Patio Interno

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 16, 2013 4:54 pm

Tras haber recuperado el gesto serio, se vio obligado a alzar las cejas sorprendido con la confesión del muchacho. Betancourt.
Desveló su relación con Luparia Betancourt. Hermanos. Luparia. Su curso y casa. La conocía, por supuesto. Sin embargo, no tenía el gusto de haber hablado con ella. Se oía que era una buena pieza.
Le extrañaba muchísimo que el muchacho, Díctamo, no tuviese el carácter del que su hermana gozaba.
Que ella estuviera en la casa escarlata y él en la esmeralda decía mucho.
Eric comenzó a dudar seriamente si debía seguir tomándola con el chaval. Al fin y al cabo se trataba del hermano de Luparia. Y cabía la enorme posibilidad de que le tuviera el afecto suficiente como para enfrentarse a Anderson por él.
No obstante, era una mujer. Eric las consideraba el sexo débil. Generalmente eran todas más débiles que los hombres. Pero Luparia tenía fama de ser la excepción que confirmaba la regla.
El joven se vio ante una situación que contradecía todas sus creencias y pensamientos.
¿En serio? -se reprimió. ¿En serio estaba dudando sobre dejar en paz a su presa tras haber escuchado el nombre de una chica?
Era cierto que Eric consideraba inferior al ¿90%? de la población.
- He oído hablar de ella, sí. ¿Y tú en qué curso estás? ¿Primero? -Díctamo no estaba en primero ni muchísimo menos, y Eric lo sabía. Aun así, se rió de su propio chiste.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Mar 17, 2013 2:30 am

La sorpresa que descubrió en el rosto de Eric animaría a Díctamo a creer que durante esa ronda, la suerte había estado de su lado. Según parecía, no existía rivalidad de ningún tipo entre su hermana y el joven que lo observaba, pues de lo contrario podía estar seguro de que su integridad ya se hubiera visto comprometida. Suspiró de alivio, apreciando no sin algo de confusión la concentración que ahora se había apoderado del Phoenîceum. ¿En qué pensaría? Solo un segundo después de haberse planteado la pregunta, decidió que no tenía ningún interés en conocer la respuesta; probablemente no descubriría más que turbias reflexiones que solo contribuirían a empeorar su vergonzosa situación de alumno intimidado.

Ya voy en cuarto año —respondió solo un segundo luego que el joven Anderson interpusiera su pregunta. En parte porque sabía que no le quedaba más opción que responder y en parte porque aquella duda lo había ofendido ligeramente, sentimiento que se transparentó en su mirada verdosa a pesar de haber correspondido a las risas del chico con una media sonrisa de condescendencia. No entendía por qué, tomando en cuanta la conocida soberbia de aquel estudiante, pudiera interesarle un dato tan intrascendente como ese. Pero, en cualquier caso, prefería enfrentarse a ese sinsentido antes que recibir las acusaciones a las que ya había tenido que acostumbrarse a soportar de parte de otras personas, por haber delatado los planes de Asène Weasley en el pasado. Habían pasado meses de ello, pero muchos se negaban a olvidarlo. Para su fortuna, Eric no daba muestras de pertenecer a ese grupo—. No creo... dudo verme tan pequeño como para aparentar ir en primero.
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Invitado el Dom Mar 17, 2013 8:06 pm

Alzó una ceja, esta vez irónico, al escuchar de la boca del chico que estaba en cuarto.
Eric lo sospechaba, pero quería que siguiera pensando que le veía bastante menor.
Miró hacia el fondo del patio. Más que nada por darle una tregua al pobre Díctamo. Tampoco quería que se echara a llorar en su primer encontronazo.
Adquirió, de nuevo, su gesto impasible y frío. A veces la gente dudaba si era humano.
Y es que al chico no le gustaba demostrar que lo era. Se podría decir que se avergonzaba de algo como su mortalidad, por muy extraño que sonase.
Se giró hacia él en cuanto este comenzó a hablar de nuevo, demostrando sus buenos reflejos.
La mirada que le dirigió oscilaba entre ser vacía y demostrar algo de frialdad.
-Dudas, dudas... ¿Dudas de mi criterio? -su mirada, fija en la del estudiante de cuarto, destellaba. Parecía un lobo a punto de saltar al cuello de su presa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Mar 17, 2013 11:05 pm

Comenzaba a sentir náuseas ante el temor de que el joven decidiera quedarse ahí eternamente, importunando su ánimo con peyorativas preguntas que tarde o temprano lo arrastrarían al borde de la locura; un terreno que el pequeño Díctamo ya había transitado hacía no demasiado tiempo, de modo que entendía que se trataba de un lugar funesto y terrible... al que no estaba dispuesto a regresar.

Se mantuvo quieto al recibir la siguiente pregunta. Casi podía oler el peligro que contenía el requerimiento de Eric, hecho que no haría más que petrificarlo de pavor. Tenía muy claro lo que debía contestar si deseaba huir de la ira de Phoenîceum, pero no podía hacerlo, pues parecía que la explícita amenaza y el desalmado estilo le hicieron enmudecer. Separó los labios una, dos, tres veces... sin poder pronunciar la insignificante sílaba de negación que lo mantendría a salvo. ¿O no lo haría? De pronto Betancourt estuvo seguro de que, si no lo hacía enfadar ahora, probablemente el alumno de sexto año encontraría luego una nueva pregunta que otra vez dejaría a Díctamo en jaque. Lo desalentaba imaginarse cumpliendo hasta el fin de sus días el papel de juguete del insensible joven Anderson, pero más todavía lo desalentaba entender cuál era la única solución posible para terminar rápidamente con esa terrible encrucijada.

—afirmó casi con dolor cuando consiguió recuperar un hilo de voz. Era la verdad, a fin de cuentas; pero sabía que su sinceridad le costaría el pase directo a un infierno desconocido. Se obligó a devolver su mirada fija al muchacho, volviendo a cruzarse de brazos para intentar demostrar una firmeza mayor a la que en realidad sentía. Presentía que de verlo ahora Cassandra, se sentiría profundamente decepcionada. ¿Dónde había quedado la valentía que se había prometido reunir de ahora en adelante?—. No solo... no solo dudo de él... además creo que, en realidad, no tienes ningún criterio. ¿Por qué si no me metes a mí en problemas? —inspiró profundamente, para asegurarse de mantener el tono hasta el final—. Yo no te he hecho nada. Y lo sabes.
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Invitado el Mar Mar 19, 2013 4:55 pm

Eric no se esperaba el repentino ataque de valentía por parte del Smaragdium.
Anderson era alto, así que se posicionó frente al chico, muy cerca, tratando de intimidarle y de obligarle a mirar hacia arriba en caso de que quisiera un contacto visual.
En realidad estaba cabreado. Por supuesto, por fuera seguía con su característica poca expresividad, que le hacía tan imprevisible.
Alzó la mano lentamente, esperando asustar al pequeño y confundirle sobre sus intenciones. Cuando llegó a la altura de la cabeza de Díctamo, la bajó y le revolvió el pelo.
- Vaya, vaya, vaya, si tenemos un valiente por aquí.
El del muchacho le había cabreado profundamente. Se obligó a no mostrarse agresivo.
No aquí, no ahora.
Lo disimuló con un gesto sarcástico que parecía decir lo poco que le importaba la repentina rebelión del muchacho.
Si me vuelves a contestar, no me aguanto, muchacho -pensó.
- Me estabas mirando. Para mí eso es motivo suficiente.
Díctamo le estaba desbaratando sus planes de diversión y su actitud de abusón. Tenía muy claro que antes de dejarse pisotear por aquel mocoso, marcharía muy dignamente con una amenaza.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Díctamo Betancourt el Mar Mar 19, 2013 11:52 pm

Saber lo que le esperaba no lo preparó más para enfrentar su inminente fin.

Una acción refleja de defensa lo llevó a cubrirse el rostro con sus brazos cuando vio a Eric acercar su mano con un lento movimiento. Pero el castigo que veía venir jamás tuvo lugar y en cambio sintió que el joven le revolvía el cabello, de un modo tan frívolo como todos sus procederes. El gesto lo había dejado estupefacto, así lo hicieron ver sus facciones cuando al bajar los brazos contempló el rostro del Phoenîceum como si lo viera por primera vez. Díctamo estaba completamente pálido, pues por escasos segundos había tenido la terrible certeza de que Anderson acabaría con él por semejante atrevimiento, que le daría una paliza o que lo convertiría en un escarabajo. A cambio de eso... lo llamaba valiente.

Se trata de ser honesto, no de ser valiente —puntualizó todavía respetuoso, evidentemente incómodo ante la cercanía que su interlocutor había establecido con el fin de intimidar al pequeño Betancourt. La comedida reacción de su victimario le hizo considerar la errónea idea que el peligro jamás había sido tan funesto como el que había creído correr en un comienzo. Sería ese pensamiento el que lo animaría a intentar escabullirse de la acorralada posición que ahora ocupaba entre el pilar de piedra y el atemorizante porte del estudiante de sexto curso—. Y para ser aún más honesto, no te miraba a ti. No estaba mirando nada en particular. Lamento que esto se prestara a semejante confusión, de verdad. Pero, dado que ahora ha quedado resuelta... creo que no tenemos nada más por conversar... —comenzó a retroceder lentamente, con la cautela de una presa que se sabe vigilada por un peligroso depredador.
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Invitado el Jue Mar 28, 2013 5:51 pm

La primera carcajada la intentó reprimir. La segunda fue expulsada de su cuerpo de una forma maleducada e insultante para el pobre Díctamo.
El chico explicó la situación y el malentendido. Eric tenía claro que no se habría atrevido a estarle mirando a él. Ningún enano lo haría. Su discurso podría hasta clasificarse como convincente.
Pero a Eric, simplemente, le resbalaba muchísimo lo que alguien menor que él pudiese decir. Y le daba igual cómo y por qué hubiera pasado. Para él solo había sido una preciosa excusa para su entretenimiento.
Observó como el muchacho caminaba alejándose de él. Cuando estaba a una distancia que empezaba a ser relevante abrió la boca para poder ser quien tuviese la última palabra.
-La honestidad está sobrevalorada -achacó la serpiente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Díctamo Betancourt el Dom Mar 31, 2013 1:51 am

Más de un metro de distancia los separaba durante las primeras tentativas de Betancourt a escapar el perímetro. Sin embargo, el hecho de que su interlocutor no interpusiera ninguna acción para retomar la discusión y continuar su tormento, no se sintió más convencido de que todo había acabado. Todavía se encontraba alerta, a la espera del momento en el cual Eric decidiría el modo mediante al cual acabaría de humillar a su nueva víctima. Sin embargo, ese instante jamás se presentó.

Ya los separaban bastantes metros cuando Díctamo consideró la posibilidad de estar a salvo, sin desviar aún su precavida mirada desde la que el joven Anderson lo contemplaba, ¿con diversión? ¿con furia? La máscara que era el rostro del Phoenîceum imposibilitaba cualquier suposición. Fue entonces que escuchó la última afirmación.

Se sobresaltó a pesar de la templanza con la que había sido pronunciada cada palabra. Al unirlas todas, el pobre Smaragdium no pudo más que suponer la advertencia de una futura revancha... y la idea no se le antojaba deseable. Lógicamente, no cometería el error de responder y arriesgarse así a involucrarse nuevamente en el lío del que acababa de huir. Sus ojos contemplaron por última vez al alumno de sexto año con un terror mal disimulado antes de darle la espalda para desaparecer del patio interno del edificio. Ahora emprendía una carrera vertiginosa por corredores abarrotados de alumnos en dirección al aula donde se impartiría su siguiente clase. No llegaba con retraso, pero tenía muy claro que le sería imposible retornar a la calma hasta saberse separado del amedrentador muchacho de la casa escarlata por varios metros y muros de distancia. Tal vez siquiera entonces olvidaría la última sentencia.
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Patio Interno

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.