The Candyman

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Candyman

Mensaje por Statue of Liberty el Dom Nov 14, 2010 7:45 pm





The Candyman




"El paraíso se ha vuelto realidad", con sus inigualables dulces, chocolates y variedad de confites.

Aquí, en "The Candyman" podrás encontrar todo lo que a uno siempre le hace sonreir: paletas dulces, plumas de azúcar, chocolates, helado levitador, meigas fritas, gominolas y un sinfín de dulces más, a un precio muy económico que irá de acuerdo con tu bolsillo.

Antes de pasar, tendréis que coger una bolsa y pasar por todos los estantes. ¿Queréis una gominola? Cogedlo entonces de uno de los frascos. ¿O chocolate? Por allí hay muchas cajas. Sólo no seas travieso, que el ruido se permite, por comprender tu emoción por comer una de las tantas delicias azucareras.


avatar
Statue of Liberty
Monumento Histórico

Mensajes : 744
Fecha de inscripción : 11/11/2010
Localización : New York

http://www.clevermontcollege.com

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candyman

Mensaje por Díctamo Betancourt el Lun Mayo 16, 2011 11:47 pm

Díctamo estaba contento, porque sabía que el lugar al que encaminaba a Cassandra conseguiría arrancarle una buena sonrisa. Era un sábado en la mañana, y él, fiel a su compromiso, había decidido encabezar un recorrido por el distrito mágico junto a su compañera de casa, e inevitablemente, su compañera de la primera y última -eso suponía él- travesura que había realizado en toda su vida. Caminaba delante de ella, y aunque ya se atrevía a considerarla su amiga, de ningún modo estaba dispuesto a tenderle la mano o cubrirle los ojos con sus palmas para guiarla en el trayecto si no era realmente necesario. No importaba que la sorpresa se arruinara un poco por esa falta de preámbulo misterioso; no podía volverse un joven afectuoso cercano de la noche a la mañana. Además, compensaba muy bien su falta de buen trato con la sonrisa radiante que dejaba al descubierto su dentadura. Casi se sentía eufórico, y suponía que el principal responsable de aquel inusual sentimiento, era el contagioso carácter inquieto de la chica Gilbert.

Unas calles más, y estuvieron frente a la tienda adecuada. Díctamo ingresó primero, y abriéndole paso a la muchacha con una caballerosidad muy poco frecuente, rompió el silencio que había iniciado desde que abandonaran el colegio-. Bienvenida al paraíso -declaró con parsimonia, pero convencido del efecto que el dulce y colorido panorama produciría en su acompañante, aunque él no se sintiera igual de complacido. Podía no conocerla a fondo, pero sí lo suficiente como para saber algo de sus gustos-. Escoge lo que quieras y cuanto quieras, yo invito.
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candyman

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Mar Mayo 17, 2011 9:43 pm

Díctamo ya tenía claro donde íbamos a quedar tras la noche tan movidita que tuvimos dos días o tres antes. Aunque nos habíamos arriesgado mucho, me lo había pasado realmente bien con aquel muchacho. Me había puesto unos pantalones vaqueros cortos, una camiseta de tirantes azul que me venía un poco ancha junto a unas Converse del mismo tono que la camiseta y había dejado que mi cabello quedara ondulado tras haber dormido y que me cayese por la espalda. Después, había cogido mi bolsito marrón para meter algo de dinero y mi cámara de fotos y detrás de el muchacho nos encaminábamos hacia un sitio que me quería enseñar. La verdad es que me imaginaba alguno de los alrededores del pueblo, como un lago o un bosque, pero la idea de Díctamo iba más por otro camino ya que no parábamos de andar y andar por las calles que conducían más o menos al centro del pueblo.
Tras andar caminando unos minutos silenciosos y bastante largos, llegamos a una tienda de chucherías gigante. Nunca había visto ninguna igual y aunque me apetecía hacer algo al aire libre, donde me había traído no me desagradaba para nada. Noto mis ojos iluminados y con un tono más verde de costumbre y una sonrisa de oreja a oreja. Miro alzando las cejas varias veces a Díctamo y, tragando saliva paso el umbral de la puerta; en cuanto lo había echo empiezo a recibir ese olor a dulce que me hacía recordar a cuando era pequeña. Respiro hondo y cuando me dices que invita el al principio me hago un poco la remolona pero luego le guiño un ojo.
-¡Gracias!, ¡Me encanta este sitio, en serio!
Río un poco por lo bajo mientras que cojo unas pinzas y una bolsa de plástico.
-¿Me propones algo que coger? Hace mil que no como dulces
Sonrío de medio lado.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 524
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candyman

Mensaje por Díctamo Betancourt el Miér Mayo 18, 2011 11:56 pm

Su sonrisa se hizo más grande, al descubrir la faz alegre de Cassandra. Jamás había comprendido el por qué, pero era una verdad ineludible para Díctamo el sentirse tranquilo y dichoso cada vez que podía hacer un bien por el resto. Ya lo había invadido ese sentimiento cuando hubo escapado a las cocinas junto con la niña a su lado y lo volvía a sentir ahora con un matiz más acentuado, porque Cassandra ya no era una desconocida.

Por primera vez desde que ingresó al local, quiso desviar la mirada de la muchacha y explorar las maravillas de su entorno. Aunque él no se llamara abnegado a las golosinas, se sentía igual de conmovido y maravillado que cualquier otro que si lo fuera. Tantas variedades de dulces, chocolates y confites se cernían a su alrededor, que parecía una jungla colorida y alegre. Como él lo había enunciado, un verdadero paraíso.

Vio a la niña acercarse hacia un lugar en particular, y al oír su petición no pudo evitar sentirse un poco afligido. ¿Cómo podía dejar afuera alguna de esas decorosas figuras de azúcar y chocolate si cada una venía a conformar un tesoro distinto? Cada forma y color era una invitación para adquirirlos-. No estoy seguro... -sentenció como única frase reveladora de su profunda indecisión. Imitando a Gilbert, tomó el también una bolsa y una pinza, listo para cazar lo primero que vieran sus ojos-. Llevemos una de cada cosa. Y si resultan ser muchas, luego las compartimos con más personas -el dinero en ese momento no era el problema; Díctamo tenía ahorros de sobra, y como no sabía en qué invertirlos, no le parecía mala idea agotar su capital completo en esa irracional compra de genera-caries. El problema era, en realidad, saber elegir lo mejor. Tomó unas cuantas mariposas de caramelo de un frasco próximo y las cargó a la bolsa, invitando con la mirada a su compañera para que hiciera lo mismo-. ¿Dónde iremos a comernos todo esto?
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candyman

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Jue Mayo 19, 2011 3:31 pm

Estaba demasiado empanada con toda la cantidad de dulces de todo tipo que tenía delante de mis narices, que ni si quiera llego a darme cuenta de la expresión de cara que me acababa de hacer Díctamo. Parecía tan alegre de hacerme feliz a mi. Me sabía mal coger tanta cantidad de dulces como el me proponía ya que era su dinero y no el mío. De todas formas, cuando me dice que podríamos compartirlo con el resto de los de nuestros cursos si nos sobraban, sonrío con amplitud asintiendo varias veces y poniéndome justo a su lado en el momento en el que coge las mariposas de gominola. Me quedo mirándolo a ver que me decía con la mirada y al ver el movimiento que me hace con la pinza de coger chuches caigo en que me estaba proponiendo coger también una mariposa. Trago saliva con una sonrisa y tras coger aire (como si me estuviese preparando para hacer la gran carrera de mi vida), cojo una de las mariposas. No puedo evitar visualizar unas piruletas de sabores que habían más adelante y sin pensarlo una vez mas cojo una de frambuesa; continúo buscando con la mirada alimento con el que saciar mi apetito y de vez en cuando miro de reojo a Díctamo para ver que cogía. Esto era el paraíso de los niños -y de las caries Rolling Eyes -, pero eso no era un problema para mi ya que mi boca no era propensa a tener cosas de ese tipo.
Ando un rato de arriba hacia abajo de la tienda, buscando las chuches perfectas y viendo ya mi bolsa llena de gominolas, fresas de nata, fresas normales, caramelos, ositos de colores, lenguas de colores y de pica-pica, palotes de todos los sabores, una botellita de fresa, chicles, paquetitos de papas...Solo con ver mi boplsa ya me lleno y empiezo a reír. Vuelvo a girarme hacia Díctamo cuando me habla y me encojo de hombros.
-¿Conoces algún parque, lago, plaza o algo de eso en el que se esté muy bien y haga algo de airecillo primaveral?
Sonrío de medio lado, volviendo a acercarme a el y ver, de repente, como delante de nosotros había una chuche con forma de varita mágica. Al estar en un colegio como el nuestro, "especial para niños como nosotros", no puedo evitar coger dos y tenderle una super sonriente. Me encantaba que hiciesen chuches como esa ya que a los niños que no estuviesen seguros de que existíamos, les diera por imaginar un poco como sería un mundo con magia; mi mundo, un mundo perfectamente perfecto.
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 524
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candyman

Mensaje por Díctamo Betancourt el Vie Mayo 20, 2011 10:44 pm

Luego del primer dulce, vino una cadena interminable. Menos de un minuto había transcurrido, y Díctamo ya llenaba su primera bolsa hasta el tope de capacidad. Le parecía todo tan colorido, delicado y delicioso, que no podía resistirse a la inocente tentación de niño que era. Sentía curiosidad por cada novedad que sus ojos captaban, y deseaba probarlas todas para deleitarse con sus secretos, dándose un gusto que no acostumbraba a ofrecerse. Imaginó que Cassandra no pensaría muy distinto. Entonces se volteó para determinar el lugar de la tienda en el cual se encontraba, comprobando sus impresiones sin habérselo propuesto: La bolsa de la niña estaba incluso más llena que la suya. Sonrió nuevamente. Sería un largo día destinado a probar sabores nuevos. Y estaba inusualmente entusiasmado.

La pregunta de la chica en respuesta a la suya, lo hizo caer en la cuenta de un hecho sumamente relevante-. No conozco New York -admitió. ¿Cómo buscar un buen lugar si no conocía lo que se extendía más allá de las tiendas que se ubicaban en el Distrito Mágico? Más allá de nombres y descripciones, se asumía un completo ignorante en cuanto a rutas de destino. Pero hoy su ánimo no era el de costumbre. Estar con Gilbert, y eso de algún modo lo volvía un joven diferente, ligeramente más osado de lo normal. Con su bolsa llena se acercó a la caja registradora, luego de recibir sin pretexto alguno el dulce de varita mágica que ella le tendía. Él, como objeto de intercambio, le obsequió una muy colorida pluma de azúcar-. Tendremos que arriesgarnos a perdernos. Tarde o temprano, vamos a llegar al lugar adecuado. ¿A favor o en contra? –comentó, antes de solicitar el pago de su bolsa y la que portaba la niña. Tenían arsenal suficiente como para un mes completo.

¿Qué tan difícil, pensó en el intertanto, podía ser llegar a los mejores lugares de New York transitados por los muggles desde esa ubicación? Después de todo, el sentido de la orientación de Díctamo era agudo; algo tenía que haber aprendido de las horas eternas que pasaba con sus mascotas en Tijuana.
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candyman

Mensaje por Cassandra L. Gilbert el Dom Mayo 22, 2011 12:52 pm

Cuando Díctamo me dijo aquello la verdad es que me extrañó lo suficiente como para hacer un gesto de cara realmente extraño. Me parecía muy raro que Díctamo, que era mucho mas inteligente que yo, no conociese el sitio donde me había llevado aunque de todas formas era mejor vivir aventuras y andar de un lado hacia el otro sin saber donde estás que andar mucho, cansarte y llegar demasiado bien al lugar que buscabas. Si no sabes donde estás siempre acabas haciendo un camino realmente bonito y muy entretenido. Sin darle mas vueltas al tema decido negar con la cabeza y guiñarle un ojo a Díctamo para que se diese cuenta de que me daba igual que no supiese donde buscar esos sitios que le había dicho (bosques, lagos, ríos...), solo quería pasar un buen día junto a el, quemarme la piel del resplandeciente sol que había salido y sobre todo, pasarlo realmente bien.
Al recibir en la mano, como una especie de intercambio, la pluma de dulce que me había tendido el no puedo evitar sonreír de medio lado y mirar con recelo la pluma; era clavada a las que utilizábamos en el Clevermont College. Los que fabricaban chuches se merecían un premio por dulces como este ya que se parecían mucho a los reales. Estaba buscando con la mirada algún otro dulce pero al final decido no coger ninguno más porque era él el que me tenía que pagar las chuches y no era plan de empezar a llenar una bolsa mas. Con un sonrisa bastante amplia veo el gesto que me hace Díctamo y sonriendo de medio lado le tiendo mi bolsa de dulces, un poco avergonzada por la cantidad que había. Solo con ver esa bolsa ya empiezo a mover mi lengua por mis dientes perfectos por si a caso me había salido ya una caries. Río por mis pensamientos y decido no mirar el precio de las bolsas porque sino me sentiría culpable y acabaría peleándome con el.
Cojo un poco de aire y abro mucho los ojos cuando Díctamo me propone perdernos juntos. Me extrañaba un poco -bastante- que precisamente el y no yo, fuese el que dijese eso ya que de normal era yo la que lo hacía.
-Pues la verdad es que me encantaría vivir otra aventura por esta gran ciudad
Sonrío mostrando mis dientes blanquecinos y perfectos y cuando veo que ha pagado espero a que me "guíe" por nuestro camino misterioso.
-Sorpréndeme
avatar
Cassandra L. Gilbert
Smaragdium de séptimo

Mensajes : 524
Fecha de inscripción : 06/02/2011
Localización : Donde menos te lo esperas

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candyman

Mensaje por Díctamo Betancourt el Miér Mayo 25, 2011 5:14 pm

Recibió las bolsas gratamente contento, sin molestarse en pensar que todos sus ahorros se irían de un solo viaje en esos dos gigantescos bultos de dulces de todo tipo. Estaban siendo bien invertidos, por lo que no parecía algo relevante el perder todo el capital acumulado hasta entonces. Luego de cancelar el monto final se volteó a su compañera, e hizo un gesto para devolverle la bolsa... pero a medio camino se retractó. Estaba bastante pesada como para hacer que Cassandra la cargase en la caminata que estaban próximos a realizar y que no tenía un tiempo límite establecido, pues no estaba decidido en lugar en el que se detendrían a descansar.

Como había imaginado, la niña no se pudo negar a la propuesta de una improvisada aventura, y la afirmación de su desafío lo hizo reír por lo bajo. En realidad, más que el hecho de perderse, le parecía más peligrosa la ciudad misma. Tarde o temprano llegarían a algún lugar llamativo... pero las compañías que podrían encontrarse en el recorrido... su madre le había dicho que New York no se caracterizaba por ser un lugar seguro. Pero no tenía más alternativa que convertirse ahora en el guardaespaldas de Gilbert, para sorprenderla como ella exigía y que el día fuera tan divertido como ambos esperaban que fuese.

Cargando con ambas bolsas sin dificultad, se adelantó para abrir la puerta del local y volver a encontrarse con el cálido día primaveral que los envolvía. Miró a izquierda a derecha, decidiendo la dirección con que iniciarían su trayecto sin rumbo. Sin titubeos tomó las callejuelas de la izquierda, caminando a la par de Cassandra-. Por aquí está tu sorpresa -dijo, deseando de todo corazón que fuera cierto. Tenían todo un camino desconocido por delante, que tendrían que transitar más allá de los límites del distrito mágico.
avatar
Díctamo Betancourt
Smaragdium de sexto

Mensajes : 477
Fecha de inscripción : 15/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: The Candyman

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.