[A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Démian A. Ephram el Dom Abr 06, 2014 1:30 am

Un joven más de los que a diario se movía por New York, transitaba las calles abnegadas de personas que parecían haber llegado a un acuerdo de dispersarse por cada rincón de la ciudad en medio de un caos frenético, uno que seguramente sería habitual para esa gente tan extraña, pensaba el muchacho, al dejarse arrastrar por la masa. Y lo pensaba porque, aunque nada en él pudiera delatarlo, lo cierto era que era muchísimo más diferente de todos aquellos que lo rodeaban. Él era un mago. Superaba la estatura promedio y su porte orgulloso y fiero resultaba tan intimidante que siquiera el hecho de exhibir la delgadez más pronunciada que se le hubiera visto durante toda su vida lo hacía inspirar menos dominio sobre sí mismo del que cabía esperar para su personalidad explosiva y dominante.

Pero en su interior la realidad era bien distinta. No había mejor prueba de ello que ese inútil transitar al que ahora se entregaba, perdido entre la multitud de muggles que nada podían hacer por apaciguar su ansiedad crónica, que no llegarían a conocer las causas de la misma hasta que el mundo finalmente acabase su transmutación a pesadilla permanente; un esfuerzo en el que cooperaba directamente. Solo cuando se sumergía en aquella locura colectiva, enfermedad ajena pero conocida, conseguía olvidar durante un momento de alivio todos los horrores de los que había sido parte. Persecuciones, chantajes e incluso matanzas... todo se disolvía de manera temporal al escapar de ese mundo oscuro del cual provenía, del que ya no quería ser parte. Pero estaba Darcy. Así que no tenía más remedio que fingir que podía soportarlo.

El tiempo del que disponía para sí mismo era cada vez más escaso, pero cada oportunidad que se le permitía la aprovechaba perdiéndose en el asfalto que para entonces sus pies recorrían sin objetivo claro. Lo ayudaba a centrarse, a recuperar la fuerza de voluntad que flaqueaba secretamente. Pero esa era la primera vez que su estrategia de escape fracasaba. La repentina y furiosa urgencia con la que buscó ocultarse en algún callejón próximo, derribando transeúntes para abrirse paso sin una disculpa intermediaria, probablemente respondía a esa insoportable sensación de haber agotado todas sus alternativas para seguir adelante.

Su vida ya no le pertenecía.

El peso de semejante certeza lo aplastó contra el muro de la pequeña callejuela en que se había adentrado. Un objeto. En eso había resuelto convertirse, y aunque no le agradaba, ¿qué alternativa tenía? Al parecer, su bien disimulada reticencia hasta ahora no le había impedido realizar un trabajo bien valorado por quienes controlaban su proceder diario. Era lo único verdaderamente importante, porque mientras destacase... Darcy estaría a salvo. Darcy. Pensar en ella tampoco podía consolarlo demasiado. Aún sin haber estado presente intuía hasta qué punto todo este circo de Worthington habría devastado los ánimos de su hermana, arrojando por tierra todos sus intentos por encerrarla en un mundo imaginado donde pudiera sentirse segura. ¿Sabría que ahora él era parte de ese tormento que a diario intentaba destrozarla un poco más? Llevaba tanto tiempo sin verla... casi tanto como llevaba de no ver a Crawford, de no contar con la más ínfima noticia respecto de su paradero. ¿Seguiría viva al menos?

No habría de transcurrir demasiado tiempo para que, finalmente, intentase liberar parte de su frustración con un monstruoso golpe de sus nudillos contra la muralla de ladrillo graffiteado. Y al comprobar que siquiera eso funcionaba, reconoció su agotamiento. Apoyando la espalda contra el muro, su cuerpo se arrastraría lentamente a encontrarse con el piso, los ojos fijos en la sangre que brotaba tibia de su puño agresor. Tal vez, si se concentraba en aquella insignificancia un par de minutos, recobraría la cordura que se consideraba aceptable dentro de su medio... y no la verdaderamente correcta.

Tenía que intentarlo.
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Arsène Weasley el Dom Abr 06, 2014 2:40 am

«Solo serán un par de minutos».

Se prometió al iniciar su recorrido por el pasadizo abierto en las entrañas más secretas del college, uno que, por fortuna, ni Theodore ni sus penosos súbditos lameculos habían descubierto aún. Y Weasley estaba decidida a no ser la responsable del término de aquella ventaja; tomando en cuenta cómo estaban las cosas, nunca se sabía cuándo les haría falta un recurso de tan alto valor como ese. De modo que se ausentaría solo el tiempo suficiente como para que su ausencia por los pasillos significase un alivio... pero no al punto de llegar a levantar sospechas. Porque esa pelirroja comportamiento impredecible podía contar con muchos defectos, y ella lo reconocía sin tapujos. Pero no tenía un pelo de tonta: no iba a estropearlo todo ahora, cuando los asaltos de la patrulla al fin estaban surtiendo efectos positivos entre el estudiantado. Perezosamente, todos despertaban del sueño del terror. Confiaba en que sería cuestión de tiempo para que la efervescencia de un descontento masivo tuviera parte... y el murciélago que tenían por director al fin comprendiera que todavía no tenía todas las de ganar. Que seguía siendo humano, mortal... vulnerable.

Tenía más que claro que habría sido mucho más prudente no exponerse al riesgo de ser descubierta y rehusarse desde un inicio a ese recorrido que ahora la encaminaba por el maloliente sistema de alcantarillado de New York. Pero era necesario si quería evitar que el encierro acabase de volverla loca. Por su propio bien y el de sus compañeros de patrulla, que comenzaban a perder la paciencia ante cada nuevo desvarío de la Smaragdium, lo mejor era permitirse un momento de pausa. ¿Y qué mejor que esa secreta ruta? La llevaría a cualquier lugar de la ciudad sin correr el riesgo de que la pillaran: entre los muggles, la brutalidad de su expresión y el rojo fuego de su cabello no eran más que atributos demasiado llamativos que no la enlazaban con ningún apellido en particular. Llevaba deseando perderse en aquel laberinto de acueductos desde la boda de Márquez y Jenssen.

Luego de varios minutos de trote se decidió por una ruta en particular, no por alguna razón específica, sino más bien porque sabía que mientras más tiempo tardase en ascender a la superficie, menos tiempo podría quedarse por ahí. Betancourt le había prestado su reloj de pulsera con la esperanza de que la chica tuviera criterio suficiente para controlar la duración de su pequeña fuga, y por primera vez estuvo dispuesta a aceptar la recomendación. Solo treinta minutos, para no tentar a la suerte.

El ruido de de bocinazos distantes llegó a sus oídos nada más levantar la pesada tapa de cemento con un encantamiento simple. Por algún motivo que siquiera ella entendía, una sonrisa cargada de energía iría a instalarse en su rostro, a medida sacaba su cuerpo del conducto para explorar la oscura, estrecha y silenciosa calle en que se encontraba. Bien. No estaba de ánimos para explicar a nadie por qué venía saliendo de la alcantarilla. Entonces dio media vuelta con la intención de acceder a las calles más transitadas... y la sonrisa se evaporó.

Se veía más pálido y delgado... casi cadavérico, pero aún así le resultó sencillo reconocerlo. La última vez que lo vio, fue en una fotografía del periódico mágico junto a un grupo de magos, todos sobre el pie de página que los presentaba como el primer grupo en entrenamiento de los Nuevos Aurores. Los nuevos perros del Ministerio, y en consecuencia... de Worthington. La ira se adelantó a cualquier pensamiento—.
Tú... —su voz era la de una bestia furibunda y dolida. Furiosa y sedienta de sangre, así se abalanzó sobre él, dispuesta a estrangularlo, arañarlo, golpearlo... cualquier cosa que le permitiera hacer algo de daño—... ¡maldito traidor sin dignidad! ¡Hijo de puta sin vergüenza! ¡Voy a matarte, cabrón malnacido!


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 471
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Démian A. Ephram el Dom Abr 06, 2014 3:14 am

No reconoció la voz hasta apartar los ojos de su mano y asociarla con el rostro que de pronto veía aproximarse con las manos por delante, preparada para atacar. Weasley. El desconcierto de encontrársela en ese lugar, en ese momento, apenas se dilataría durante una milésima de segundo. Siquiera la neblina densa que para entonces nublaba su pensamiento lo incitaba a bajar la guardia; estar preparado para lo peor, a cada instante, había sido la primera regla enseñada en su entrenamiento como Nuevo Auror. De modo que la muchacha se encontraba todavía a medio metro de distancia cuando Démian aferró su propia varita mágica e invocó un encantamiento escudo con la clara intención de despedir a la pelirroja muy lejos de su ubicación. De todas las personas del mundo... tenía que tropezarse justamente con ella.

Suerte para ti que tu estúpido pacto de varitas expiró —bufó de mala gana, levantándose sin ningún apuro para ir a encontrarse con la muchacha. De pronto parecía completamente recompuesto. Como si el momento de debilidad y desesperación jamás hubiese tenido lugar—, porque la tuya se habría hecho polvo en un segundo. ¿Es que esa marca en la cara acabó de secarte el cerebro, Weasley? ¿O es que perdiste tu varita? Porque no encuentro otra explicación más lógica para que decidas actuar como un animal salvaje y... bueno, sí. Eres una Weasley. Puede que dentro de tu lógica funcione.

Que el paso del tiempo hubiese deteriorado su contextura no implicaba cambio alguno de su fuerza bruta. Alzó a Weasley con una facilidad pasmosa, oprimiendo su brazo derecho sin el menor cuidado hasta conseguir ubicar su rostro a escasos centímetros del propio—. ¿Qué haces aquí? ¿Escapando? Tengo que reconocerte el mérito. A estas alturas, creí que ya ibas a estar muerta. Tomando en cuenta la sarta de idioteces que tenías en mente el curso anterior... cualquiera habría dicho que planeabas cómo morir.
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Arsène Weasley el Dom Abr 06, 2014 4:01 am

Aunque sabía que retorcerse y lanzar patadas al aire no le serviría de nada, se revolvió con toda la violencia de la que fue capaz cuando sintió la mano del muchacho sobre su brazo. Prefería volver darse contra el suelo mil veces antes que tener a ese infeliz así de cerca.

¡QUÍTAME LAS MANOS DE ENCIMA! —rugió sin una pizca de control sin dejar de sacudirse. Más que una suerte, le parecía una lástima que aquel encantamiento pactado entre ambos, hacía siglos, ya tu tuviera el menor afecto. Aquello le habría evitado aquel sentimiento de impotencia que la cegaba. Podía ser que jamás lo reconociera, pero nada había más cierto que el hecho de que Ephram le ganaba en fuerza. Lo que era decir mucho. No tardó en agotarse y aceptar que él la soltaría cuando le diera la gana. ¿Cuántas veces no lo había hecho antes?—. Mira quién habla de actuar como animal —sus ojos inyectados de pura furia bajaron hasta la mano que le aferraba el brazo. Estaba cubierto de sangre, y no era tan difícil llegar a una conclusión bastante certera del por qué de semejante daño. Habría dejado soltar algún comentario mordaz, de esos que en el pasado tanto disfrutaba regalarle al muchacho, cuando todo se reducía a una simple rivalidad que nada tenía que ver con la repulsión sincera que Ephram le producía. Pero entonces, cuando volvió a observarlo, cayó en la cuenta de que el comentario sobre su marca no había sido fortuito.

Él ya no tenía la suya.

Pensar en la lista de bajezas que lo habrían ayudado a conseguir semejante nivel de perdón le revolvió el estómago. Le escupió en la cara, no solo porque deseaba hacerlo, sino porque esperaba que el efecto sorpresa le permitiera zafarse al fin. Y lo hizo.

Creía que a estas alturas ya tendrías claro que no te conviene subestimar mis habilidades —hablaba tanto por la ofensiva recién planteada como por el comentario pernicioso del muchacho. A propósito había ignorado la pregunta. Al retroceder, se aseguró de que su varita se interpusiera entre ambos. Le importaba una mierda si alguien los veía. No iba a dejarle las cosas fáciles Ephram—. Seguro que en el Ministerio tardaron menos de un suspiro en terminar de vaciarte el cerebro a ti, ¿eh? Además, por si no lo recuerdas, mis ideas no te parecieron tan malas en un principio. Incluso propusiste un par de ideas que nos han sido de mucha ayuda hasta ahora, Ephram. Y sigo aquí, en una pieza, sin haber comprometido mis valores ni por un puto momento. Lástima que a ti no pueda reconocerte ese mérito.


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 471
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Démian A. Ephram el Sáb Abr 19, 2014 6:41 am

El escupitajo lo tomó por sorpresa.

Gruñendo de furia se llevó las manos al rostro, presto a limpiarlo con las mangas de su atuendo y despejar la vista. Estaba seguro de que la próxima vez que consiguiera poner las manos sobre la pelirroja, la mataría. El tiempo no había alterado en absoluto su profundo odio a ese tipo de alternativas con las que Weasley barajaba a menudo para escapar de algún apuro. Cuando alzó el rostro la descubrió a una distancia prudente, protegida por la seguridad certera que su varita mágica le producía. Porque para nadie era un misterio cuán peligrosa podía llegar a ser esa muchacha con aquel instrumento entre las manos. Démian, sin embargo, había aprendido muchísimas cosas en el último tiempo; ofensivas con las que una chica como ella jamás hubiera llegado siquiera a soñar. Podía ser muchas cosas, pero contaba con los valores que a él le habían sido arrebatados durante sus entrenamientos. Por eso siquiera se molestó en contrarrestar la defensa con su propia varita. Lo que fuera que ella tuviera en mente, Ephram podía combatirlo con sobra de tiempo, con sobra de astucia y con sobra de crudeza. Él llevaba la ventaja.

Deberías saber que me vale una mierda lo que tú pienses de mi —siseó sin dejar de observarla. Su postura era rígida, una muestra de su permanente estado de alerta. Pero su mirada parecía contener una bestia peligrosa e impulsiva en lo más profundo de su alma—. Además, no soy el único al que le falla la memoria. ¿No habías sido tú la que había hecho el comentario de que pertenecer a tu patrulla de críos idiotas no era la forma más inteligente de ganarme el favor de Worthington? Pues, me lo pensé mejor. Y heme aquí. Ahora estoy del lado de los aventajados y me sienta de maravilla... porque tengo la opción de destruir a idiotas como tú. Mejor resulta haberme tropezado con la idiota que encabeza la lista.

Dio un paso en su dirección, firme, revestido de una seriedad que ocultaba algo terrible y oscuro.

Se supone que debieras estar encerrada en Clevermont en este momento —su voz grave era apenas audible—. Dame un motivo para no cumpla con mis responsabilidades de auror, llevándote de inmediato con tu director para dejar en evidencia tu agravio y, de paso, arruinar tu probable nuevo pasadizo de escape para el futuro.

Resultaba curioso, pues aunque deseaba con todas sus fuerzas causar algún daño a la pelirroja... en aquel momento era más fuerte el deseo de que aquel motivo existiera.
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Arsène Weasley el Dom Abr 27, 2014 5:47 pm

Algo hubo en la forma que el muchacho escogía para dirigirse a ella, la mirada bestial de sus ojos verdes, la nula existencia de dudas en cada movimiento fríamente calculado, la seguridad mortal que lo llevó a dar un paso hacia ella sin arma que pudiera protegerlo de la amenaza que Weasley exhibía con su varita mágica... algo en todo aquello, o bien todo en su conjunto la obligaron a caer en la cuenta de lo que ocurría entonces. Ya no eran dos críos desesperados por encontrar un lugar en aquel enrevesado rompecabezas construido por el imperio de Worthington; el tiempo había hecho su trabajo y cada cual había escogido su particular ruta. Y se trataba de caminos que ahora los llevaban a encontrarse en posiciones diferentes.

A pesar de la considerable cantidad de secretos logros alcanzados hasta la fecha, Arsène no era más que una piedra en el zapato para Worthington y los suyos, un permanente dolor de cabeza que con mucha probabilidad se vería interrumpido ante el menor descuido. Ephram, en cambio, estaba involucrado en algo gigante. Había elegido negarse a su papel de víctima, de prisionero y de rebelde constantemente amenazado... todo a cambio de ser el ejecutor de los problemas. Podía ser que a Weasley no le hiciera la menor gracia, pero aquello no volvía menos cierta la afirmación recién planteada: los días de condiciones igualitarias habían quedado atrás y ahora era él quien llevaba las ventajas. Tenía poder en muchos sentidos y gozaba de una libertad con la que la Smaragdium solo podía alcanzar en sueños. Pero a cambio de todo eso, había pagado el precio de corromperse a un nivel que no parecía admisible en un ser humano, podía verlo en la dureza indiferente de sus rasgos y lo percibía en la firmeza espeluznante de aquel tono grave y apenas audible.

Y se supone que tú deberías estar por ahí fragmentando tu alma, ¿no? —Era una acusación atrevida, pero aunque comprendía su nada beneficiosa posición no estaba en condiciones de mostrarse sumisa. Además, necesitaba tiempo para dar con una respuesta que la librase de aquel inconveniente en que se veía envuelta. En general Démian solía ser una persona bastante predecible, pero sus esporádicas certezas sobre su comportamiento no se comparaban en nada al convencimiento frívolo que ahora la consumía: si no le daba lo que quería, Ephram cumpliría su palabra. Entonces podría darse por muerta. No tenía más opciones—. Tengo motivos de sobra —mintió, avanzando otro paso que reducía las distancias, aún valiéndose de la seguridad proporcionada por su varita. Estaba perdida, pero de ningún modo se acobardaría ante ese despreciable sujeto—, partiendo por el hecho de que no vales la pena de ninguna explicación. Pero si quieres uno que de verdad pueda convencerte... pues vale, aquí lo tienes —Un silencio expectante reclamó espacio mientas su mente barajaba posibilidades, millares por segundo, descartando cada una con una celeridad tan vertiginosa que por un instante llegó a sentirse mareada. Tenía que pensar en algo, debía existir algo que la librase del peligro que ahora la amenazaba y le permitiera comprar el silencio de Ephram. Un punto débil, un desperfecto en su nueva faceta inhumana... de pronto lo descubrió:

¿Te olvidaste ya de que tienes una hermana encerrada conmigo? —la sonrisa asomó en su rostro como un relámpago y permaneció estática sobre sus labios, cruel y perniciosa—. ¿No crees que sería un poco idiota acabar con la única persona que tiene la posibilidad de salir de Clevermont de vez en cuando para asegurarte que sigue viva? Me apuesto lo que quieras a que a tus amiguitos no les hace mucha gracia que les preguntes al respecto... ¿y quién te asegura que te digan la verdad? Puedes querer matarme, Ephram, pero los dos sabemos que yo no soy de las que mienten.


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 471
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Démian A. Ephram el Vie Mayo 02, 2014 2:43 am

La respuesta fue más dura que cualquier dolor físico concebido y obligó a Démian a retroceder un paso. Darcy... Darcy. La recordó con la culpa de haber suprimido su existencia durante el tiempo que hubo de extenderse su estrategia de ofensiva a Weasley, y sufrió con el peso de su recuerdo, de las incertidumbres que venían siempre unidas a aquel incesante trabajo mental y que, como ahora, lo dejaba sin aliento. Porque no importaba cuánto se esforzara, siempre parecía que sus esfuerzos no bastarían para proteger del todo a esa joven que constituía la razón principal de su lastimosa existencia.

Pero antes de permitir que los resquicios de su fuerza se extinguieran, Démian se obligó a mantener la calma y ocultar su debilidad ante la chica que una vez más pretendía hundirlo. Y entonces, de golpe, lo recordó. No era la primera vez que Weasley pretendía usar a su hermana como una excusa factible para manipularlo. No resultaría entonces. La ira de su entendimiento lo llevó al fin a buscar su varita y apuntarla directo a la pelirroja. Algo, tal vez el anhelo de saberse aún humano, detuvo a tiempo el repentino impulso de matarla y finalizar toda esa locura con una sola maldición.

No te necesito para saber que Darcy siga viva —siseó, rumiando la rabia entre los dientes como si se tratase de veneno. En medio del desconcierto acababa de recuperar otro recuerdo imprescindible: estaba vendiendo su alma a cambio de disipar para siempre aquel temor que Arsène volvía a despertar en su estómago. Podía ser cierto que sus incesantes súplicas respecto a información sobre Darcy no solían contentar a sus superiores, pero aquello no alteraba el hecho de que mantenía una garantía pactada con Worthington en tanto sirviera a sus cuestionables propósitos—. Sé que está a salvo. Así que si era esa tu maravillosa excusa, puedes empezar a decir tus últimas palabras, Weasley.
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Arsène Weasley el Vie Mayo 02, 2014 7:07 am

Era la primera vez que contemplaba esa varita sopesándola como una amenaza verdadera. Y temió por su vida como no había llegado a hacerlo en mucho tiempo. Tan de golpe como sus entendimientos previos Arsène descubría que llegaba el momento de poner en práctica toda la cautela que Betancourt hubiera podido enseñarle hasta entonces, porque resultaba obvio que la osadía acostumbrada no haría más que terminar de preparar su tumba, tan obvio como el hecho de que a Ephram lo había afectado profundamente su propuesta no obstante la postura despreciativa que para entonces se resolvía a protagonizar. No tardó en comprender el trasfondo de su comportamiento.

Pareces muy seguro de ello, ¿no? —frunció el entrecejo con una sospecha resentida, segura de haber realizado las asociaciones correctas—. Pues, que te hayan prometido mantener a tu hermana con vida no significa nada, Ephram. Entérate de una buena vez —sus brazos comenzaban a agotarse con el esfuerzo de mantener la varita en alto y prefirió ceder al cansancio en lugar de combatirlo; se sabía en suficiente desventaja como para mantener el absurdo supuesto de que conseguiría defenderse cuando Démian decidiera atacar. La astucia era en aquel momento la única armadura capaz de librarla de un fin jamás planeado—. Podrá estar más viva que cualquier otro en todo Clevermont, sí, pero eso no te asegura que ella se encuentre bien. No lo está, de hecho.

Un paso inseguro precedió la seguidilla de pisadas que la llevarían a situarse justo en frente del muchacho y su mortífera varita. Era su última oportunidad para escapar de ahí invicta y debía jugarse aquel chance con su vida. Por eso procuró incorporar a su voz violenta un matiz grave y cercano del que jamás antes hubiera hecho uso—: La niña inocente a la que cuidabas con tanto celo está muriendo, Ephram. Y en su lugar está naciendo una criatura horrorizada, una que no sé hasta qué punto pueda repararse cuando todo el daño de los años que le quedan ahí dentro se terminen —buscó los ojos del chico con la esperanza terca de hallar en ellos algo más que un deseo asesino, y posó su mano sobre la muñeca que empuñaba la varita para invitarlo a bajar la guardia. Era el momento de la diplomacia, intentaba anunciarle con aquel gesto cuidadoso, no de la guerra. De pronto parecía que la pelirroja insoportable había desaparecido de momento para ceder espacio a un ser mucho más dispuesto al diálogo sensato—. Si te comprometieras a no delatarme, si estuvieras dispuesto a protegerme... yo podría protegerla a ella —susurró—. No de los demás, desde luego. Ya has dejado claro que de eso te estás encargando tú. Pero puedo hacer lo que tú nunca hiciste mientras tuviste la oportunidad —un último paso, y estuvo lo bastante cerca del Nuevo Auror como para permitirle sostenerla del cuello si así lo deseaba. Arriesgaba demasiado y lo sabía, sin embargo la locura adquirida tras numerosas torturas y eventos catastróficos la obligaba a concentrarse en la remota posibilidad de captar completamente la atención de su interlocutor. Le parecía imposible que su formación en el Ministerio hubiera conseguido masacrar para siempre aquella preocupación obsesiva por su hermana Caeruleum y la idea se reafirmaba al rememorar la ira recién suscitada al hacer mención de la susodicha, tal como ocurriera en el pasado. Así que no temió al pronunciar las últimas palabras:

—Puedo protegerla de su propia debilidad. Puedo enseñarle a ser fuerte.


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 471
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Démian A. Ephram el Sáb Mayo 03, 2014 8:01 am

Se mordió la lengua para obligarse a no caer en el juego de la pelirroja tras haber oído su observación; demasiado ya había dejado en evidencia como para correr el riesgo de que su irritación lo llevase a ventilar más información de la que le era permitido. Así fue que decidiría concentrarse en el agarre de su varita, firme y presto a causar un daño irreparable ante la más mínima provocación. Démian había decidido ser lo bastante misericordioso como para concederle a la muchacha unas últimas palabras antes de condenarla a un fin inimaginable, después de todo, algo de alivio encontraba en la hasta entonces olvidada costumbre de verse obligado a oír la sarta de incoherencias habitual de Weasley. Era una situación inevitable que lo transportaba a tiempos menos complicados, a experiencias que le pertenecían por completo. Sin embargo, el término de aquellas primeras sentencias acabarían por recuperar la atención del joven Ephram con una urgencia inusitada.

Darcy estaba a salvo, pero no estaba bien. La afirmación constituía una verdad tan cruda y despiadada que siquiera intentó presentar algún reparo. ¿No había sido él mismo un frustrado espectador de aquella realidad insoportable? Recordaba todavía el sabor amargo de sus fracasos al intentar recuperar el buen ánimo de su hermana tras el forzoso traslado a Clevermont. Cada día en aquel infierno lo había dedicado a idear una nueva estrategia para devolver la luz de la persona que más significado poseía para él... pero nunca llegó a recuperar la intensidad luminiscente de tiempos pretéritos, acaso pequeños resplandores esporádicos, escuetas memorias de lo que alguna vez había sido. Ahora que se encontraba lejos no podía menos que suponer una terrible aceleración del avance hacia las sombras. Lo tenía tan claro que hasta ahora había preferido ignorar tamaña e irrefutable verdad; y ahora que Weasley se la restregaba en el rostro, ya no podía ignorarla.

La contemplaba acercarse, sintiendo apenas el esfuerzo de su mano por incentivarlo a bajar su arma mágica. Pero ninguno de sus movimientos calculados y cuidadosos llegó a constituir una excusa para animarlo a reaccionar, tan ensimismado se encontraba enfrentándose a sus propios fantasmas. Crawford se lo había dicho, había recalcado la equivocación de haber protegido a Darcy con aquel celo exagerado... y ahora pagaba las consecuencias catastróficas de sus malas decisiones. Sus ojos eran cuencas vacías, pequeñas criaturas apagadas y presas en un mar verde de dolor, de desesperación y locura. Apenas conseguían concentrarse en la Smaragdium que reclamaba atención, hasta que, de improviso, parecieron despertar de su tortuoso letargo ante la propuesta de la chica.

¿Lo harías? —su voz, apenas un débil hilo de voz, escapó de sus labios con la desesperación impregnando cada sílaba. Una mano inquieta, esa que no portaba la varita, fue a cerrarse en la base del mentón de la chica, como si aquel gesto hiciera falta para obligarla a sostenerle la mirada—. ¿De verdad lo harías? Yo podría hacerlo. Podría protegerte, si la cuidas hasta que encuentre el modo de hacerme cargo —El matiz de su discurso se tornaba cada vez más histérico y apenas hacía caso a esa pequeña parte de su mente que insistía en lo poco conveniente de otorgar su confianza en alguien como Arsène. Pero ahora mismo requería de cualquier medio que pudiera garantizarle el término de aquel vacío que comenzaba a expandirse en su interior. Weasley era su única pieza disponible y siquiera años de rivalidad serían entonces capaces de frenar su intención de tomar esa opción. Levantó su varita, pero aquella vez apuntaba al cielo abierto sobre ambos.

Por mi varita —musitó, muy cerca del rostro de la chica. Y el instrumento aludido comenzó a manifestarse una débil y titilante luz anaranjada—, me comprometo a no divulgar información que pueda perjudicarte, te ocultaré, mentiré si hace falta...
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Arsène Weasley el Dom Mayo 11, 2014 4:49 am

—NO.

Bastó ese agarre poderoso para despertar el instinto de alarma de la muchacha. En un instante los músculos se habían tensado, prestos la fuga jamás planeada, y casi al mismo tiempo intentaba zafarse de la mano de Ephram con la agresividad propia de sus modos. Weasley siquiera se molestó en disimular la incomodidad evidente que tal nivel de proximidad había logrado provocar en ella de forma no intencionada, porque de cualquier modo, Ephram se acusaba lo bastante afectado como para contar con la capacidad de adivinar el trasfondo de sus acciones. Y sería ese pensamiento a fin de cuentas el encargado de ayudarla a recomponer su ánimo: el repentino y comprobable trastorno del chico era ahora la llave de acceso a su seguridad. Estaba obligada, por tanto, a jugar muy bien sus cartas para obtener lo que deseaba en tanto su interlocutor se mantuviera en tan desconcertante trance.

No, Ephram —repitió luego de unos segundos, más dueña de sí misma al recuperar una distancia prudente entre ambos—. Ya no somos críos esperando a ver quién rompe su promesa primero. Mi pellejo está en juego, cabrón. Lo mínimo que puedo esperar de tu parte es una garantía que esté a la altura de los riesgos que estoy corriendo al dejarte ir como si nada —No hizo falta decir más; demasiado evidente resultaba para ambos que Weasley no podía fiarse fácilmente de un súbdito de Worthington, aún considerando la desesperada disposición recién manifestada para llegar a un acuerdo. Un compromiso de varitas era abierta una burla a las circunstancias que ambos se veían obligados a vivir, y la mirada feroz de la pelirroja lo decía sin palabras a pesar de entender que Démian no se encontraba en condiciones para pensar con claridad.

Muy a regañadientes decidiría avanzar el paso que antes lo hubiera distanciado de Ephram, pero su determinación era a esas alturas indestructible. Tomó su mano, entrelazó sus dedos con los del Nuevo Auror... y posó su varita sobre la estrecha unión establecida. Sus ojos de pronto habían adquirido una sombra extraña de gravedad inquietante, y se concentraban fijamente en el joven para compartir sus intenciones. Hacía falta un testigo, pero la firmeza de su determinación acabaría sumergiéndola en el convencimiento de que podrían valerse de ellos mismos para dar cumplimiento al encantamiento albergado en su mente.

¿Juras protegerme de las garras de Worthington las veces que de ti dependa verme envuelta en algún lío? —el inicio de su discurso lo marcaba la voz áspera, acaso dispuesta a quebrarse en cualquier instante. Pero apenas hizo caso de ello; estar a punto de cerrar un juramento inquebrantable justificaba el malestar inusitado que brotaba de lo más hondo de sus entrañas. Apretó la mano de su antiguo compañero de escuela con mayor fuerza—. ¿Juras callar mis secretos? ¿Juras ocultarme, atacar a tus aliados si hace falta con tal de mantenerme viva? ¿Lo juras Ephram?


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 471
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Démian A. Ephram el Dom Mayo 18, 2014 3:58 am

La tajante negativa lo tomó por sorpresa, convirtiéndolo en una desconcertada y estática estatua de piedra, sin una idea clara sobre el siguiente paso a tomar. Durante los primeros segundos había temido la huida de Weasley, inusitada e inevitable, y el solo hecho de considerar aquella posibilidad con la consiguiente pérdida de su última oportunidad para proporcionar ayuda a Darcy estuvo a escasos segundos de liquidar la poca cordura que conservaba; sus ojos dilatados eran prueba fehaciente de ello.

Pero cuando la vio detenerse pudo volver a respirar. Y escuchó sus exigencias con la concentración que en siete años jamás le hubiera dedicado, de pronto dispuesto a conceder cualquier exigencia que se le pusiera por delante con tal de cerrar el ofrecimiento que la chica hubiera hecho hacía unos momentos. Asintió una y otra vez, como urgiendo a la pelirroja a poner sus condiciones sobre la palestra de una vez.

Lo curioso sería que aún ante su completa disposición a satisfacer las peticiones de Arsène, no se sorprendería menos cuando finalmente comprendió sus intenciones. Torpemente sus dedos se entrelazaron con los de la Smaragdium, los ojos concentrados en la determinación fulminante que despedía su mirada. La escuchó hablar como si su voz proviniese de un mundo distinto, y con aquella primera pregunta acabaría por desencadenarse una batahola de preguntas en su cabeza. ¿Estaba dispuesto a ello? ¿Sería capaz de ofrecer su vida como garantía del cumplimiento de sus palabras? De golpe, sin aviso, el recuerdo que llegaría a invadir su mente se haría cargo de dar con la respuesta correspondiente. Vívida, la voz de Weitzman vibró en sus oídos:

«Dime, Démian Ephram, ¿a qué estás dispuesto con tal de que nuestra pequeña Ephram no se vea envuelta en ningún mal?»

«A todo».

A todo. Darcy valía incluso más que su vida, más que la vida de cualquier otro ser viviente sobre la faz de la tierra. En aquel mundo repleto de seres despreciables, almas como la de su hermana debían protegerse sin escatimar esfuerzos. Entonces estuvo seguro. Cerró su mano con fuerza sobre la de ella, y su varita fue a situarse junto a la otra que vigilaba el cierre del pacto. Un juramento inquebrantable no era nada en comparación a la felicidad de su hermana.

Si, juro —habló con la firmeza de días pretéritos luego de cada nueva pregunta, y una luminosa lengua de fuego escapaba de la varita que no le era propia luego de sus afirmaciones, enredándose entre ambas manos como una delicada cadena de múltiples cabezas. Enderezó un poco más su postura y se apresuró a interponer nuevas palabras antes que el encantamiento culminara—. ¿Qué hay de ti, Weasley? —contraatacó. A Ephram tampoco le sobraban motivos para confiar solo en palabras—. ¿Juras hacerte cargo de Darcy durante el tiempo que debas permanecer en Clevermont? ¿Juras mantenerte cerca de ella? ¿Juras enseñarle a ser fuerte, a insistir en ese propósito incluso cuando pueda parecer imposible?
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Arsène Weasley el Lun Mayo 19, 2014 3:59 am

Arsène sonrió de la forma extraña y retorcida que solo ella era capaz de elaborar. Sonrió del modo que la situación reclamaba, tal como el destino lo vaticinaba. Porque su decisión había sido tomada incluso antes de su polémica existencia. Apretó todavía más la mano del muchacho.

Sí, juro —repitió a cada petición sin una pizca de duda, firme y segura como solo podía estarlo un ignorante de lo que le esperaba. Pero Weasley sabía muy bien en lo que se estaba metiendo, sabía que debería invocar la paciencia que no poseía para poder tratar con la menor de los Ephram, que debería ser persistente y controlarse como jamás antes había hecho... sin embargo era el precio que debería pagar por librarse del riesgo terrible que Démian Ephram significaba para ella. Ahora, de forma simultánea a las cadenas de fuego que surgían de la varita del funcionario del Ministerio, aquel peligro se volvía polvo, desaparecía y dejaba de existir a medida el viento se adueñaba de los restos. Las luminosas lenguas que recorrían las manos de ambos jóvenes se habían convertido en una intrincada mezcla de nudos sin inicio ni término, y brillaban con una intensidad que hacía doler la vista, inundaron el callejón de un resplandor rojizo... y luego comenzaron a debilitarse, lentamente, hasta desaparecer por completo. El pacto estaba hecho.

Ya está —la voz de la pelirroja era un arrullo extraño, la muestra inconfundible de su repentino alivio. No olvidaba que acababa de poner en jaque su propia vida, pero pese a ello se sentía mucho más segura. El silencio de Ephram ahora le pertenecía por completo y eso le otorgaba más de alguna ventaja. Deshizo el agarre y retrocedió sin perder de vista a su acompañante, como a la espera de alguna reacción, la que fuera. Era la primera vez que le resultaba imposible predecir su comportamiento—. Me parece que eso es todo por ahora. Ya que no me queda alternativa... haré hasta lo imposible por fortalecer un poco a esa cría que tienes por hermana, Ephram, no debes preocuparte por eso. Pero no será fácil. Es difícil creer que se trata de tu hermana, tomando en cuenta lo cobarde que... —el solo hecho de recordarlo la llevó a preguntarse si en realidad habría hecho lo correcto. Recordaba demasiado bien el acceso de cólera que la hubiera dominado la última vez que tuvo la mala suerte de tropezar con esa Caeruleum asustadiza. Pero dejó la frase a medio terminar, consciente de que el chico no se tomaría a bien semejante comentario. Optó por un suspiro de resignación—. Creo que dos semanas son un tiempo adecuado para hacerte saber cómo va el avance con Darcy. Me vendría bien que a cambio trajeras un par de noticias sobre cómo van las cosas por aquí afuera. La información que llega a Clevermont escasea un poco más cada día que pasa.


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 471
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Démian A. Ephram el Miér Mayo 21, 2014 4:37 am

El comentario conseguiría lo que Ephram no había logrado por semanas por sus propios medios: despertar la fuerza de su naturaleza primitiva. Avanzó resuelto hacia Weasley hasta sostenerla por la muñeca.

Cuidado, pelirroja —siseó. La furia se notaba contenida en cada una de sus palabras a media que su mano retorcía la extremidad de la muchacha con una fuerza tal que no tardó en cortar la circulación del miembro—. Hicimos un pacto, pero todavía puedo permitirme el lujo de darte una paliza si no te dejo medio muerta. Así que te conviene guardarte tus comentarios un tiempo. ¿Vale? —la sacudió sin delicadezas, para asegurarse de que captaba la idea. Y no obstante su ira, no se sintió capaz de soltarla entonces, ya habiendo expuesto sus advertencias. De pronto sus ojos serios, de expresión ceñuda, se concentraban en el rostro de la Smaragdium, en cada una de sus reacciones. Ahora que la desesperación había cedido resultaba más sencillo detenerse a pensar en la paradoja de todo aquel asunto. Verse obligado a proteger a una de las personas que más despreciaba en el mundo y confiarle el bienestar de Darcy... simplemente parecía un chiste de mal gusto. Y era justamente eso lo que la convertía en una circunstancia de una verdad dolorosa e insoportable: el destino, últimamente, se empeñaba en arrastrarlo a las situaciones menos esperadas, las más incómodas y sin sentido. La retenía firmemente para evitar sus intentos de escape cuando reparó en la lágrima escarlata que brillaba espeluznante sobre el rostro de la chica. El vacío que lo poseería entonces llegaría sin aviso, obligándolo a dejar caer los brazos a cada lado de su cuerpo, mustios. El tiempo de evadir la realidad había acabado; era momento de volver a adueñarse de la infinidad de recuerdos que daban cuenta de la calidad de ser humano en que se había convertido.

Tendrás noticias —prometió con una voz diferente; la del hombre fuerte y cruel que debía obligarse a ser—. Pero quiero un informe acabado, sin insultos a Darcy. Es culpa mía que no entienda del todo la mierda de mundo en el que vive, no de ella. Solo... ten paciencia. Ella sabrá valorarlo, se esforzará. Te lo aseguro.

Eso era todo. No podía dilatar más la responsabilidad de retornar a su propio infierno. Una última mirada a Weasley, mezcla del Ephram que se obligaba a ser y del que alguna vez había sido, se convirtió en el silencioso gesto de despedida.
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [A] Times Square ~ 13 de marzo de 2053

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.