[M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Díctamo Betancourt el Sáb Oct 10, 2015 4:13 am

SECRETOS
Miércoles 10 de diciembre, 2053

A veces, cuando se perdía en medio de la espesura verde y cerraba los ojos, podía recordar días más felices. Inspiraba el delicioso aroma de la tierra húmeda por la nieve, oía el susurro arrullador del viento gélido... y se atrevía a cometer el crimen de olvidarse de todo. Solo él y la naturaleza circundante. Solo él, y la eternidad de una paz tan pura e intensa que conseguía arrancarle un suspiro de añoranza.

Entonces volvía a abrir los ojos.

Sí, la vida no era nada parecida a como Díctamo le hubiera gustado que fuese. Pero era su deber arraglárselas con lo que tenía. Tenía que sobreponerse y saber salir adelante, por él mismo y por cada alumno de Clevermont College. Era una responsabilidad que había asumido el mismo día en que Arsène debió escapar inesperadamente del colegio, abandonando a la Patrulla Escolar en contra de su voluntad. Díctamo jamás comentó al resto de sus compañeras las conversaciones mantenidas con la pelirroja sobre el destino del grupo luego de su partida, sin embargo, al largarse Weasley, todas asumieron de inmediato que el mando recaía inevitablemente en él. Aunque hubiese querido, no habría existido modo de desentenderse.

Y ahora, mirando en retrospectiva, el joven Díctamo recordó cuantas veces deseó renunciar desde entonces. Habían tardado esos ocho meses solo en idear una nueva forma de mantener en pie las reuniones de la Patrulla. Luego de que se descubriera su anterior escondite, era necesario llevar las precauciones hasta un nuevo peldaño. Eso había descartado de sopetón, a pesar de los reparos de Vanni, la opción de utilizar el despacho secreto de Jamie O'Donnell, e incluso los conductos ocultos más allá. Aquel pasadizo era demasiado valioso como para convertirlo en un sitio de encuentro frecuente, expuesto a ser también detectado por Slaughter y sus miles de ojos presentes en el edificio.

Por un tiempo intentaron con la legeremancia, pero a pesar de lo bien preparada que se encontraba Vanni en esta materia gracias a sus interminables prácticas con Arsène, el resto apenas manejaba decentemente la oclumancia. Cuando asumieron que tardarían meses en ser capaces de introducir cualquier idea en la mente de otra persona o de leer sus pensamientos, la estrategia se descartó temporalmente. Entonces Hipatia tuvo la idea de los Amigos de las Criaturas Mágicas.

¿Qué mejor fachada para reunirse a hablar que una aburrida asociación de amantes de las criaturas mágicas? Tal como la hermana de Leszek había previsto, las inscripciones para el club desde el anuncio de Bernice en el periódico habían sido tan escasas como las sonrisas de la profesora Willoughby. Y cuando Díctamo se acercó personalmente a hablar con los valientes alumnos de primer año que habían decidido anotarse en el programa para explicarles las responsabilidades que deberían asumir desde el primer día de actividades, sus nombres salieron de inmediato de la lista. De modo que solo serían él, Vanni, Bernice, Cassandra y "la profesora Stewart", reunidos una vez por semana para reorganizar las acciones de la Patrulla, sin Weasley.

Pero hasta que no pudieran iniciar al fin con las reuniones, debía encargarse de preparar a Bernice para que consiguiera alcanzar el nivel de habilidad del resto. En los meses que llevaban practicando, los avances habían sido sorprendentes. Pero aún había trabajo por hacer. Por eso el joven delegado volvía a internarse en la arboleda para encontrarse con la muchacha, descansando la espalda contra un tronco raquítico. En contra de su voluntad, recordó inviernos pretéritos, eternas tardes de frío y de nieve vividas en compañía de Cassandra y sus sonrisas cálidas.

La extrañaba. La extrañaba tanto que dolía.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Bernice Adams el Sáb Oct 10, 2015 5:01 am

Bernice estaba entumida hasta los huesos, pero seguía avanzando con absoluta resolución por los terrenos del college, con la mirada fija en el arrollo, su puente, y la gran arboleda que se extendía más allá. Cualquier cosa con tal de pasar un tiempo a solas con Díctamo Betancourt y perderse en sus ojos, en su sonrisa dulce y gentil. Por su puesto que habría sido mucho mejor embelesarse con la visión del muchacho en algún lugar menos congelado, como un aula vacía o algo parecido. Pero el joven delegado había sido tajante al respecto:

El edificio tiene oído en todas partes —le había dicho con cautela—. Se harán preguntas.

Bueno, si era así, ¿cómo podía tener sentido eso de reunirse con la Patrulla en el aula de la profesora Stewart? Díctamo le había asegurado que ella era de fiar, que no tardaría en entenderlo. Pero Bernice no estaba tan segura de ello, no al menos cuando recordaba la mirada gélida de la profesora de Cuidado de las Criaturas Mágicas. Esa mujer era tan bonita como terrorífica... ¿pero acaso había existido alguna vez un squib reconocido por su simpatía? Si a Bernice le hubiese tocado ser la única en su familia sin una pizca de magia, probablemente también se habría convertido en una criaturilla temible. El punto era que no veía la hora de asistir a esa primera reunión luego de todo el desastre con la pelirroja Weasley. Pero, como solía recordarle con paciencia su hermano Kilian, tenía que vivir una cosa a la vez. Y ahora se encontraría con Díctamo. El solo hecho de recordarlo le cortó la respiración.

Al principio de su temporada de prácticas había temido que el resto de los estudiantes notase la frecuencia de sus encuentros y comenzara a hablar, pero tan pronto como Adams había comenzado a mostrar avances prometedores, también Cassandra se había ofrecido como voluntaria para su entrenamiento. Así que ahora entrenaba, sin falta admisible, dos veces por semana: una con Díctamo en las arboleda y una con Gilbert hacia la poco transitada entrada del college. Con el tiempo, los rumores -en parte diseminados por la misma Bernice- aparecieron de todas formas, pero la versión de los mismos era lo que cabía esperar de alguien como la Caeruleum de quinto año: en su afán de cotilla incomparable, Adams probaba cada nueva semana obtener una versión de los hechos relacionados con el rompimiento de Betancourt y Gilbert. Y como la chica había dejado entrever en su último artículo, sus esfuerzos seguían siendo infructuosos.

No se dio cuenta de todo lo que había caminando hasta que atravesó el linde de los árboles y vio al joven que esperaba por ella. Contuvo un suspiro al verlo así, concentrado contra el árbol que lo sostenía. Así de ensimismado se veía tan guapo como en cualquier otra circunstancia.

Hola Díc —le sonrio mientras avanzaba hacia él, para no tomarlo por sorpresa. El vaho escapó de sus labios, tan blanco que parecía se congelaría en sus narices—. No sé tú, pero sigo pensando que sería buena idea buscar un lugar más hogareño para estas prácticas. Cualquier día de estos se me va a congelar el cerebro.
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Díctamo Betancourt el Sáb Oct 10, 2015 5:43 am

Las suaves pisadas en la nieve anunciaron la llegada de Bernice poco antes de que lo hiciera su propia voz. Díctamo alzó el rostro, apresurando una sonrisa que borrase toda evidencia del anterior curso de sus pensamientos.

Tienes que mirarlo por el lado positivo, Bernice —respondió él a modo de saludo, ya incorporándose para ir a su encuentro—: estos climas extremos fortalecerán tu mente ante cualquier adversidad. Aunque ahora que haces el comentario, se me acaba de ocurrir una idea. Vamos.

Se hundió en su bufanda y abrió la marcha hacia el sector oeste de la arboleda, adentrándose cada vez más en aquel mar de hojas y troncos. A medida que avanzaban, la distancia entre un árbol y el siguiente se hacía cada vez más estrechas, y en cosa de minutos la mullida nieve del suelo fue reemplazada por tierra resbaladiza y hojas húmedas. Sobre ellos el cielo se ocultó tras una bóveda de ramas entrecruzadas. Era un espectáculo hermoso, y por un momento Díctamo permitió que sus pensamientos se perdieran otra vez en la hermosa soledad de la naturaleza. Volvió a la realidad cuando su compañera de camino comenzó a tararear una canción.

Durante mis primeros cursos en Clevermont —le explicó a la muchacha con voz amable—, las clases de Cuidado de las Criaturas Mágicas eran impartidas por el profesor Ásbjörn —sonrió nostálgico—. Apuesto que lo recuerdas, era el único centauro en todo el edificio. He oído que no hacía uso de sus habitaciones en el college, que como todo centauro, pasaba sus noches estudiando las estrellas. Se supone que su morada debería estar por aquí. Y si la encontramos, con algo de suerte nos protegerá del viento.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Bernice Adams el Sáb Oct 10, 2015 11:37 pm

Bernice alzó su diestra, señalando algo situado metros por delante de ellos:

¿Te refieres a esa morada? —con mirada desconfiada, la chica fijó su mirada hacia el frente, donde una gran choza construida a base de ramas les daba la bienvenida.

No tenía puertas ni ventanas: la morada del fallecido profesor Ásbjörn era poco más que un cono de maderas apiladas y atadas en la punta. Desde luego no era ninguna maravilla, pero seguro en el interior estarían más a gusto que al aire libre. Para haberse tratado de un centauro, la construcción era bastante más sofisticada de lo que cabía esperar, o eso fue lo que dedujo Bernice al intentar interpretar la expresión de aprobación con la que Díctamo evaluaba el panorama. Avanzaron en silencio hasta la choza.

Adentro había espacio de sombra para ambos, así que luego de acomodarse sobre las mantas que la joven Adams siempre traía consigo, Díctamo encendió un pequeño fuego y volvió a sonreír satisfecho. Por defecto, también la chica se sintió satisfecha.

Te tengo una sorpresa —habló entonces, apresurándose a sacar su varita mágica—. Verás, mi última sesión con Cass ha ido muy bien. Ha ido de maravilla, en realidad. ¿Quieres ver? —sin esperar una respuesta del muchacho, depositó entusiasmada la punta de la varita sobre su coronilla y pronunció en su mente el encantamiento mil veces ensayado días atrás. No tuvo que mirar sus manos para saber que su intento había resultado exitoso; podía sentir el encantamiento desilusionador extenderse desde su cabeza hacia el resto del cuerpo. Observó a su acompañante con una radiante sonrisa invisible—. ¿Qué tal? Tienes que admitir que esta vez sí que me lucí.
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Oct 11, 2015 1:55 am

Como el espectador de un espectáculo, Díctamo vio a Bernice desaparecer ante sus ojos. El resultado fue tan fluido que parecía ejecutado por un mago experto: la muchacha no solo había conseguido confundirse con el ambiente circundante, sino que prácticamente se había vuelto invisible. Con una amplia sonrisa de orgullo paternal dibujada en su rostro, el Smaragdium se levantó y caminó alrededor de la muchacha, comprobando desde cada ángulo la perfecta ejecución del encantamiento.

Lo admito sin una gota de reticencia —afirmó, cruzándose de brazos—. Pero no deberías alegrarte tan pronto, Bernice. El hecho de que finalmente hayas dominado el encantamiento desilusionador solo significa una cosa —su mirada se tiñó de un ligero tinte apenado. Sabía que lo que vendría a continuación no contentaría en absoluto a la joven Caeruleum—: Es momento de volver al encantamiento Patronus.

Desde el inicio de las prácticas, habían probado en innumerables ocasiones conjurar al guardián de Adams, pero algo parecía limitar las capacidades de la chica. Y con cada día que pasaba, la necesidad de que finalmente invocara un patronus corpóreo se volvía imprescindible. Tal vez ahora que ella había ganado confianza y destreza finalmente lo lograrían. Solo aquel paso hacía falta para que al fin Adams contase con las mismas competencias del resto de sus compañeros. Se adelantó antes de recibir cualquier réplica:

Sabes que es la única forma segura con la que contamos para comunicarnos. El que no poseas un patronus te expone a más peligros de los necesarios.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Bernice Adams el Dom Oct 11, 2015 10:14 pm

A Bernie se le borró la sonrisa del rostro, pero Díctamo no pudo verlo a causa del encantamiento desilusionador, que continuaba activo. Con una simple orden a su varita, el rostro de la Caeruleum volvió a ser visible, junto al resto de su cuerpo. Y ahora sí, el Smaragdium pudo ver la frustración en aquellos ojos oscuros.

Ese encantamiento es imposible —la chica se quejó, cruzándose de brazos con aquel gesto infantil que resultaba tan efectivo cuando algo no acontecía de acuerdo a sus planes. Con un leve destello de diversión recordó que incluso había dado resultado con el delegado que ahora la observaba, en aquellos primeros días de práctica. Pero con el tiempo el muchacho había desarrollado inmunidad absoluta a todas las estrategias de reproche protagonizadas por Admas. Y aunque ella sabía que en esta ocasión también fracasaría, lo intentó de todas formas—: No importa cuanto me esfuerce, Díc, simplemente no puedo hacerlo, y lo has visto con mis propios ojos —dejó escapar un suspiro lastimero—. A lo mejor, simplemente, yo no tengo un Patronus. ¿No lo habías pensado? Y de todas formas —apoyó las manos a cada lado de su cadera—, no me creo que se comuniquen tan a menudo con los guardianes como das a entender, Betancourt. ¿Acaso los han usado para saber de Weasley?

Al principio la idea no había sido más que una propuesta cualquiera arrojada para probar suerte, pero al segundo inmediatamente posterior, sus propias palabras cobraron tan nivel de sentido que se sintió mareada.

Sí que se han comunicado con ella —acusó al muchacho con un hilo de voz estupefacta, mirándolo directo a los ojos... esos profundos y hermosos ojos color verde agua...—. Han hablado con ella, ¡y no se han tomado la molestia de ponerme al corriente! ¿Está bien entonces? ¿Dónde está, dónde se esconde? ¿Podemos ayudarla?
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Oct 11, 2015 10:58 pm

Era muy común que el agudo instinto de Bernice pusiera a Díctamo en apuros en los momentos menos esperados; esa capacidad para sacar conclusiones completamente ciertas a partir de nada había sido, de hecho, una de las más importantes razones por las que el chico había decidido abogar a favor de la Caeruleum cuando esta insistió en incorporarse a la Patrulla. Pero el hecho de que reconociera su asombroso talento no quería decir que lo pusiera menos nervioso.

Creo que te debo una disculpa —le dijo a la joven sin molestarse en confirmar sus sospechas. Bastaba con apreciar el rostro del delegado para saber que Bernice había acertado. Díctamo suspiró, y bastó con eso para hacerlo recuperar la entereza—. Arsène está bien. Es todo lo que sé... y es todo lo que necesitamos saber, por la seguridad de ella y por la nuestra —Esbozó una sonrisa triste. Todavía recordaba aquel primer contacto, hacía meses.

Que te baste con saber que estoy intacta hasta el último pelo —El patronus con forma de ornitorrinco había hablado con la sarcástica voz de su pelirroja compañera de casa, una cálida tarde de mayo. Saber de ella luego de horribles y desesperados días de incertidumbre respecto a su paradero casi había logrado hacer llorar a Díctamo de pura dicha—. Te mantendré al corriente cada cierto tiempo, solo para asegurarme de que no echas a perder las cosas con la Patrulla.
Busca a Leszek —él había intentado persuadirla—. Hipatia dice que él podría ocultarte, podría ayudarte.
¿Qué pasa contigo, Enano? Como si no supiera cómo cuidarme sola. Vas a ver, Betancourt. Me las arreglaré tan bien que no tardarás en saber de mí.

Y así había sido. Fue cosa de tiempo para que las noticias de Weasley y sus incomprensibles redadas llegasen incluso a Clevermont College, aislado como estaba del resto del mundo mágico.

Ahora, sobre tu visionaria teoría sobre la inexistencia de un patronus para ti... —inevitablemente, Díctamo soltó una carcajada—. Simplemente no me parece posible. Desde luego el problema está en los pensamientos que utilizas al invocar el encantamiento; todavía no has encontrado uno lo suficientemente intenso. Vamos —la animó con otra sonrisa—. Escoge bien e inténtalo. Trabajaremos a partir de eso.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Bernice Adams el Lun Oct 12, 2015 12:41 am

Hubiera querido continuar con sus berrinches infantiles, ¿pero cómo podía decir que no a esa sonrisa cálida que mantenía a raya el frío de ese día blanco? ¿Cómo decir que no luego de la condescendencia que el chico había mostrado respecto al tema de Weasley? Sí, Bernice estaba loca por ese muchacho, pero en ocasiones no podía menos que detestarlo por aquella capacidad que tenía para hacerla ceder sin esfuerzos. Suspirando resignada, preparó su varita.

Con los ojos cerrados, trajo a su memoria un recuerdo al azar. Antes de Clevermont y sus desastres, la pequeña Bernice Adams había coleccionado un sinfín de momentos felices. E incluso después de sus primeros años en Clevermont, cada viaje de vacaciones en su hogar pasaba a convertirse en un nuevo momento que podría atesorar en la memoria. Así que, en realidad, tenía bastante de donde elegir. Porque a pesar de todo, ella continuaba siendo una joven feliz. En su mente se dibujó la imagen de su hermano Kilian y de un delicioso atardecer en la playa más cercana a su hogar en California. Recordó las carreras y caídas en la arena, las batallas en el mar... y de improviso, una sonrisita furtiva apareció en sus labios. Abrió los ojos.

¡Expecto patronum!

De la punta de la varita, la luz resultante del conjuro escapó suavemente hasta convertirse en una pequeña masa sin forma... y luego desapareció. Era más de lo que había logrado hasta entonces, pero Bernie se sintió igualmente decepcionada. Su humor no mejoró cuando, diez intentos más tarde, el resultado seguía siendo el mismo. Pensó en su primer día en Clevermont y en su primer partido de Galovic. Pero nada parecía lo bastante feliz como para dar forma a ese estúpido patronus.

¡Es inútil! —exclamó frustrada, arrojando la varita al suelo con toda su fuerza—. ¿Lo ves? ¿Lo ves ahora, Díc? No importa lo que piense, no importa lo que haga, no tiene caso —se sentó, abrazó sus piernas y ocultó el rostro en ellas. Las estrategias habían quedado atrás, ahora estaba en serio enfadada, no quería volver a intentar ese encantamiento jamás—. Para ti parece tan sencillo... —su voz se oía ahogada. Entonces alzó la mirada—. ¿En qué piensas, Díc? ¿Qué piensas cuando ejecutas el patronus?
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Díctamo Betancourt el Lun Oct 12, 2015 2:52 am

La pregunta de Bernice dejó a Díctamo a medio camino de su intento por insuflar nuevas fuerzas en la muchacha. Pero, luego de unos segundos de perturbada conmoción, recuperó su sonrisa.

Buen intento —dijo tomando asiento a su lado—, pero me reservo el derecho a mantener ciertas cosas en privado. Espero que lo entiendas.

Además, hablar de ello le causaría más daño que otra cosa. Intentando apartar de su mente el recuerdo de una lejana tarde junto al arroyo, observó a Bernice con detenimiento. Ella volvía a ocultar el rostro entre las rodillas.

De todas las personas que conozco —inició con voz suave y cautelosa—, eres una de las últimas que esperaría ver darse por vencida. ¿No fuiste tú quien inició toda aquella revolución para traer de vuelta el galovic? —posó una tímida y amable mano sobre el hombro de la Caeruleum—. ¿No estoy hablando con la chica que insistió hasta conseguir entrar a la Patrulla Escolar? No puedes rendirte ahora, Bernice. No cuando estás tan cerca de conseguirlo.

Tomó la varita olvidado en el piso y, con mucho cuidado, sostuvo la mano de la joven Adams para depositar en ella el delgado instrumento. Cuando volvió a hablar, había bajado la voz:

Inténtalo, solo una vez más. Si no lo consigues esta vez, lo dejaremos por hoy, lo prometo —una última sonrisa, y luego separó su mano de la chica—. Debe haber algún pensamiento con el que no hayas intentado. Piénsalo bien, quizás sea el que necesitamos.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Bernice Adams el Lun Oct 12, 2015 4:46 am

Quería largarse, buscar su escoba y sobrevolar el campo de galovic hasta que el cansancio la venciera. Si no se decidió a escapar se debió únicamente a que era Díctamo Betancourt quien le hacía compañía... y a la confortable mano que tocó su hombro. Se mantuvo rígida, sorprendida por aquel inesperado contacto, intentando convencerse de que era real. Si su memoria no le fallaba, nunca antes el chico la había tocado a menos que fuera estrictamente necesario, como aquella noche durante la fuga de Weasley.

No acababa de recuperarse de su dicha cuando la mano que le entregaba su varita volvió a dejarla sin aliento. Incluso antes de que Díctamo y Cassandra comenzaran su breve relación, Bernice estaba muy al tanto de la dificultad del joven para establecer contacto físico con su entorno. Adams intuía que, tras el quiebre, aquella limitación se había tornado mucho más crítica. Así que valoró el gesto como el tesoro escaso que demostraba ser. Cerró los dedos en torno a su varita, alzó el rostro para mirar a Díctamo... y otra vez sucumbió al encanto de aquella sonrisa.

Vale —correspondió con otra sonrisa, asintiendo para recalcar su decisión—. Una vez más.

Una cosa tenía clara: no podía acudir a los recuerdos habituales, pues era obvio que no serían suficientes. Tenía que pensar en algo excepcional, algo capaz de dejar muy por detrás su casi permanente estado de alegría. Y supo el recuerdo que escogería: pensó en la mano de Díctamo sosteniendo la suya, en la calidez estremecedora de sus sonrisas siempre sinceras. Pensó en aquel momento que ambos compartían, en los minutos donde la perfección del joven Betancourt le pertenecía únicamente a ella. ¿Acaso había otra cosa que pudiera hacerla más feliz que saber que contaba con la atención absoluta del Smaragdium? ¿Podía desear algo más que esa insólita proximidad? Sin levantarse, alzó la varita por encima del pequeño fuego situado frente a ellos.

Expecto patronum —dijo en apenas un susurro, todavía pensando en Díctamo sentado a su lado.

Entonces, al fin sucedió. Otra vez aquella luz familiar escapó del extremo de la varita, y a diferencia de otras ocasiones continuó escapando hasta tomar forma. Un delfín. Un alegre y entusiasta delfín que nadó por encima de sus cabezas, rodeó el fuego y luego desapareció ante la impresión de Bernice.

Lo hice... —sus ojos estupefactos seguían fijos en el lugar exacto en que el delfín había desaparecido—. ¡Lo hice! ¡Díc, lo hice! —No pudo evitarlo. Rodeó al Smaragdium en un asfixiante abrazo de dicha—. ¿Has visto lo hermoso que era?
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Díctamo Betancourt el Jue Oct 15, 2015 7:19 pm

En efecto Díctamo lo había visto, y se había permitido unos segundos de maravillada contemplación a medida el patronos se desplazaba por el aire ante ellos, haciendo gala de su delicada forma. Vio los inteligentes ojos de la luminosa criatura, sus movimientos cadenciosos, su vitalidad inagotable... todo en aquel breve lapso de tiempo antes de que el encantamiento acabase. Con una sonrisa de orgullo en los labios, volvió el rostro hacia la Caeruleum.

Y ella lo envolvió en un abrazo que el joven, por desgracia, no había visto venir. Durante un instante de pánico su cuerpo se paralizó, ya preparándose para apartar a Bernice de un solo empujón. Luego, al recuperar el control de sí mismo, se separó de ella con manos cuidadosas, procurando no perder la sonrisa. La chica no tenía la culpa de que Betancourt sufriera terrores absurdos con acontecimientos insignificantes.

Un delfín —habló al fin, levantándose lentamente para apagar el pequeño fuego que los mantenía abrigados—. Ahora que lo pienso, no podrías haber tenido un patronus diferente —rió y tendió su mano a Bernice para ayudarla a levantarse—. Vamos, ya te he torturado bastante para una sola sesión... y el frío está aumentando aquí afuera, a pesar de la choza y el fuego.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Bernice Adams el Lun Oct 19, 2015 8:54 pm

Aceptó la mano y se levantó, todavía ruborizada por el impulso anterior. El abrazo apenas había durado un par de segundos, pero fue tiempo suficiente para captar el pánico que agarrotó el cuerpo del chico antes que este intentara apartarse con su acostumbrada educación. Pero a medida iban dejando atrás la choza y la arboleda, el sentimiento de vergüenza fue transformándose paulatinamente en otra cosa. Lástima, frustración, ira.. no estaba segura. Pero si algo estaba claro era que a pesar de las apariencias, Díctamo Betancourt estaba emocional y anímicamente destrozado. La certeza de aquel pensamiento la disgustaba, pues nadie merecía menos ese estado que el joven delegado de Smaragdium.

Oye, Díc —dijo con un hilo de voz después de una breve y silenciosa caminata. Ahora sus botas pisaban pequeños montoncitos de nieve derretida que se confundía con la tierra y las hojas de aquel mundo de árboles—. Quiero hacerte una pregunta, porque la curiosidad me esta matando... ¿qué fue exactamente lo que ocurrió entre tú y Cassandra? —alargó un poco más el cuello para no perderse un solo segundo de la reacción que Betancourt manifestaría ante la interrogante—. Sé que fuiste tú el que rompió con ella, y no lo entiendo, de verdad. ¡Parecías tan enamorado! Es más —añadió, y una pequeña espina dolorosa se le clavó en el corazón al hacerlo—, incluso en el presente, cuando la miras... tus ojos todavía brillan como cuando eran novios —Bernice se detuvo un momento, buscando alguna respuesta en esos tristes ojos claros que la hipnotizaban sin pretenderlo—. Todavía la quieres, ¿no? No tiene ningún sentido que cada uno vaya por su lado.

Cualquiera habría dicho que, en efecto, Adams no tenía la menor idea del misterio oculto detrás de la desastrosa relación de los delegados Smaragdium. Como para otorgar otra capa de credibilidad a su puesta en escena, sonrió y dijo:

¡No vayas a creer que te lo pregunto para algún artículo del periódico! —su voz revelaba un leve matiz escandalizado—. Jamás expondría hasta tal punto tu vida o la de Cass —de hecho, como buena aprendiz de Arsène en lo que a cortinas de humo periodísticas se refería, solo había hablado sobre ambos jóvenes lo justo y necesario como para que el resto del college no sospechase de ninguna actividad que guardase relación con ellos, el resto de la patrulla, Arsène y la profesora Stewart. Bernice había sido desde siempre una emperadora de los rumores, y manipular la verdad desde su incorporación a la Patrulla Escolar había sido para ella más sencillo de lo que cabía esperar—. Solo trato de encontrarle la lógica a esta locura, ¿sabes? Porque este nuevo método que tienen para dirigirse la palabra y seguir sobreviviendo... perdona que te lo diga, Díc, pero es incómodo para cualquiera que los vea.
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Díctamo Betancourt el Mar Oct 20, 2015 3:00 am

Sin poder evitarlo, Díctamo se detuvo inmediatamente después de que lo hiciera la muchacha, y la observó sin ocultar su sorpresa. Continuaba escuchándola sin mediar una sola palabra, y a medida que lo hacía comprendía que su consternación no solo provenía de aquella inesperada pregunta, sino que también de la asombrosa capacidad de contemplación que había dado lugar a la misma. No importaba lo que el joven Díctamo hiciera, parecía que a pesar de sus esfuerzos jamás terminaría de subestimar las capacidades de la Caeruleum.

Lo siento, Bernice —meneó la cabeza avergonzado—, pero aunque sé que no tienes intención de divulgar aspectos de mi vida privada... no puedo hablarte de eso —hizo una pausa antes de aclarar—. No es que no quiera hacerlo, simplemente no puedo hacerlo, ¿entiendes? No me hace bien hablar al respecto. Cassandra conoce el por qué de mi decisión... más o menos —un pequeño encogimiento de hombros acompañó el gesto, y comenzó a caminar otra vez, como si con aquella acción pudiera escapar de las preguntas y lo acorralado que lo hacían sentir. Observó el cielo de blanco perlado que comenzaba a distinguirse entre las ramas cada vez más escasas—. Me parece que eso es lo verdaderamente importante.

Con las manos en los bolsillos y los zapatos enterrándose en la nieve, echó una mirada a Bernice, ya imaginándose la frustración que encontraría adherida a cada una de las expresiones de su rostro. Al comprobar sus sospechas rió.

Hay algo que sí puedo decirte —susurró, alargando el brazo para ofrecerlo a la muchacha. Era lo menos que podía hacer luego de las interminables faltas de cortesías involuntariamente arrojadas durante la tarde—. Todavía la quiero. Y no puedo fingir lo contrario cuando estoy frente a ella. Lamento mucho que eso te incomode... pero hace tiempo, cuando el mundo era más feliz, fuimos buenos amigos. No puedo simplemente fingir que trato con una desconocida. Las cosas son como son, aún cuando nos gustaría que fueran distintas, Bernice. Solo podemos intentar hacer lo mejor con lo que tenemos. Es lo que estoy haciendo.


Brigada Americana Protectora de Especies Mágicas
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Bernice Adams el Dom Oct 25, 2015 1:38 am

Bernice sabía mejor que nadie que las cosas no siempre eran como a uno le gustaría, no importaba con cuanta intensidad lo anhelara el corazón, el espíritu o el alma. Pero en algo Díctamo Betancourt había acertado: había que intentar hacer lo mejor con lo que se tenía, sacarle provecho. Y el brazo del muchacho estaba ahí, a menos de un metro de ella. Así que se abrazó a él sin detenerse a pensarlo un segundo más. No era precisamente lo que deseaba, pero bastaba por ahora para hacer a Adams feliz.

Sigue siendo muy extraño —la chica torció el gesto en una mueca divertida—. Pero si para ustedes dos funciona... supongo que está bien, en tanto no entorpezca los quehaceres de la Patrulla.

Continuaron caminando por los silenciosos y blancos terrenos de Clevermont College, y una nieve ligera caía sobre ambos. Bernice alzó el rostro sin soltar el brazo del Smaragdium, dejando que los copos de nieve se derritieran en su rostro. Era casi tan agradable como su afortunada proximidad a Díctamo, y la combinación de ambas cosas convertía aquel escenario en algo insuperable. Pensó, con una extraña mezcla de dicha y desconsuelo, que no le habría importado detener el tiempo en aquel momento, porque aún teniendo claro que los sentimientos del muchacho que la acompañaba no correspondían en absoluto a los de Bernice, entendía que, al fin, una pequeña amistad lograba forjarse entre ambos. Y eso -se repitió una vez más para darse ánimos- era más que suficiente por ahora. Lucharía secretamente por el joven Betancourt, pero si deseaba tener éxito, el proceso debería ser lento; esa extraña relación que ahora mantenía con Gilbert y la causa de la misma habían dejado desecho al delegado. Forzar las cosas sería contraproducente.

Así que lo mejor sería disfrutar el momento. De pronto recordó algo que la hizo soltar una carcajada y volver la mirada al horizonte.

A Vanni no le van a hacer mucha gracia las noticias sobre mi patronus. Estaba tan segura como yo de que jamás conseguiría hacer el encantamiento —hinchó el pecho con orgullo—. Imagino que el siguiente paso será volver a la oclumancia, ¿no? En mi opinión, el recurso sería de gran utilidad. Quizás debamos discutirlo cuando nos reunamos en la sala de Criaturas Mágicas, ¿eh? Oh, Díc, estoy tan impaciente por la llegada de ese día... ¡tan impaciente! Hay tanto de qué hablar, tanto que planear para agitar un poco las cosas en estos lugares... he estado recolectando un par de ideas que podrían ser muy interesantes. Pondrán a Slaughter de cabeza.

Y de golpe, su interminable cháchara permutó. Ya se hallaban a un par de metros de la entrada al edificio, donde cualquier fragmento de su conversación podría llegar a oídos peligrosos. Ahora, ambos estudiantes se perdían en los pasillos de college, y la Caeruleum acosaba a su pobre acompañante con preguntas del todo íntimas respecto a su relación con la antes comentada joven Gilbert.

Apariencias sobre apariencias. Con cada día que pasaba, Bernice se perfeccionaba más en aquel juego.
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: [M] Arboleda ~ 10 de diciembre de 2053

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.