[J] Distrito Mágico ~ 14 de noviembre de 2053

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[J] Distrito Mágico ~ 14 de noviembre de 2053

Mensaje por Démian A. Ephram el Vie Ago 14, 2015 5:14 am

LA CAZA
14 de noviembre, 2053

Cuando la noche cayó, supo que la vería.

No se trataba de jugar a ser vidente. Todo se reducía al hecho de que, durante el transcurso del día, las pistas habían aparecido ante Démian de forma ininterrumpida.

Lo de aquella misma mañana había sido el primer indicio: la noticia de aurors noqueados en sus puestos de vigilancia... una vez más. Y junto a sus cuerpos incinscientes, el infaltable mechón de cabello de fuego que otorgaba la responsabilidad de aquel acto a un único individuo.

Arsène Weasley.

Desde su afortunada y extraña fuga en Clevermont College nadie había logrado aún dar con su paradero, y a pesar de ello, esa condenada pelirroja se las arreglaba para escabullirse en los sitios de vigilancia de aurors experimentados y atacarlos con la facilidad de quien enciende un cigarrillo. Lo peor de todo, más allá del hecho de que a pesar de su repetido número de apariciones furtivas mantuviese aún su estatus de 'sujeto prófugo', era que sus ataques habían alcanzado un nuevo nivel de subversión, pues ya no solo se conformaba con sorprender a los aurors de mayor experiencia, sino que ahora sus ofensivas iban dirigidas a los Nuevos Aurors... y los sometía con igual facilidad. Nadie habría dicho jamás que se trataba de un grupo de élite especialmente adiestrado y capacitado para las labores de vigilancia, persecución y sometimiento. Acudir a miembros que contasen con mayores habilidades dentro del cuartel era, en consecuencia, la siguiente estrategia a seguir. Pero también significaba una derrota para los esfuerzos del departamento y una razón para alimentar la fluctuante cólera de Worthington.

Entonces recibió su segunda pista, cuando debió recibir la asignación de labores para su nueva jornada de trabajo.

Hoy nos vas a ayudar con la guardia para el toque de queda —le comentó Carl, su superior, como si aquello fuera cosa de todos los días—. Te corresponde la zona del Distrito Mágico.
Vigilancia —Démian hizo la observación con el tono huraño de siempre. Con la expresión malhumorada de siempre—. ¿Y a qué se debe este cambio? ¿No hay nadie a quien atrapar hoy? ¿Nadie que necesite un empujón para soltar la lengua?
La crudeza del comentario, aunque evidente, no pareció hacer gracia a su interlocutor.
Hoy no —Carl fue tajante, pero en su silencio se interpretaba con claridad eso que había preferido omitir: 'Hay otras cosas que nos tienen de cabeza ahora'. Estaba preocupado. Como todos.

Más tarde estuvo seguro de que el cuartel jugaba todas sus cartas a que Weasley haría su próxima aparición en el Distrito Mágico: Müller, Sheppard y Brooke, entre otros, eran también parte de la comitiva de vigilancia asignada al Distrito Mágico. Todos miembros de su generación de Nuevos Aurors, todos casi tan capacitados como él mismo. Si la otrora Smaragdium no había planeado aparecerse en la zona convenida por cuenta propia, sin duda lo haría de todas formas al enterarse de semejante carnada. Démian la había conocido lo suficiente como para saber que no sería capaz de resistirse al desafío.

Y ahora, a medida se desplazaba por el perímetro que le correspondía cubrir, recibía la última de sus confirmaciones al alzar la mirada hacia el cielo: era noche cerrada, un escenario idóneo para tomar por sorpresa a cualquier sujeto desprevenido. No él, desde luego. Él estaría preparado.

«Veamos cómo te las arreglas esta vez, pelirroja».
avatar
Démian A. Ephram
Trabajador del Ministerio

Mensajes : 430
Fecha de inscripción : 27/08/2011

Volver arriba Ir abajo

[J] Distrito Mágico ~ 14 de noviembre de 2053

Mensaje por Personaje no jugable el Vie Ago 14, 2015 5:33 am


El silencio era insoportable en esa noche sin luna. ¿Cuántas horas llevaba ya recorriendo los mismos callejones? A Grace le parecían horas, pero su reloj contabilizaba como mucho el transcurso de cuarenta y cinco minutos. Ya podía hacerse una idea del martirio que le significaría hacer el mismo recorrido hasta el término del toque de queda... eso suponiendo que llegaría al final de la noche sin informar novedades. Y por su propia sanidad mental esperaba que no fuera así. ¿Qué se suponía que iba a hacer ahí, apartada del resto de sus colegas hasta el amanecer?

Así pues, la joven Sheppard esperaba con ansias la supuesta aparición de Weasley, porque necesitaba distraerse. Por supuesto que eso no quería decir que hubiese olvidado la causa de todo aquel operativo: Arsène Weasley y sus ataques sorpresa habían pasado a convertirse en fuente de disturbios, pues no faltaban los idiotas que veían sus hazañas como un ejemplo casi heroico, un símbolo de rebeldía y resistencia que otorgaba a la gente una oportunidad de reclamar su libertad... blablablá. Sí, había escuchado muchas cosas y comprendía la importancia de dar caza a un elemento agitador como el que la fugitiva representaba. Pero lo suyo era otro estilo de trabajo, más arriesgado, cargado de una buena dosis de adrenalina. Pasearse por ahí en medio de la noche definitivamente no cumplía con sus expectativas. Solo le quedaba mirar la situación con positivismo y conservar la esperanza de que la presa apareciera. Pronto. Antes de llegar a enloquecer.

Pero una hora más tarde, nada había cambiado.

Vamos, vamos. ¿Cuánto más piensas hacernos esperar? —suspiró frustrada, su varita mágica iluminando los mismos rincones desiertos que había recorrido como mínimo unas diez veces—. Aparecete de una buena vez, escoria Weasley.

Y para su sorpresa, alguien contestó a sus espaldas.

Se esperaría que una persona como yo hiciera todo lo contrario a lo que le piden. Con más razón si se usa ese tipo de peyorativos —sobresaltada, Grace dio la vuelta en menos de un segundo. Entonces la vio... o creyó verla. Había esperado encontrarse con una larga cabellera escarlata. Apoyada cómodamente contra el muro más cercano, la bruja más buscada en el Mundo Mágico sonreía—. Pero últimamente he adoptado la mala costumbre de hacer lo que no se espera de mí. Lo hago de maravilla, ¿a que sí? De modo que considero que no es momento para cambiar la tendencia.

Aquello fue suficiente. Sheppard lanzó un ataque, pero falló por milésimas y supo que necesitaría refuerzos. Tal como había acordado con el resto del equipo, invocó un destello de luces por encima de su cabeza para alertar a los demás. Luego volvió a su táctica ofensiva...

Pero ya era demasiado tarde.
avatar
Personaje no jugable
Cuenta multiuso

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 26/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [J] Distrito Mágico ~ 14 de noviembre de 2053

Mensaje por Personaje no jugable el Vie Ago 14, 2015 5:53 am


Echó a correr nada más ver el destello de luces en el cielo nocturno.

A juzgar por la distancia del estallido, la zona de alerta seguramente pertenecía a la de Sheppard. No estaba segura de lo bueno o malo que sería recibir el ataque desde aquel frente, pero tampoco era el momento de detenerse a analizarlo. Así que siguió avanzando con la esperanza de que la buena racha de la pelirroja acabase esta noche. Esa bruja estaba siendo demasiado escurridiza para el gusto de Skylar, hecho que incrementaba sus ansias de convertirse en la responsable de su captura. Porque cuando se trabajaba codo a codo con alguien como Démian Ephram, no era común encontrar oportunidades lo suficientemente excepcionales como para permitirse romper los récords propios. Esta era una de esas escasas oportunidades; un pez gordo. Y si quería llevarse buena parte del crédito debía asegurarse de llegar ahí antes que Ephram, para vetarlo de la oportunidad de salvar la noche y quedarse con el crédito, como solía hacer por puro instinto.

Metros más allá encontró a Sheppard inconsciente, justo por encima de la señal que debió de enviar antes de caer.

Vaya soldado de mierda que resultaste ser —bufó irritada, propinándole una patada a su compañera para apartarla del camino. Ella no iba a notarlo—. Tendrás que pedirle a Ephram un par de clases particulares extra.

¿Significa eso que tú sabrás dar la talla?

Müller atacó antes de ver nada, de modo que solo luego de realizar la maldición se detuvo a identificar quién había sido objeto de la misma. No vio a una chica pelirroja, pero de todas formas estuvo segura de que era ella. Había algo en la mofa de su tono que recordaba débilmente a Dominique Weasley. Y esa sonrisa mordaz de su rostro... había hecho falta verla una sola vez en una vieja fotografía para almacenarla en la memoria. Era ella. Y la acabaría.

Volvió a atacar, pero volvió a fallar.

Casi —Weasley rió antes de iniciar el contraataque y echar a correr.

Ese fue el inicio de la persecución, una a la que Brooke no tardó en unirse, cuando surgió de uno de los callejones laterales a los que Weasley utilizaba como ruta de escape. Ahora Skylar entendía que los ataques anteriores hubiesen resultados tan sencillos para Weasley; la chica era sorprendentemente ágil. No importaba cuántos ataques lanzase ella y Brooke en conjunto, la pelirroja siempre los esquivaba a último momento, y hasta se permitía el lujo de contraatacar. Ya en dos ocasiones Brooke se había quedado atrás a causa de las ofensivas de la fugitiva. Iban dejando un rastro de escombros a sus espaldas, pero las cosas no parecían prontas a marchar mejor.

Dos callejones más allá, otros dos aurors intentaron cerrar el paso de Weasley. Uno recibió el rebote de su propio ataque, el otro falló y fue superado por la condenada bruja. El panorama empeoraba segundo a segundo, la impotencia de Skylar alcanzaba niveles desconocidos... y Ephram aún no se dignaba a aparecer. ¿Dónde demonios se había metido ahora?

Y como si su pensamiento hubiese bastado para invocarlo, el mago apareció en la siguiente manzana del recorrido. Estaba de pie, tan casual y despreocupado que a Müller por poco le da un ataque de nervios... hasta que comprendió la causa de la inusual parsimonia de su compañero. A juzgar por las condiciones de la calle dispuesta más allá, Ephram no había perdido el tiempo: la calle rebosaba de encantamientos de captura. Una vez que Weasley llegase a la zona preparada, los encantamientos se activarían y estaría perdida.

«Ya está» -pensó con una aterradora sonrisa de júbilo- «Te tenemos».
avatar
Personaje no jugable
Cuenta multiuso

Mensajes : 179
Fecha de inscripción : 26/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [J] Distrito Mágico ~ 14 de noviembre de 2053

Mensaje por Arsène Weasley el Vie Ago 14, 2015 10:01 pm

Entendió que había caído en la trampa demasiado tarde, cuando estuvo a pasos de la misma. Había corrido demasiado rápido como para suponer que iba a ser capaz de frenar a tiempo para redirigir su trayectoria, y de cualquier modo, allá atrás acabaría encontrándose con un par de agotados pero muy irritados aurors impacientes por atraparla. Y adelante, la encrucijada preparada por Ephram. «No te cansas de ser un hijo de puta, ¿eh?» -pensó molesta cuando de forma inevitable atravesó la barrera invisible que sabía limitaría sus alternativas.

Al instante sintió que su cuerpo se petrificaba, y la inercia la llevó a dar contra el suelo. La sensación resultaba en extremo frustrante, y no importaba cuánto se esforzara ni la intensidad con la que su cerebro enviase órdenes al resto de su cuerpo; no había una sola célula en todo su organismo capaz de responder al llamado. Quiso gritar de pura indignación, pero sus cuerdas vocales no se mostraban más dispuestas a atender que el resto de ella.

Así, petrificada como estaba, sintió los pasos cada vez más próximos de la bruja que hasta hacía unos segundos hubo de perseguirla sin éxito... y supo que le cobraría por todos los daños ocasionados, por los pasados y por los futuros. Le arrebató la varita de su mano derecha, la hizo pedazos, y no sintiéndose conforme con ello, apuntó su propio instrumento mágico directo a la cabeza. La sonrisa que surcó su rostro de ningún modo ocultaba sus intenciones. De haber podido, Weasley habría sufrido un violento estremecimiento. La bruja se preparó para atacar...

Cuidado con lo que haces Müller —Démian se adelantó con su porte serio, casi peligroso.
Escúchalo, Skylar —el otro mago acababa de unirse al resto—. Sabes que tenemos que entregarla con vida.
—Lo sé —la aludida se volvió a sus compañeros—. Pero eso no significa que no podamos jugar un poco con ella antes —volvió a apuntar. Pero antes de llegar a sentir las repercusiones de aquella maldición de tortura que veía reflejada en los ojos de su atacante, ocurrió algo distinto: el cuerpo de Arsène despertaba de la parálisis involuntaria. Rápidamente recuperaba la capacidad de mover sus manos y extremidades, y el alivio llegó a su encuentro: tal vez, después de todo, no moriría aquel día. Pero para ello debería actuar rápido.

Se llevó una mano a los bolsillos.

¡EXPELLIARMUS!

Aprovechó el tiempo que sus captores ocupaban en salir despedidosen cualquier dirección  para incorporarse y sacar la varita que llevaba escondida; luego de numerosos ataques había logrado hacerse con una buena colección de reserva. La bruja auror comenzó a chillar nada más comprender lo que ocurría.

¡Tiene otra varita! —exclamó furiosa, ya preparándose para un segundo round de ataques y contraataques. Pero Arsène no estaba por la labor de darle en el gusto y seguirle el juego. Si algo había aprendido de Betancourt era saber cuándo detenerse y reconocer el alcance de sus capacidades. Había tenido suficiente para una noche; era momento de la retirada.

La siguiente explosión sorprendió a sus contrincantes a medio intento de incorporarse del anterior ataque. La fuerza del impacto también la derribó a ella, pero procuró reponerse rápidamente; aquella sería la mejor oportunidad que tenía para escapar. Así que echó a correr una vez más a pesar del mareo, a pesar de los golpes. Y pronto comprendió que no era la única que corría. Ephram y la chica le pisaban los talones. En comparación al resto de especímenes seguidores de Worthington que había enfrentado con antelación, ese par eran con diferencia huesos duros de roer. El tipo de desafíos con los que la pelirroja podía divertirse sin considerar riesgos.

No os cansáis, ¿eh? —les lanzó un par de ataques aturdidores. Uno dio de lleno contra la bruja. «Perfecto» -pensó para sí- «Una menos»—. ¡Pues yo tampoco, cabrones!

A pesar del vigor y de ese ánimo temerario que sentía explotar dentro de ella, sabía que el tiempo se agotaba, y tarde o temprano sus energías también lo harían. Tenía que largarse ahora cuando todavía contaba con el chance de una retirada digna... o estaría decididamente perdida. Se atrevió a echar un vistazo atrás para evaluar sus posibilidades: solo Démian insistía en la cacería; el resto había caído en el camino. Bien, eso era positivo... más o menos. Había vuelto la mirada al frente para evitar cualquier caída desafortunada, pero incluso entonces podía hacerse una idea bastante acertada de las motivaciones que evitaban al otrora Phoenîceum rendirse; casi palpaba su ira y frustración, su peligroso anhelo por corregir las cosas y evitar que esta noche se consumara el primer fracaso de su asquerosa trayectoria como Nuevo Auror. Podía imaginar su rostro deformado por la impaciencia y la ira... Sí, como había pensado antes, era momento de esfumarse antes de ser alcanzada una segunda vez. Porque estaba claro que la determinación de Ephram no daría lugar a una tercera vez.

Cerró los ojos y se preparó para desaparecerse. Pero casi al mismo tiempo sintió la mano del mago cerrarse en torno a su tobillo. Gritó de pura sorpresa.

No hubo tiempo de quitárselo de encima. Ambos desaparecieron de entre los escombros del Distrito Mágico.


A.P.T.V:
avatar
Arsène Weasley
Fugitivo

Mensajes : 471
Fecha de inscripción : 27/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [J] Distrito Mágico ~ 14 de noviembre de 2053

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.