Escaleras

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Díctamo Betancourt el Mar Feb 18, 2014 10:30 pm

¡Protego!

La barrera mágica protegió a la joven Adams justo a tiempo, haciendo rebotar el maleficio contra esta para luego perderse escaleras arriba. A los pies de la escalera central, rígido como una figura de piedra, Díctamo Betancourt sostenía la varita mágica responsable de aquel encantamiento imprevisto. Solo al comprobar la efectividad de su reacción refleja se sintió preparado para dejar caer su brazo, lentamente y sin perder de vista al joven Mathews. Acto seguido, comenzó a dejar atrás los escalones hasta el descanso en que su compañero de casa se encontraba, sintiendo cómo varias miradas curiosas se concentraban en cada uno de sus movimientos.

No está permitido realizar magia en los pasillos —comenzó con voz suave, hablando tanto a Vasile como a Bernice aún cuando estaba claro a quién debía realizarse semejante recordatorio—. Ni hablar de los duelos. Si un profesor los hubiera descubierto... —No quería ni imaginarse lo que hubiera ocurrido. Pero ya era demasiado tarde para eso. Avanzó un par de escalones más para corroborar el estado de la Caeruleum—. ¿Bernice? —intentó llamar su atención con cautela—. ¿Te encuentras bien?
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Bernice Adams el Jue Feb 20, 2014 4:43 am

Si la intención de Vasile había sido tomar por sorpresa a la muchacha, sin lugar a dudas su objetivo se vio superado creces. Porque para cuando tuvo ocasión de oír el maleficio que supuso iba dirigido únicamente a ella, ya era demasiado tarde. Siquiera se tomó la molestia de buscar su varita. Atacada por la espalda, sin anticipo de ningún tipo, tenía bastante claro que las probabilidades no estaban a su favor, así que se conformaría con enfrentar de cara la ofensiva para atestiguar hasta el último momento que Mathews... ese tramposo Mathews... seguía sin asustarla.

Pero jamás llegó a sentir el impacto. No tuvo que darse demasiadas vueltas para caer en la cuenta de lo que había ocurrido. La posición estática de Díctamo Betancourt, varios escalones más abajo, lo delataba. Bernice se felicitó en silencio por haber tenido la buena idea de obligarse a observar lo que ocurría a su alrededor y no seguir sus instintos, los que le suplicaban con una furia ciega que tomase su varita mágica para transformar al muchacho de cuarto año en el gusano que se merecía ser. La pequeña Adams no quería tener problemas con delegados, mucho menos con uno como el Smaragdium que se les acercaba.

Estoy bien —le aseguró al muchacho sin dejar de sonreír, encantada con la idea de haber sido rescatada por un chico tan encantador. Se irguió cuan alta era—. Ni un solo rasguño. Aunque la conmoción tardará un tiempo en desvanecerse. ¡Habráse visto semejante bajeza antes! ¡Atacar por la espalda! —se aseguró de alzar la voz para que Vasile la oyera, con un timbre en el límite de la indignación. Cuando volvió a centrarse en Betancourt, sin embargo, procuró sonar dulce y amable—. Te lo agradezco mucho, Díctamo. Llegaste en el momento indicado. Y no te preocupes... mi varita permanecerá guardada.
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Vasile Mathews el Vie Feb 28, 2014 10:33 pm

Volvió el rostro hacia Betancourt casi al mismo tiempo que Adams. Para entonces la sonrisa se le había evaporado completamente de los labios y una mueca de hartazgo le atravesaba el rostro. Se lo veía tan furioso que muchos llegarían a creerlo capaz de arremeter contra el delegado en ese mismo instante; pero Vasile era demasiado listo como para proceder con semejante impulso idiota. Las habilidades del chico de quinto año seguro lo superaban con creces y Mathews ya había tenido bastantes humillaciones para un solo día. Más le valía conservar el honor que todavía le quedaba y darle buen uso.

Qué curioso —comentó con un tonito petulante, astuto y peligroso cuando se acercó al Smaragdium y la Caeruleum, ignorando por completo la montaña de tonterías con las que esta última había intentado condenar su estrategia de ataque. De hecho, la existencia de la chica había perdido toda importancia para Mathews: ahora su atención iba dirigida por completo al estudiante de quinto año—. Estaba seguro de que los delegados ya no tenían el deber de imponer la disciplina con sus manos. ¿Es que las reglas cambiaron y no me he enterado? ¿O es solo que ha pasado tanto tiempo que ya lo habías olvidado, Betancourt? —otro paso, otro más, cada uno más elegante y desafiante que el anterior lo llevaron a instalarse frente al joven, ambos situados en el mismo escalón. Guardó su varita en contra de su voluntad—. Te diré lo que habría pasado si un profesor nos hubiera descubierto: recibirías la sanción que te mereces por adjudicarte responsabilidades que no te corresponden. Ahora tuviste suerte, pero me siento lo bastante irritado por tu inoportuna interrupción como para hacer llegar el rumor a alguno de los profesores encargados, ¿sabes?

Vasile dejó caer en su rostro una sonrisa terrible, una que parecía dispuesta a desatar el caos del que todos sabían capaz al joven ante la más mínima provocación. No tenía el más mínimo escrúpulo de sumar una nueva desgracia al college si con eso lograba dar una lección a idiotas como el que tenía frente a él.
avatar
Vasile Mathews
Smaragdium de quinto

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 17/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Díctamo Betancourt el Sáb Mar 01, 2014 4:45 am

Apenas tuvo tiempo de corresponder a las palabras de Bernice con una sonrisa exigua cuando la voz de Vasile a sus espaldas arremetió a sus espaldas con una jugada que pretendía dejarlo en jaque. Díctamo, no obstante, había vivido ya experiencias suficientes como para saber escapar limpiamente de la sucia encrucijada propuesta por el muchacho de cuarto año. Solo al estar seguro de que la Caeruleum se encontraba sana y salva daría media vuelta para encontrarse con el joven Mathews, que ahora se encontraba a medio paso de distancia, dedicándole una mirada de odio que Díctamo contrarrestaba con paciencia y firmeza. No flaquearía en aquella ocasión.

No tengo inconveniente en que te dirijas a los jefes de casa si eso es lo que deseas, Vasile —comentó con las amabilidades y el respeto que toda persona merecía—, pero me parece que no harías más que perjudicarte a ti mismo. Porque hay miles de testigos que pueden asegurar que luego de tu inesperada ofensiva no he hecho más que proteger a tu compañera de una desagradable tarde en la enfermería y recordarles a ambos las normas establecidas por el director, que no es lo igual a imponer disciplina mediante sanciones, lo cual como bien dijiste, no es en absoluto mi deber —apartó por un segundo la mirada de su interlocutor, y no hizo falta más que ese brevísimo intervalo de tiempo para comprobar que aún contaban con un considerable número de espectadores... y que muchos de ellos preferirían ponerse de su lado si la ocasión se presentaba. Vasile Mathews no tenía demasiadas habilidades para hacer amigos. Sintió lástima por él a pesar de todo.

Creo que lo mejor para todos sería zanjar este asunto aquí, que ofrezcas una disculpa a Bernice por tu actuar y olvidarnos de todo. Pero puedo llevarte con algún profesor si mantienes esa idea —subió un escalón para dejar en evidencia su disposición sincera de adecuarse a las preferencias de su compañero de casa. Su rostro era la representación de la neutralidad, sin rastros de sarcasmo.
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Vasile Mathews el Dom Mar 02, 2014 10:43 pm

Sus ojos verdes se tornaron de pronto tan peligrosos como los de un basilisco, y de hecho, la idea horrible de dar muerte a ese impertinente muchacho invadió con tal ímpetu su mente que durante un instante temió llegar a ceder ante sus instintos más impulsivos. Sin embargo logró controlarse a tiempo, como siempre hacía. ¿Así que Betancourt estaba dispuesto a jugar? Pues sería mejor que se preparase para perder, porque le sobraban las estrategias para asestar el golpe final... en el momento oportuno.

Te crees muy listo, ¿eh? —siseó furioso ante las educadas palabras del chico. Estaba seguro que tras todas esas buenas intenciones solo se ocultaba la inaceptable meta de humillarlo—. Veremos si sigues pensando lo mismo cuando te llegue el momento de pagar por tu atrevimiento. Porque tengo una memoria endemoniada. Solo necesito encontrar el momento adecuado para darte tu merecido. Y lo mismo va para ti —sus ojos coléricos se centraron con violencia en Adams, despiadados. Solo cuando comenzó a avanzar más escalones con la intención de apartarse definitivamente, pareció recuperar su templanza gélida y prepotente—. De más está decir que no pienso disculparme por haber hecho justicia. Si quieren armar un circo, confórmense con ustedes dos. Tienen al público en sus manos... así que disfruten su momento.

Eso era todo. No perdería un segundo más en esas tonterías. Sin mirar atrás, como si nadie en todo el lugar mereciera una pizca de su atención, avanzó al primer piso hasta perderse de vista.
avatar
Vasile Mathews
Smaragdium de quinto

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 17/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Bernice Adams el Mar Mar 04, 2014 2:48 am

Nada habría sido mejor en aquel momento que ver al odioso de Vasile marcharse lejos, pero Bernie sabía de antemano que no tendría tanta suerte. Y así fue, de hecho. Rodó los ojos al oír a su compañero robar la atención del delegado para soltar una sarta de oraciones sin sentido. Si la mirada que Mathews les dedicaba era violenta, la que Adams le ofrecía de vuelta era abiertamente mortífera y fue aún más letal cuando debió recibir la inútil amenaza del rubio, encontrándose ambas miradas por un segundo fugaz. No comprendía cómo hacía Díctamo para soportar con tan admirable paciencia el fin del discurso.

Te hace falta más que un par de palabras para darme un escarmiento, Mathews —bufó molesta antes de verlo partir. Lo peor de todo era que a primera hora del día siguiente debería verle la cara -esa horrible expresión de chico presumido- en la clase de pociones. Y tendría que ser más cuidadosa que nunca si no quería caer en las trampas que con mucha probabilidad le tendería el Smaragdium. Pero eso sería mañana; ahora intentaría disfrutar de algunas horas de relajo. Siguió la ruta tomada por su nuevo adversario hasta que lo perdió de vista, y entonces volvió a fijarse en el joven Betancourt a su lado.

Eres más educado de lo que él se merece —suspiró, como si el enfrentamiento hubiera exterminado sus últimas reservas de energía. No obstante el leve fruncimiento que habría de producir en ella el recuerdo del reciente inconveniente, sonrió al delegado, esforzándose por apilar sus libros y avanzar escaleras arriba—. Otra vez, te lo agradezco mucho. Me alegra no saber cómo habría terminado mi día de no ser porque andabas cerca. Te debo una.
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Díctamo Betancourt el Sáb Mar 08, 2014 2:07 am

Siguió el recorrido de Mathews con una mirada tranquila y profundamente concentrada, como si no acabase de ser abiertamente amenazado. Y es que en aquel momento había cosas importantes en las que pensar como para escandalizarse sin razón: en adelante estaría obligado a mantener vigilado a ese muchacho, porque no tenía la menor duda de que él haría lo mismo hasta dar con algún punto débil que lo hiciera caer. Había uno en particular que bien podría arrastrarlo hasta el fondo de un abismo interminable. Habría comenzado a planear sus estrategias de precaución en aquel mismo instante de no ser por la voz de Bernice a su lado, que consiguió arrancarlo de aquel trance repentino.

Hice lo que debía hacer, Bernie. No me debes nada —correspondió su sonrisa al concentrarse en ella, no sin imponer un gran esfuerzo en volver a la realidad. El tiempo y las circunstancias habían contribuido a un crecimiento forzoso, pero aquello no evitaba el hecho de que la histeria consiguiera insinuarse ante cualquier mínima posibilidad de peligro—. De cualquier modo, creo que te he causado más problemas que otra cosa. Me dio la impresión de que Vasile no dejará pasar el asunto como si nada. Tendrás que mantenerte alerta —El modo con el que observó a la joven Adams confirmaba la seriedad de su recomendación. El apellido Mathews no era para tomarse a la ligera; su padre le había contado varias historias del Ministerio. Estiró los brazos hacia la pila de libros que la muchacha intentaba equilibrar—. Vamos, te ayudo con eso. ¿Los llevas al ala evanescente? ¿La biblioteca?
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Bernice Adams el Mar Mar 11, 2014 4:04 pm

A mi sala principal, sí —la muchacha asintió, tal vez más efusiva de lo que la circunstancia demandaba, y permitió sin intermediar más palabras que el delegado cargase con sus libros. A su alrededor los grupos que se hubieran reunido para apreciar la discusión comenzaban a dispersarse como si nada hubiera ocurrido. Así era siempre: los más curiosos eran los primeros en devorar cada detalle de cualquier conflicto y eran los primeros en retirarse cuando este acababa para ir a difundir el evento con cualquier desafortunado que no pudiera haberlo apreciado en vivo. Ella conocía la estrategia a la perfección, pues acostumbraba a ocupar el lugar de espectadora. Tal vez a eso se debiera la comodidad que para entonces le recorría el cuerpo; estaba actuando el papel equivocado—. Gracias, Díc.

Era inevitable mirarlo y no sentirse completamente impotente. Con cada año que pasaba, el joven Betancourt se convertía en un chico más gentil, más inteligente, más noble... más apuesto. Y a diferencia de tantas otras que con el tiempo habían alcanzado a valorar las grandiosas virtudes del delegado, este había invadido los sueños de la pequeña Berni a partir de su primer día en Clevermont. Siempre tan callado, tan misterioso... Había mantenido en secreto su profunda admiración a la espera de encontrarse a la altura del muchacho, de hacerse lista, de que el tiempo la hiciera un poco más guapa y digna de su atención. Y en la espera acabó por perder su oportunidad, pues ahora era Gilbert la que ocupaba el lugar con el que ella había soñado tantos años. Lo peor de todo era que se había visto obligada a patentar su derrota en uno de sus más recientes artículos, gentileza de Weasley. No obstante se permitía pensar positivo: la nueva novia de Díctamo era simpática, alegre, bonita -tal ves demasiado-... y no le hacían falta pretendientes. Bien podía ser que en algún minuto decidiera cambiar de pareja...

... entonces ella reclamaría lo que le pertenecía.

Mientras tanto debía conformarse con lo que tenía, esa pequeña y pura camaradería que le concedía el hecho de compartir la responsabilidad de publicar para el periódico escolar.

Por Vasile, no debes preocuparte —retomó unos escalones más arriba—. Dice mucho más de lo que hace. Y aún si decide hacer algo... estaré preparada. Hoy me habría ganado solo por hacer trampa. Pero ya me ha hecho ver que no puedo bajar la guardia —se encogió de hombros sin perder la sonrisa. Lentamente, ambos jóvenes avanzaban escaleras arriba, perdiéndose de vista y dejando como único rastro de su presencia el eco de sus voces que mantenían la amena conversación—: Y en todo caso, tú también vas a tener que cuidarte. Prácticamente lo humillaste, y que fueras tan educado no lo hizo quedar mejor....
avatar
Bernice Adams
Caeruleum de quinto

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 17/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Escaleras

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.