuvo junto a ella—. Estar aquí es muy peligroso —Desde luego, no pretendía convencer a la joven de realizar el camino de retorno a sus habitaciones, solo deseaba recordarle a lo que se enfrentaba. Le dolía profundamente que Cassandra decidiera correr el riesgo de ganarse una nueva condena por adherirse a lo que Arsène tuviera en mente, cuando acababa de escapar de una muy desafortunada experiencia. Pero si de algo no carecía su amiga era sabiduría; si decidía quedarse ahí, él no sería a quien correspondería juzgar su decisión.

Al iniciar la joven pelirroja su breve amenaza convertida en discurso, a Díctamo lo invadió la sensación de estar muco más al corriente que el resto a pesar de no conocer enteramente sus motivos. Lo que sí entendía era el por qué de haber escogido aquel lugar como sitio de reunión, hecho que quedaría confirmado cuando fueron guiados hacia el final del corredor, donde Arsène dejase al descubierto un secreto pasadizo. Uno que no figuraba en documento alguno de los que se compartían clandestinamente los alumnos. Era un sitio nuevo, y por tal, una fuente infinita de recelos. Temiendo que el resto de los presentes no se sintiera cómodo en aquella situación, el pequeño Betancourt avanzó un paso para ser el primero en atravesar el espacio abierto en el muro, y demostrar así que en ello no existían trucos. Él lo había comprobado antes de dar a conocer a la joven Weasley la localización del sitio.

Pronto la presencia de Díctamo Betancourt desapareció del corredor central.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Vie Abr 05, 2013 1:07 pm

Rodé los ojos en cuanto escuché la voz de Díctamo pronunciando mi nombre. Sabía lo que me iba a decir, estaba claro. Se había comportado como mi hermano mayor desde aquel día en el arroyo del puente y eso no me agradaba porque empezaba a preocuparse más por mi que por él mismo. Tragué saliva, escuchando de fondo las palabrerías de Arsène y girándome para mirarla con cara de pocos amigos. Tan solo había acudido al encuentro para tratar de hacer justicia pero encontrármela allí tan solo hacía que mis ganas de soltarle un buen sermón aumentaran. Se había comportado muy mal conmigo desde el día de San Valentín y no entendía porqué. De todas formas, ¿quién entendía todo lo que hacía Arsène Weasley? Solté un leve suspiro en silencio y volví a centrarme en mi amigo, negando con la cabeza.-¿Sabes que es igual de peligroso para mi que para ti?-.Arqueé una ceja a la perfección y negué varias veces con la cabeza, acabando con una sonrisa dulce en el rostro. Era imposible enfadarme con alguien que se preocupaba tanto por mi.

Me giré de medio lado al escuchar como mi compañera de casa empezaba a hablar. Sus palabras sonaban firmes y amenazadoras. Yo no iba a ser la que desafiara su autoridad ni la que fastidiara el plan establecido así que no me preocupé por lo que podría pasar si alguien contara lo que estábamos tramando. Miré a mi alrededor, observando caras conocidas. Muchas de las alumnas y alumnos que allí se encontraban eran algunos de los que habían resultado más problemáticos en el Clevermont. No me extrañaba que se hubieran unido a la causa ya que tenían montado un pequeño grupito en el que, pese a ser todos diferentes y tener todos fama de no ser muy amigables, tenían muchas cosas en común aunque no las hablaran. Sonreí de medio lado y seguí a Arsène sin preguntar dónde íbamos.

avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Démian A. Ephram el Miér Abr 10, 2013 5:16 am

No tardó en avistar al lince que se desplazaba por el pasillo hasta situarse a su lado, del mismo modo que no tardaría en sentir que la ira afloraba repentinamente apenas sus ojos divisaran aquella criatura que, por supuesto, Démian entendía de quién se trataba. No sabía si molestarse más con Weasley por haber convidado a su amiga de aquella reunión o si reprochar a Crawford el haberse resuelto a presentarse, desestimando de paso todas las advertencias que él mismo hubiera interpuesto la última vez que hubo de encontrarla en el peor de los estados a consecuencia de su temeridad. Ahora se la veía en perfecto estado, cuando abandonó su forma animal con un entusiasmo inseparable a cada partícula de su cuerpo, ¿pero cuanto tiempo duraría aquel estado de integridad antes que una nueva desventura saliera a su encuentro? Quiso ofrecer tantos insultos y reparos al mismo tiempo que debió callar al atragantarse con ellos, regalando en cambio a su rubia amiga una mirada de fiereza que dejaba en evidencia todo su descontento. La lágrima que aquella noche surcaba el rostro pálido de Ephram no alteraba la realidad de las cosas: ella seguía atrayendo el peligro con una fuerza magnética incomprensible y poderosa, por lo que le convenía mantenerse a raya de acciones como la que ahora la tenía en medio del pasillo.

Concedió un momento de pausa a su irritación al detectar en Weasley la disposición de acabar con el misticismo de su llamado, atreviéndose Démian a suponer por un breve instante que no se trataría más que de alguna estupidez típica de la pelirroja. Opinión que se vería desmentida cuando minutos después distinguiese el pasadizo que se abría ante ellos. Un par de meses en Clevermont no lo habían convertido en un erudito de los rincones del edificio... pero la sensación de que esa abertura ocultaba más secretos que cualquier otro pasadizo, lo invadió repentinamente. Fue de los que observó con desconfianza el acceso y de los que ingresó últimos luego de comprobar que el resto accedía a la invitación hecha por Arsène.
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 425
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [C] Balcones internos ~ 27 de marzo de 2052

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.